22 de diciembre de 2015 14:22 PM
Imprimir

¿Qué sistema de tratamiento del estiércol de vaca es más eficaz para eliminar las bacterias resistentes que contiene?

El estiércol es un subproducto que se valoriza utilizándolo como abono de bajo coste. No obstante, su utilización para fertilizar campos puede suponer un grave peligro de diseminación de bacterias resistentes a antibióticos como E. coli, Salmonella o Yersinia. ¿Cómo se puede tratar el estiércol para controlar este problema?

Una noticia publicada en la web NewsWise.com explica los resultados de un estudio* llevado a cabo por científicos del Lethbridge Research Centre of Agriculture and Agri-Food Canada (Alberta, Canadá) en el que han comprobado cuál es el sistema de manejo del estiércol más eficaz para eliminar las bacterias resistentes a antibióticos que puedan contaminarlo.

 

El manejo del estiércol es un verdadero problema para los productores de vacuno, tanto logístico como medioambiental: una vaca puede producir entre 20 y 55 kg diariamente. Lo habitual es que se utilice como fertilizante de bajo coste, pero esto puede suponer un peligro para la salud pública si el subproducto está contaminado con bacterias resistentes a antibióticos. Aunque la mayor parte de la flora bacteriana del estiércol es inocua, puede contener especies peligrosas como E. coli, Salmonella spp. y Yersinia spp., más aún si son cepas multirresistentes.

 

La mayor parte de las bacterias es incapaz de sobrevivir a altas temperaturas. Por este motivo los granjeros utilizan diversas estrategias para conseguir que el estiércol se esterilice al calentarse antes de aplicarlo como abono. El almacenaje en grandes montones que fermentan generando calor en su interior o el compostaje son dos de los sistemas de manejo de este subproducto que hacen que suba su temperatura y las bacterias mueran.

 

Mientras que el compostaje sí consigue eliminar las bacterias en todo el volumen de estiércol, dejarlo fermentar en grandes montones no, ya que sólo en la parte central de éstos se consigue alcanzar una temperatura suficiente.

 

Según explica en la noticia de NewsWise.com el investigador principal del proyecto, Tim McAllister, hasta los suelos más primitivos y vírgenes contienen bacterias resistentes a antibióticos. Lo que hay que hacer es saber cuáles de esas bacterias resistentes pueden intercambiar ADN con otras que puedan resultar patógenas para las personas. No se trata de algo frecuente, ya que las bacterias saprófitas que viven bien en el suelo no suelen poder desarrollarse en el cuerpo humano.

 

*Shanwei Xu, Srinivas Sura, Rahat Zaheer, George Wang, Alanna Smith, Shaun Cook, Andrew F. Olson, Allan J. Cessna, Francis J. Larney and Tim A. McAllister. Dissipation of Antimicrobial Resistance Determinants in Composted and Stockpiled Beef Cattle Manure. doi:10.2134/jeq2015.03.0146

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal Veterinario

Publicidad