7 de marzo de 2016 11:49 AM
Imprimir

Exportaciones argentinas de carne serán las más altas en cinco años pero les falta

Técnicos del USDA estiman que llevará un par de años volver a los volúmenes de ventas previos la intervención del mercado. Las importaciones de carne y ganado desde Uruguay serían "muy limitadas".

Los técnicos del USDA en Argentina proyectaron para el cierre de este año el mayor stock de vacunos desde 2008 y el volumen más alto de exportaciones desde 2011. Los argentinos comerán menos carne vacuna que tendrán que sustituir por la de cerdo o pollo. El potencial de importaciones de carne y ganado desde Uruguay será “muy limitado”.

En su informe semi anual –que no es oficial- se proyectó que la producción de terneros este año será de 14 millones de cabezas, 300.000 más que la previsión para 2015. Esto obedecerá al proceso de retención que se da desde el año pasado y a las buenas condiciones climáticas. Los técnicos confirmaron la previsión de una faena para 2016 de 12,1 millones de cabezas frente a 12,5 millones del año anterior. “Esto se dará como resultado de la continua retención debido a la buena rentabilidad y a un esperado aumento del peso promedio de carcasa que podría demorar el proceso de ingreso de los animales a faena”. El descenso más marcado será en la faena de vacas.

La producción de carne se ubicaría en 2,68 millones de toneladas peso carcasa, una baja de apenas 60.000 toneladas respecto a 2015. El incremento en el peso promedio de los animales compensará un menor nivel de cabezas faenadas.
Al cierre de 2016 el stock vacuno será de 53,2 millones de cabezas, el más alto desde 2008, y un aumento de 1,2 millones respecto a un año atrás.

Con un incremento en el precio de los granos forrajeros por la eliminación de las retenciones, los técnicos del USDA prevén que el número de animales de feedlots caerá marginalmente.

Las exportaciones este año llegarán a 265.000 toneladas peso carcasa, el mayor nivel desde 2011, gracias a la eliminación de las retenciones a las colocaciones externas y a un tipo de cambio más competitivo. “Luego de una década de limitadas exportaciones, Argentina está de vuelta en el mercado global de carne. Los operadores locales deberán reestablecer contactos con clientes anteriores y nuevos. Dados los precios domésticos e internacionales y la coyuntura productiva en Argentina, al país le tocará unos años para exportar 400.000-500.000 toneladas peso carcasa, un volumen normal previo a la intervención del mercado una década atrás”, señaló el reporte.

Con un mayor nivel de importaciones y menos faena, el consumo doméstico de carne vacuna se ubicará en 2,4 millones de toneladas peso carcasa, un descenso de 140.000 toneladas respecto a 2015. “La menor oferta de carne vacuna será compensada por carnes alternativas como la de pollo o de cerdo. Esas dos industrias han expandido su producción significativamente en los años pasados con precios más bajos que los de la carne vacuna”.

El reporte indicó que el gobierno busca mantener bajo control los precios internos de la carne por ser un tema sensible que llevó a acelerar un protocolo para importar ganado para faena y engorde desde Uruguay. “La mayoría de los analistas concuerda que si se mantienen los valores actuales en ambos países, el comercio será muy limitado en la medida que los precios de la carne y el ganado son similares en Uruguay y Argentina. Además el ganado importado tendría mayores costos de comercialización y fletes”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agrotemario

Publicidad