24 de diciembre de 2015 00:18 AM
Imprimir

Penas leves por tráfico de droga en biodiésel

Sólo uno de cuatro acusados irá preso; enviaban cocaína oculta en barriles a España

Terminó el juicio para los cuatros acusados de formar parte de una organización que pretendía traficar 57,775 kilos de cocaína a España diluidos en 225 litros de biodiésel. El Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) N° 3 sólo condenó a una pena de prisión de cumplimiento efectivo a uno de los imputados.

Otros dos recibieron una condena de cárcel en suspenso y el cuarto fue absuelto. Así lo informaron a LA NACION calificadas fuentes judiciales. El fiscal del juicio, Mario Villar, presentará un recurso ante la Cámara Federal de Casación Penal contra las condenas de prisión en suspenso y la absolución.

Los jueces Luis Imas, César Osiris Lemos y Gustavo Losada condenaron a la pena de siete años de cárcel a Carlos Fortunato Vedia, alias “Charly”, de 66 años. Georgina Chialva, una profesora de inglés y francés de 34 años, recibió una pena de tres años de cárcel en suspenso y el abogado David Hamwee, de 42 años, dos años y medio de prisión, también en suspenso.

 

En cambio, Jorge Volpe, de 67 años y presidente del depósito fiscal de Avellaneda donde se hallaron los contenedores con la droga, fue absuelto.

La droga camuflada en el biodiésel se descubrió el 19 de julio de 2013. Pero, en vez de detener a los sospechosos en ese momento, se decidió monitorear la carga para dar con los responsables de la operación y se realizó lo que se denomina una entrega vigilada.

 

“En orden a conocer los estratos más altos de la cadena de tráfico develada, se dispuso la extracción del material estupefaciente habido en aquel cargamento [de biodiésel], sustituyendo la cantidad obtenida por una sustancia química permitida en fase líquida que simulara la presencia de la droga; todo ello, a los fines de coordinar con las autoridades españolas la entrega vigilada de la remesa en cuestión”, había sostenido el juez federal Sergio Torres cuando ordenó una serie de allanamientos y detenciones. Para hacer la entrega vigilada, la cocaína fue cambiada por té con leche.

En abril de 2014, el fiscal federal Federico Delgado pidió la elevación a juicio del expediente.

 

Mientras se desarrollaba el juicio, en Colombia fue atrapado el sospechoso Carlos Póveda Medina, un ciudadano colombiano conocido por el alias de “Toca”, que en 2013 había salido de la Argentina con destino final a España para esperar el biodiésel con la cocaína. Cruzó primero hacia Brasil en ómnibus con un documento falso a nombre de Miguel Ángel Suárez. En San Pablo se subió a un avión que voló a Lisboa, Portugal, a donde lo fueron a buscar en un automóvil para llevarlo a España.

 

Según informaron a LA NACION calificadas fuentes con acceso al expediente, la Argentina ya pidió la extradición de “Toca” y, si no hay impedimentos diplomáticos y judiciales, en seis meses podría estar sentado en el banquillo de los acusados. “Toca” y “Charly” se encargarían de administrar el dinero para las operaciones de tráfico”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad