22 de diciembre de 2015 14:16 PM
Imprimir

Eliminarán los ROE, un sistema que hoy frena las exportaciones

Son los polémicos permisos de despacho de trigo, maíz y carne que manejaron la ex ONCCA y Moreno.

El gobierno de Mauricio Macri se apresta a dar otro paso a favor del agro: esta semana eliminará los polémicos ROE (Registros de Operaciones de Exportación) utilizados desde 2008 por el kirchnerismo para controlar las exportaciones de productos agropecuarios (en especial cereales y carne vacuna) en un marco de absoluta discreción y falta de transparencia.

Funcionarios del Ministerio de Agroindustria confiaron ayer a Clarín que están dando los últimos retoques a una serie de resoluciones para decretar la “automaticidad” de los ROE y reestablecer la vieja Ley 21.453, que establecía el mecanismo por el cual las empresas exportadoras agrícolas declaraban sus ventas y contaban con un plazo de 365 para concretar cada embarque. En el caso de la soja y sus derivados, los únicos productos del agro que continuarán pagando retenciones, el valor de ese tributo será fijado, como antaño, en base a los precios vigentes al momento de la declaración.

 
Los ROE nacieron como un instrumento estadístico en 2006, luego de que Néstor Kirchner decidiera cerrar las exportaciones de carne. Pero en ese momento se usaron solo con fines estadísticos, para monitorear el mercado. A partir del conflicto rural de 2008, con el reinado de Guillermo Moreno en Comercio y la llegada de Ricardo Echegaray a la ex ONCCA, tomaron el carácter que han tenido hasta ahora: se usan como una barrera discrecional a las exportaciones agropecuarias. Es decir, luego de pedir permisos a Aduana, la empresa tenía que conseguir además un ROE para concretar el negocio. Sin ese salvoconducto, no vendía.

 
Siempre rodeados de sospechas de una enorme corrupción, en el kirchnerismo florecieron ROE de todos los colores: los había Blancos para regular los lácteos, Rojos para la carne vacuna y Verdes para los granos. También los había de diferentes plazos, dependiendo si las empresas agrícolas anticipaban o no el pago de las retenciones. Tal era el oscurantismo, que los ROE Rojo recién comenzaron a hacerse públicos en las últimas semanas, tras siete años de vigencia. Tal fue la discrecionalidad que en los últimos años una buena porción de los permisos los distribuyó el ruralista K que lloró en el entierro de Néstor y es buen amigo de Moreno, el cordobés Ider Peretti.

 
Mediante el uso de ROE, el gobierno no solo disciplinó a los productores, cerrando las exportaciones cuando era necesario deprimir los precios. También permitió la transferencia de cientos de millones de dólares desde el sector primario a otros eslabones más concentrados, como las grandes cerealeras, los molinos de trigo y los frigoríficos exportadores. Por eso las entidades rurales pedían a gritos su eliminación.

 
Desde la disolución de la ONCCA en 2011, la emisión de los ROE pasó a otro organismo dependiente de Comercio, la UCESCI, que ahora sería eliminado y cuyas funciones volverán a la órbita de Agroindustria. Allí, el equipo del ministro Ricardo Buryaile planea recrear un organismo de control agropecuario que solo mantendría los ROE a los fines estadísticos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad