31 de diciembre de 2015 15:13 PM
Imprimir

Anaplasmosis, un problema de la época estival

Es una de las enfermedades del ganado vacuno adulto que se presenta especialmente en verano en el extremo noreste argentino.

Es una enfermedad aguda o crónica, presente en los países tropicales y subtropicales cuyo agente infeccioso es el Anaplasma marginale. Éste es un organismo intracelular, más precisamente intra globular, que parasita los glóbulos rojos, y esto ocasiona que el organismo del vacuno no los reconozca como propios y los destruya, ocasionando anemia, que es la manifestación clínica más importante y la que termina con la muerte en gran porcentaje de los animales enfermos.

Ésta Riquetsia, es transmitida desde la sangre de los animales infectados hacia los animales sanos, a través de los insectos hematófagos como las moscas bravas, tábanos y jejenes y, también, por medio de las jeringas durante las vacunaciones. En nuestra zona, se presenta más frecuentemente en la población de islas, monte u otros ambientes donde se dan las condiciones ideales para la multiplicación de los insectos transmisores.

La enfermedad es propia del ganado vacuno adulto, vacas y toros. Animales jóvenes son naturalmente resistentes, y rara vez pueden manifestar signos clínicos, pues tienen mejor capacidad de respuesta a la anemia que ocurre con la enfermedad. Los síntomas son fiebre elevada, 40 a 41 grados de temperatura en recto, ictericia, que es la coloración amarillenta de la conjuntiva ocular o las mucosas como la de la vagina que es producida por los metabolitos que se producen por la rotura de glóbulos rojos, y coloración muy pálida de las mucosas por la anemia que se produce.

La conjuntiva ocular se ve color amarillo limón muy claro. Los animales se ven tristes, se apartan del rodeo y no comen y pueden manifestar síntomas nerviosos, producto de la falta de irrigación del sistema nervioso consecuencia de la anemia. La falta de tratamiento específico puede ocasionar la muerte del animal si no se hace en tiempo y forma.

Es necesario consultar al médico veterinario para obtener muestras que confirmen que la causa del problema es anaplasmosis. El diagnóstico de ANAPLAMOSIS, se realiza mediante la revisación sintomática de los animales afectados, por parte de un profesional veterinario, el cual evaluará la circunstancia patológica y tomará muestras de sangre para confirmar en el laboratorio la presencia de los Anaplasmas en la sangre del animal.

El tratamiento antibiótico, es el recomendado en los animales sintomáticos, el cual debe ser implementado bajo supervisión profesional. Los animales recuperados de una presentación aguda, pueden quedar como portadores crónicos de la enfermedad, pudiendo ser el foco inicial de nuevas presentaciones de la misma a través del tiempo. Se pueden establecer calendarios de vacunación, con una cepa atenuada de Anaplasma, alternativa que debe implementarse con asesoramiento veterinario.

La enfermedad se presenta esporádicamente, pueden pasar años sin que aparezca, y luego, cuando el rodeo pierde la inmunidad, presentarse con mortandades que rondan en porcentajes del 20 al 25 sobre la población de vacas y toros. Los animales que se recuperan de la enfermedad adquieren inmunidad de por vida. En resumen. Es indispensable ganar tiempo para establecer el diagnóstico e implementar el tratamiento lo antes posible. Los síntomas visibles son: depresión, fiebre y coloración amarillo limón de la conjuntiva ocular y mucosas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad