14 de diciembre de 2015 14:52 PM
Imprimir

Recomendaciones para manejar los cañaverales que quedarán en pie hasta la zafra

Ventajas y desventajas de contar con caña de 2 años al momento de la cosecha. Pautas de manejo para preservar los lotes en pie y evitar pérdidas

En un escenario de alta producción en la zafra 2015 en Tucumán, condicionado además por condiciones de alta pluviometría a principio y fin del periodo normal de molienda, se observan fincas que no llegarán a cosecharse en su totalidad, quedando lotes de caña en pie. Considerando que este año no se produjeron heladas, técnicos del Grupo Caña de Azúcar del INTA Famaillá sugieren la posibilidad de dejarlos para ser cosechados durante la zafra 2016.

 

La recomendación se basa en que “la cosecha y el transporte son tareas que generan un importante costo de producción, reduciendo la posibilidad de una ganancia razonable para esta campaña. A esto se suman los gastos de las posteriores labores culturales en el lote ya cosechado. También se deben considerar los problemas que acarrea la cosecha tardía en el desarrollo del cañaveral durante la próxima campaña, derivando en cañas de menor rendimiento tanto cultural como fabril”, explicó Enrique Fernández de Ullivarri.

 

El especialista del INTA planteó que contar con un cañaveral de 2 años al momento de la cosecha ofrece una serie de ventajas y desventajas para el productor:

 

 

Ventajas

  • Logra un incremento de 30 a 50% en el rendimiento cultural.
  • Al conservarse “cerrado”, el cañaveral no permite la proliferación de malezas, por lo que no deben controlarse.
  • Evita las labores mecánicas de cultivo.
  • Evita las tareas de fertilización.
  • Produce una menor compactación del suelo, ya que hay menor tránsito de maquinaria.
  • Permite una cosecha más temprana, asegurando una excelente capacidad de rebrote y crecimiento en el ciclo 2016/2017.

 

 

Desventajas

  • Expone al peligro de quema del cañaveral.
  • Produce incremento de la fibra y el trash.
  • Dificulta la cosecha manual y semi-mecánica, obligando a la cosecha integral.
  • Genera una tendencia al vuelco de la caña por su alto grado de desarrollo. En caso de utilizar la cosecha integral, se deben extremar los cuidados ya que pueden producirse mayores niveles de pérdida de caña y daños en la cepa.

 

Siguiendo esta propuesta, los técnicos del Grupo Caña de Azúcar brindan pautas de manejo para preservar los lotes en pie y evitar pérdidas. “La base está en realizar tareas de limpieza, tanto de alambrados como callejones, donde podría hacerse un picado de callejón para que sirva como cortafuego. Del mismo modo, se debe hacer la limpieza de cabeceras con herbicidas selectivos o totales, siempre tomando las precauciones necesarias para evitar derivas”, indicó Roberto Sopena.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: INTA

Publicidad