17 de diciembre de 2015 20:24 PM
Imprimir

Dólares sojeros y yuanes convertibles, las primeras muletas del nuevo dólar

A los economistas todavía les cuesta ver si, detrás de cada decisión o anuncio económico que hace el equipo de Mauricio Macri, existe un plan integral. El Presidente les pide atacar los problemas de a uno, pero en equipo. Su deseo es que todos estén comprometidos en la solución, pero sin revelar demasiado qué porcentaje […]

A los economistas todavía les cuesta ver si, detrás de cada decisión o anuncio económico que hace el equipo de Mauricio Macri, existe un plan integral. El Presidente les pide atacar los problemas de a uno, pero en equipo. Su deseo es que todos estén comprometidos en la solución, pero sin revelar demasiado qué porcentaje de la película falta realizar. La estrategia es mostrar trabajo en armonía y avances graduales, para no abrumar a la población con la idea de que hay una herencia que los hace caminar siempre por el borde del abismo. El ministro de Hacienda, al informar ayer cómo seguirá el dólar, remarcó que no se trataba de un “paquete de medidas”. Sin embargo, aquellos que son más concientes de lo que pesa la mochila que dejaron Cristina Kirchner y Axel Kicillof, miran con inquietud los casilleros de política económica que todavía están vacíos.

 


El final del cepo cambiario es el primer caso testigo que tienen los agentes económicos para juzgar el método de resolución de problemas del macrismo. El levantamiento de esta barrera implicaba cumplir una de las principales promesas de la campaña. Estresó a todos los ministros del gabinete económico (y también a la conducción del Banco Central), ya que el jefe de Estado no quería dejarla en el aire mucho más de lo comprometido. A Alfonso Prat-Gay y a Federico Sturzenegger les hubiera gustado tener más tiempo para atar todos los detalles. Pero el jefe del Ejecutivo pide resultados.

 

El anuncio se hizo con lo que hay, y remarcando el eslogan políticamente correcto: la meta oficial es revalorizar el peso. Aunque en el fondo, lo que se está está allanado es una obsesión argentina: la posibilidad de que volver a dolarizarse sin restricciones. Devaluación, la palabra maldita, no asomó ni una vez en el microcine del Palacio de Hacienda. De eso se ocupará hoy el mercado, cuando los exportadores empiecen a cursar las primeras ventas de dólar “libre” a $ 15, marcando una depreciación que el BCRA procurará que no supere el 50%.

 


De todas las condiciones que se habían propuesto resolver antes de dar este gran paso, algunas siguen abiertas. Los refuerzos más importantes negociados para las reservas demorarán varios días más. Prat-Gay remarcó que aspiran a que el monto total de esta asistencia se ubique entre los u$s 15.000 millones y los u$s 25.000 millones. Luis Caputo, el secretario de Finanzas, reconoció que el crédito puente que recibirá el Central de parte de un grupo de bancos extranjeros se cerrará después de Navidad. Los detalles técnicos y legales todavía pesan. Eso significa que para el debut del dólar único solo contarán con los u$s 3000 millones que garantizaron las cerealeras hasta fin de año, a un ritmo de u$s 400 millones por día.

 


Hubo intentos de conseguir préstamos bilaterales de EE.UU. y Brasil que no prosperaron para esta etapa inicial. Pero Federico Sturzenegger activó con éxito la carta asiática. Antes de gastar energía en discutir una ampliación del swap, acordó su su par de Banco Popular Chino, Zhou Xiaochuan, una salida más inmediata: la conversión de yuanes por el equivalente a u$s 3100 millones. Eso le dará liquidez casi inmediata, a un costo menos a 4%. Sobre el resto continuarán hablando el 10 de enero, cuando asistan a la reunión del Banco Internacional de Pagos en Basilea.

 


Para el préstamo de los bancos, ayer se concretó otro paso clave. El Tesoro autorizó a girar al BCRA Bonar en dólares con legislación local (con vencimientos al 2022, 2025 y 2027) por u$s 9530 millones, para reemplazar la Letra Intransferible para cancelar el pago anticipado al FMI del 2006. Esos títulos serán la garantía del REPO que recibirá el organismo monetario, que tendrá un apoyo extra: Prat-Gay avisó que varias empresas argentinas están dispuestas a anticipar dólares de inversiones que ya tenían previsto realizar en 2016. El premio será libertad para llevarse dólares (de utilidades, por ejemplo) por igual monto. Para los preocupados por el agujero fiscal, el ministro dio una modesta pista: avisó que será el tema central de una de sus próximas conferencias de prensa
.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista Comercial

Publicidad