15 de diciembre de 2015 17:46 PM
Imprimir

El campo espera la devaluación porque el dólar soja mejora menos del 10%

La recuperación por la baja de retenciones es marginal. Si el tipo de cambio oficial subiera al valor del contado con liquidación, el tipo de cambio real efectivo de la soja subiría casi 64%

La baja en los derechos de exportación agropecuarios generó expectativa que los productores vendan la cosecha de granos que tienen retenida para proveer de divisas al país e incrementen la producción y, por lo tanto, las exportaciones futuras. Aunque queda pendiente el impacto de la mayor inflación que traerá aparejada no sólo la devaluación, sino también la reducción de las retenciones.

 


Según la consultora Ledesma, sólo con la baja de 35% a 30% en las retenciones de la soja (el principal producto de exportación, al superar el 40% de las ventas externas considerando el aceite y los pellets), el campo obtiene una mejora de 8,9% en el tipo de cambio real que computa al vender sus toneladas. Si además se devaluara el tipo de cambio al nivel del contado con liquidación (CCL), el sector obtendría una mejora de un 64%.

 


El índice del tipo de cambio real efectivo de la soja considerando un tipo de cambio nominal de $ 9,8 por un precio FOB en puertos argentinos de u$s 349 por tonelada menos una alícuota de derechos de exportación del 35% dividido por una inflación proyectada del 4% mensual en diciembre está entre los más bajos de los últimos 22 años, de 0,56 (base 1997).

 


Con la quita de 5 puntos en los derechos de exportación, el índice mejora 8,9%, al alcanzar 0,61, pero permanece en los mínimos históricos.

 


Con esa baja en las retenciones de exportación de la soja, el campo espera que la unificación cambiaria mejore los precios para vender su cosecha.

 


Al sumar el efecto del ajuste del tipo de cambio nominal oficial al actual CCL ($ 14,915), el índice del tipo de cambio real efectivo de la soja mejora casi 64%, al elevarse a 0,92.
Se trata de un valor 19,5% superior al promedio de los 90 (una década de bajos precios de los commodities debido al súper dólar) y un 19% inferior al promedio registrado entre 2002-2015 (una década de altos precios de los commodities por el dólar débil).
“El tipo de cambio real efectivo de la soja quedaría a mitad de camino entre dos décadas que representan situaciones de rentabilidad bien opuestas para dicho cultivo”, explicó Gabriel Caamaño, economista de Ledesma.

 

“Lo más relevante en el caso de la soja es el ajuste del tipo de cambio nominal oficial, la reducción de los derechos de exportación tiene un efecto marginal. Este índice indica que, en promedio, el productor pasaría de una situación crítica en términos históricos, a una promedio. Eso es cierto para la situación actual. No la futura. Porque a futuro hay que ver cuánto de ese hipotético ajuste en el tipo de cambio oficial termina impactando en el nivel general de precios, para cuya estimación son clave medidas fiscales y monetarias que aún no han sido anunciadas”, agregó.

 


Un informe de Econométrica prevé que la devaluación con quita de retenciones logrará una inmediata recuperación del saldo comercial por la caída de las importaciones y porque se espera una rápida liquidación del stock retenido de la cosecha, valorizada cerca de u$s 4.000 millones. “Para los primeros meses esperamos saldos comerciales superiores a u$s 1.000 millones mensuales, para cerrar en cerca de u$s 8.000 millones en todo el año”, indicó el economista Ramiro Castiñeira
.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad