11 de marzo de 2016 00:03 AM
Imprimir

Uruguay con preñeces con porcentajes por debajo a otros años

Semana a semana, veterinarios de todo el país demuestran su inquietud por el bajo porcentaje en la preñez de ganado vacuno. En este caso, salvo un caso en Salto, todas las ecografías efectuadas por el médico veterinario Santiago Bordaberry dieron resultados preocupantes, según al periodista de Radio Durazno, Álvaro Aguiar

La actual zafra se encuentra “estirada” debido a que los productores optaron por dejar más tiempo los toros, con la esperanza de que las precipitaciones de finales de enero y mediados de febrero promovieran el celo en las hembras, dijo, y explicó que ello se revela en la programación de las ecografías para abril.

En diciembre, continuó Bordabery, cuando efectuaron diagnóstico de actividad ovárica se encontraron con poco ganado en anestro profundo, pero muchísimo con superficial. Sin embargo, las condiciones en enero fueron peores que el último mes del año pasado, de modo que existen muchas dudas de cuál va a ser el efecto. “Uno no puede prever qué va a pasar en el futuro con el clima, y la verdad que enero fue seco y muy caluroso”, dijo, y agregó que las condiciones no mejoraron hasta la última semana, donde los ganados, hasta las terneradas, tuvieron mejoras.

En los establecimientos que Bordaberry efectuó un segundo diagnóstico de actividad ovárica, que ya se había puesto tablillas, observó que en enero no hubo cambios importantes. En las ecografías más recientes, de productores que sacaron los toros a finales de enero y comienzos de febrero, los resultados son muy diversos.

 

 

EJEMPLOS
En el caso del establecimiento de Salto, con suelo de basalto, ganado pampa adecuado para dicho suelo y una dotación ajustada al mismo, se alcanzó un 94 %.
Dijo que ello “es lo que habitualmente saca”, pero “no se puede tomar como una referencia, porque lo que llovió en el norte no es lo que se vio en el resto del país”, agregó.

La realidad de la mayoría de los establecimientos es totalmente diferente. Explicó que a pesar de detectar las dificultades en diciembre e intentar solucionarlos mediante medidas, como tablillas, “realmente se dieron fracasos estrepitosos”, subrayó. Además, sostuvo el veterinario, se dio en productores referentes que siempre hacen ecografías y están pendientes del predio.

Es el caso de un productor del departamento de Río Negro, que siempre tuvo buen índice de preñez y en este caso, con primavera corta y sin invierno, “hizo diagnóstico de actividad ovárica, suplementó, dio afrechillo de arroz a las vacas paridas de primera cría; tomó una cantidad de medidas y no tuvo resultados en la primera y segunda actividad ovárica”, dijo. Y ahora, el ganado parido dio 52 % y un global de las vaquillonas del 66 % en casi mil hembras.

“Es un fracaso como nunca había visto yo en este establecimiento”, enfatizó.
“Esto de estar por debajo de las expectativas se nos repite, aunque la expectativa no era muy alta estuvo por debajo. Preocupa porque productores como ellos, que toman medidas, fracasan”, dijo Bordaberry, y reflexionó que si ello le sucede a los más dedicados, aquellos que no pueden hacer ese tipo de acciones por temas económicos u otros por falta de costumbre, van a sufrir mucho.

Señaló que una de las medidas tomadas fue dejar más tiempo los toros, a la espera de una primavera que nunca terminó por llegar. Dijo que esa acción no era recomendable, porque una posible solución del problema hoy es complicar el mañana, ya que se separa mucho la cabeza y la cola de parición.

Manifestó que “da la impresión de que la preñez no va a ser buena y que será menor a la del año pasado y de otros años en promedio”.

 

 

LA PRIMERA CRÍA
En el caso puntual de la primera cría, los resultados son desastrosos. “Un fracaso”, comentó, y se le suma que son las vaquillonas y una preocupante proporción de preñez hacia el final del servicio, “que particularmente en esa categoría es grave”, acotó.

Recordó que durante el año se prepararon para las inseminaciones, en su mayoría a tiempo fijo. “Y nos costó muchísimo gastar todos los insumos que habíamos preparado para todo esto, porque las inseminaciones se suspendieron porque no había celo.

No hubo primavera y yo creo que eso mismo sucedió en los ganados generales”, comentó. “Lo que preocupa es que tomaron recaudo. Pero, claro, no se puede controlar el clima. Mis perspectivas no son muy buenas”, culminó.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: diariocambio.com.uy

Publicidad