12 de diciembre de 2015 11:08 AM
Imprimir

Soplan nuevos vientos en la agricultura argentina

Cuatro asesores de diferentes zonas se entusiasman ante el anuncio del Gobierno electo de eliminar las retenciones al trigo y al maíz. Aseguran que el ánimo del productor cambió y esperan que las gramíneas vuelvan a ganar más campos.

Soplan nuevos aires en la agricultura argentina. Tras conocerse que el Gobierno electo eliminará las retenciones al trigo y al maíz, y bajará 5% a la soja en el primer año de gestión, el ánimo de los productores dio un giro de 180 grados.

En este contexto, Clarín Rural dialogó con cuatro asesores de diferentes zonas productivas quienes aseguran que tras las elecciones nacionales, el sector agropecuario mira para adelante y ya están pensando en comenzar a aumentar la rotación. Si bien este nueva perspectiva se dio tarde, estiman que en esta campaña puede subir levemente el área con maíz tardío o de segunda.

 

En primer lugar, Fabián Sturzenegger, quien asesora campos en el sur de Santa Fe y en el sudeste de Córdoba, evaluó que hay otro ánimo a pesar que aun no asumió el nuevo gobierno. “El productor en este último año estuvo muy conservador, muy cauto en lo que respecta al uso de tecnología e insumo”, sostuvo.

 

Ante este nuevo escenario, Sturzenegger destacó puede hacer que se eleve el área del maíz, pero agregó que el productor está esperando a cómo van a realizarse esos cambios. “El año que viene seguramente sí se va a sembrar mayor cantidad de área de trigo y maíz”, proyectó.

 

De todas maneras, el asesor que trabaja en la agropecuaria Paine, indicó que este año volvió a bajar la superficie con trigo y maíz. “El trigo se viene sembrando cada vezmenos por las trabas que existen en la comercialización y además, en esta campaña, no se sabía en qué contexto se iba a cosechar. Al área de maíz solo lo mantuvieron los grandes establecimientos porque tienen espalda financiera o porque tienen ganadería”, dijo el asesor que trabaja para la Agropecuaria Painé.

 

Asimismo, comentó que el factor climática está afectando los labores de cosecha de trigo, que ya ha comenzado en esa región, y la siembra de soja.

 

En esta línea, dijo que incluir más gramíneas también ayudará a ser más sustentables. “Al rotar con trigo, el cultivo absorbe mayor cantidad de agua, por lo que no se provocarían anegamientos. Además, tanto el trigo como el maíz ayudan, por sus raíces, a mejorar la infiltración del agua”, explicó.

El área de maíz puede crecer levemente en esta campaña.

 

 

Luego, otro asesor que ve otro ánimo en el productor es Juan Pablo Lago, quien trabaja alrededor de 10.000 hectáreas en la zona de General Villegas, al noroeste de Buenos Aires.

 

“Sentarte hoy a conversar con el productor es totalmente distinto a lo que sucedía hace 5 meses atrás. No veían la luz al final del túnel, había mucha incertidumbre en el rubro. Ahora está más claro el horizonte”, graficó.

 

En este sentido, aclaró que espera modificaciones a largo plazo y no tanto a la brevedad.

“Puede aumentar levemente la siembra tardía de maíz pero la corrección de precios se dio muy tarde y en muchos lotes ya se habían aplicados productos específicamente para la siembra de soja, por lo que no se pueden cambiar a maíz”, relató Lago el asesor que trabaja para Pilar Insumos.

 

Pero aclaró que en la campaña siguiente, las proporciones de las gramíneas van a incrementarse en la rotación. “La ganadería también comenzó desde hace tiempo a crecer volviendo a poblar los campos en esta zona, a pesar de que el valor de volver a armar las estructuras (alambrados, aguadas, pasturas) es alto”, informó el asesor.

 

A su vez, Lago dijo que este díficil momento que atraviesan los productores complica el manejo agronómico porque destacó que en la actualidad, se cubren las necesidades a medida que van ocurriendo sucediendo. “Se trabaja sobre el problema y no hay una planificación”, enfatizó. En consecuencia, el yuyo colorado se ha transformado en la maleza problema en esa región.

 

Por otro lado, y exhibiendo este contexto adverso, Lago precisó que hubo una caída de los alquileres de los campos de entre un 25% y 35%. Los de mayor aptitud agrícola, explicó, se siguen pagando con quintales fijos, entre 7 y 9 quintales, un monto inferior a lo que sucedía hace cuatro años atrás que se pagaban entre 10 a 14 quintales.

 

“Además, hubo en el último tiempo diferentes formas de arreglos: una parte a la siembra y otra a la cosecha y muchos campos con menor aptitud agrícola se arreglaron a porcentaje”, apuntó.

 

La ganadería está poblando nuevamente los campos en el noroeste de Buenos Aires.

 

 

Asimismo, las lluvias en el noroeste bonaerense está complicando aun más a los productores. “No hay piso para la siembra de soja y parte de la superficie ya implantada con el cultivo se perdió por encharmacamiento”, especificó.

 

A continuación, Leonardo Gutiérrez, asesor de la zona de Villaguay, en el centro este de Entre Ríos, también que el optimismo de los producotores ya era otro luego de los resultados del 25 de octubre, en la primera vuelta.

 

“Con este nuevo gobierno, los productores van a sembrar más maíz de segunda o tardío. Están saliendo algunos negocios. Hoy, por lo menos, llaman y preguntan precios”, indicó.

 

No obstante, precisó que la superficie de maíz está limitado porque la mayoría de los lotes estaban preparados para la siembra de soja. “Este año se sembrará el 85% en toda la provincia entrerriana de lo que se implantó el año pasado. Muchos lotes han quedado sin sembrarse y bajó mucho el uso de tecnología”, se lamentó Gutiérrez.

 

Sin embargo, aseguró que tres meses atrás, solamente se iba a trabajar el 70% de los lotes. “Se están renegociando los contratos. Muchos dueños de campo se dieron cuenta del contexto complicado que atraviesa el productor”, manifestó.

 

Por otro lado, contrariamente a lo que sucedió en gran parte productiva del país, Gutiérrez manifestó que las lluvias fueron óptimas para el desarrollo de los cultivos en el centro de Entre Ríos.

 

En 2016 se prevé que la rotación trigo/soja aumentará.

 

 

Por último, Luis Piatti, quien trabaja Las Varillas, el centro oeste de Córdoba, destacó que tras el anuncio del Gobierno electo, proyectó que habrá un 15% de aumento en la superficie de maíz. “Muchos lotes fueron a soja. El productor estaba muy desahuciado. Durante estos últimos 10 años fue el rubro más castigado”, contó.

 

Pero planteó que ante la eliminación de las retenciones al maíz, el gran perjudicado para Piatti, serán los tamberos. “No se cuántos van a quedar si se le sacan las retenciones porque el maíz es la materia prima del tambero. Algunos han alterado la dieta de los animales, cambiando el maíz por el sorgo. Pero otros directamente ya han cerrado sus establecimientos porque el negocio en la actualidad es inviable”, contó el técnico que trabaja en la empresa de Víctor Guarda.

 

Y agregó que a los productores se les suma la problemática de los excesos hídricos que no dieron tregua a principio de año e inundaron parte de los campos y aun quedan algunos bajo el agua.

 

En estos tiempos de vacas flacas, se abre una ilusión. Como dice el dicho, lo último que se pierde, es la esperanza.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad