12 de diciembre de 2015 10:47 AM
Imprimir

Brasil prevé menor cosecha de granos para el año próximo

Cosechará 101,5: de toneladas de soja y 28,8: de ton de maíz.

La cosecha agrícola de Brasil en 2016 será de 209,3 millones de toneladas, un 0,5% inferior a la del 2015, según las previsiones del Instituto de Geografía y Estadística (IBGE); es la segunda estimación anual que hace el organismo oficial.

El organismo indicó que la caída obedece a mermas en la producción esperada de cereales, oleaginosas y leguminosas fundamentalmente en el centro oeste —principal área agrícola del país— y en el norte, según publicó la agencia AFP.

Brasil recolectará 101,5 millones de toneladas de soja, una fuente clave para el ingreso de divisas de la séptima economía global, 28,8 millones de toneladas de maíz y 12,2 millones de toneladas de arroz. Esos tres cultivos representan usualmente en torno al 90% del total producido por Brasil, un fuerte productor de granos dentro del Mercosur.

Para 2015, el IBGE proyecta que la zafra alcance 210,3 millones de toneladas, levemente por debajo del cálculo de octubre que fue de 210,6 millones, lo que implicaría un crecimiento de 8,1% interanual. En 2014, el país recolectó 194,6 millones de toneladas de granos.

 

Según el último levantamiento mensual realizado por el IBGE, el 92,8% de los 210,3 millones de toneladas que Brasil cosechará en 2015 serán de arroz, maíz y soja, que ocupan el 86,3% de las 57,7 millones de hectáreas cultivadas.

 

La producción de soja aumentó 11,7% con respecto al año pasado, mientras la de arroz lo hizo un 1,2% y la del maíz un 7,3%.

La evolución de la producción agrícola de la potencia sudamericana ha sido exponencial: apenas 10 años atrás el país recolectó 112,6 millones de toneladas, cerca de un 87% menos que este año, sobre una superficie de 47,6 millones de hectáreas, alrededor de un 21% menos que la actual. La caída de los precios internacionales de los granos afectó mucho el bolsillo de los productores que en la mayoría de los casos apostaron a reducir áreas.

Mientras tanto en Uruguay, el área de trigo cayó significativamente y también la de soja. Por un lado, las grandes empresas agrícolas dejaron de lado las áreas que consideraban marginales —aquellas lejos de la logística y de los puertos— porque tenían menores rendimientos y costos mucho más altos al estar alejadas de la logística.

 

A su vez, las empresas de capitales argentinos apostaron más a su país, amparadas en los anuncios del nuevo gobierno de reducir gradualmente (5% cada año) las retenciones para la soja y bajar a la mitad las que afectan trigo y maíz. Pero los precios de los granos también incidieron en la reducción del área y principalmente en la triguera, donde el año pasado hubo serios problemas de calidad que complicaron la comercialización del cereal.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad