22 de diciembre de 2015 14:42 PM
Imprimir

Argentina importará carne si los productores locales no venden ganado

El ministro Buryaile señaló que la "decisión está tomada", aunque aclaró que por ahora no entrará en vigencia a la espera de que los productores ganadores argentinos comercialicen las cabezas suficientes para abastecer las góndolas.

La Argentina comenzará a importar carne vacuna si los productores locales no están en condiciones de abastecer al mercado interno para que bajen los precios, aseguró hoy el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile.

El funcionario macrista dijo que la “decisión está tomada”, aunque aclaró que por ahora no entrará en vigencia a la espera de que los productores ganadores argentinos comercialicen las cabezas suficientes para abastecer las góndolas.

Reconoció Buryaile que la promesa electoral de Cambiemos sobre la liberación de la exportación de carne y la quita total de retenciones a ese sector de la economía, provocó que los productores retuvieran la producción y subieran los precios.

“Los productores decidieron retener el ganado para engordarlo. El mercado interno requiere un animal entre 300 y 330 kilos y la demanda internacional pide unos 100 kilos más (cerca de 400 kilos)”, explicó Buryaile al hablar sobre la decisión del sector.

Y reconoció que “al haber una retracción de este tipo (en la oferta de ganado), los precios subieron” (en las góndolas afectando al bolsillo de los consumidores), por lo que se tomarán medida al respecto.

“Vamos a combatir esa suba y si es necesario, vamos a importar carne. La decisión está”, dijo el funcionario macrista en declaraciones a Radio Del Plata. Buryaile recordó que la Argentina llegó a exportar 750.000 toneladas de carne vacuna y durante los gobiernos kirchneristas bajó a 180.000 toneladas, de las cuales 90.000 toneladas sólo son víceras.

“Casi no teníamos exportación de carne. Cuando ganó Cambiemos se empezó a ver que iba a recuperar mercados internacionales y los productores actuaron en consecuencia”, dijo el funcionario sobre las medidas que finalmente tomó el presidente Mauricio Macri.

El exempresario y funcionario proveniente de Formosa (una provincia netamente agraganadera) responsabilizó a los dos gobiernos de Cristina Kirchner por el fracaso de la política para el sector y lo adjudicó al “maltrato” hacia los productores.

“Era difícil exportar por varias razones, pero es increíble que haya un cepo para exportar, es una política demencial. 150 plantas frigoríficas cerraron, 16.000 personas quedaron la calle y hubo 12.000.000 de cabezas de ganado menos”, se quejó.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.laverdadonline.com

Publicidad