9 de marzo de 2016 14:41 PM
Imprimir

La tecnología llega al viñedo para afrontar los desafíos del estado óptimo de madurez

La tecnología big data solucion el problema del conocimiento del momento idóneo para cosechar la uva.

Pese al buen estado económico del negocio del viñedo en nuestro páis, son muchos los productores que aún tienen que lidiar con un obstáculo: conocer cuál es el momento idóneo para cosechar la uva. Un desafío cuya principal dificultad radica en que hasta ahora, determinar el estado óptimo de madurez del fruto ha sido un proceso subjetivo en el que una o varias personas se encargaban de definir el estado idóneo a través de analíticas de laboratorio, la experiencia, la previsión climática y la comparación con cosechas anteriores. Hoy, gracias a la tecnología big data, el productor tiene la posibilidad de controlar su cosecha a través de la colección, el análisis predictivo, la clasificación y la búsqueda de patrones en grandes cantidades de datos.

   Para ello los productores cuentan con bynse, la primera plataforma desarrollada con tecnología big data, que permite controlar el estado actual y las necesidades futuras de los viñedos. Una solución que facilita, a partir de datos desestructurados, la simplificación de procesos y la generación de una información que resulta muy valiosa para la toma de decisiones agronómicas, tras el análisis de datos recogidos a través de los equipos de medición de las condiciones microclimáticas, mapas de suelos, análisis foliares, modelos de desarrollo fenológico y predicciones personalizadas de riesgos de enfermedades, desarrollo, producción y madurez.

   Una información que se recoge en las herramientas bynse y facilita la trazabilidad y el control para mejorar la toma de decisiones en base a información real que mejore la rentabilidad.

   “Bynse es aplicable a cualquier explotación donde los datos procedan de diversas fuentes, en las que los procesos involucren a muchos sistemas, entidades y personas o en las que se genera rápidamente gran cantidad de información”, afirma Gonzalo Martín, CEO de bynse. “El big data es el presente y futuro para la gestión eficiente de los viñedos, permite aumentar la producción con la utilización de un menor número de recursos, colaborando con la sostenibilidad de la explotación y reduciendo costes”.

   La solución de Dinsa se pone al servicio del vino tomando datos sobre el estado del terreno, de la planta y de la climatología para controlar el riego, el estado de maduración o el uso adecuado de productos fitosanitarios, que garanticen la calidad del caldo, a través de sensores distribuidos por el viñedoy a los que puede accederse en tiempo real a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet.

   De esta manera, el productor conseguirá aumentar la eficiencia de su explotación, reducir los costes y mejorar la gestión empresarial gracias al control de los factores de riesgo y la mejora en la toma de decisiones gracias a los datos recogidos en tiempo real en la nube y a los que puede acceder en cualquier momento y  lugar.

Fuente: Agromeat

Publicidad