14 de marzo de 2016 17:41 PM
Imprimir

Programa de temperatura para el bienestar en el área de maternidad

Los lechones recién nacidos son muy sensibles a la disminución de la temperatura ambiental. Cuando nacen tienen niveles muy bajos de recursos energéticos, no tienen una protección térmica en la piel (pelo o lana), y sus madres no los lamen para secarlos como ocurre con otros mamíferos. Los lechones utilizan mucha energía los primeros minutos […]

Los lechones recién nacidos son muy sensibles a la disminución de la temperatura ambiental. Cuando nacen tienen niveles muy bajos de recursos energéticos, no tienen una protección térmica en la piel (pelo o lana), y sus madres no los lamen para secarlos como ocurre con otros mamíferos. Los lechones utilizan mucha energía los primeros minutos después de haber nacido para llegar a la teta y tomar su ración de calostro.

 

Además de todos estos obstáculos naturales, los humanos crean un ambiente lleno de factores negativos adicionales como un mal aislamiento del piso, bajas temperaturas en las casetas, ninguna esquina cerrada (“casa”) para los lechones, corrientes de aire, alta humedad, un mal diseño de los corrales, etc., lo cuales no permiten que el lechón alcance las tetas de manera rápida.
También, todo mundo conoce los conflictos científicos entre las necesidades de las cerdas y los lechones, por ejemplo que la temperatura de confort de las cerdas es de únicamente 18 a 22°C. Si la temperatura se aumenta por encima de este nivel, el proceso de parto se vuelve más lento y el apetito disminuye, teniendo como resultado una disminución en la producción de leche. Esa es la razón por la cual la temperatura en la maternidad debe ser lo más adecuada posible para la cerda.
Se recomienda utilizar distintos materiales para el piso en el área de las cerdas y en el área de los lechones. La mejor opción para los lechones son los pisos aislantes del calor con cobertura de plástico. Para las cerdas se recomienda utilizar un piso más fresco, metálico o de concreto.
Si la cerda pare en ambientes naturales, hará un nido para sus lechones. Esa es la razón por la cual es importante definir los pisos de concreto en el corral los cuales servirán de nido para los lechones. Existen varias maneras de hacerlo:

 

 

 
1) Cuando se utiliza una lámpara por encima del nido y una placa o tapete térmicos.
En este caso se recomienda instalar placas térmicas de tal manera que sea posible regular manualmente la temperatura en cada jaula en el momento en el que los animales, mediante su comportamiento, nos indiquen que el microclima no es el óptimo para ellos.

 
En este caso se recomienda instalar placas térmicas de tal manera que sea posible regular su temperatura manualmente en cada corral en el momento en el que el comportamiento de los animales nos informe que su microclima no es el óptimo para ellos. Los sensores deberán instalarse debajo de cada placa con el fin de que muestren la temperatura exacta. Si no es posible utilizar placas térmicas, como mínimo se deberán utilizar tapetes de hule para evitar que las lámparas calienten el piso. Sin embargo, para lograr un microclima óptimo, es mejor utilizar solamente placas térmicas en lugar de utilizar únicamente lámparas, ya que en el caso de las placas, los lechones no utilizan su propio calor y energía para calentar el piso debajo de ellos.

 
Las primeras 24 horas después del parto, los lechones se ubicarán cerca de la ubre de la cerda. Esa es la razón por la cual el nido deberá colocarse del lado de la cerda. Pero el tamaño del corral y la localización de la cerda deberán ser planeados de tal manera que el nido no se encuentre muy cerca o debajo de la cerda, ya que esto podría provocar que la cerda aplaste a sus lechones.
La temperatura corporal de la cerda es de 39⁰С. Es por esto que se recomienda mantener la temperatura dentro del nido cerca de los 37°C durante los primeros días posteriores al parto. Después de esto, la temperatura se puede disminuir de manera gradual elevando las lámparas y dándoles una mayor distancia con respecto al piso, utilizando una lámpara para dos corrales vecinos, o apagando la lámpara y regulando la temperatura de la placa térmica de la siguiente manera: 3 a 7 días después del parto 34⁰С, 8 a 14 días después del parto 28⁰С, 15 a 21 días después del parto 26⁰С y posteriormente 24⁰С. Con su comportamiento, los lechones nos indican si necesitan que la temperatura se aumente o se disminuya. Si no están durmiendo dentro del nido y debajo de la lámpara, nos indican que está demasiado caliente. Si duermen encimados o sobre la cerda, entonces la temperatura está baja para ellos. También se recomienda tener una temperatura alta durante un periodo más largo en las camadas con lechones pequeños y débiles.

 

 

 
2) Otra manera de hacer el nido y mantener la temperatura necesaria dentro de él, es instalando una “casita” especial para los lechones, la cual puede estar equipada con una lámpara o una placa térmica. Este sistema tiene muchas ventajas:
• La luz y el calor extra que se tiene en el nido no molesta a la cerda.
• Los lechones se protegen de ser aplastados por la cerda, así como de las corrientes.
• Adentro del área cerrada es más fácil conseguir la temperatura requerida con un menor consumo de energía.

 

Es posible colocar a los lechones dentro de esta casa durante cierto tiempo justo después del parto para que se sequen. Esto los ayudará a gastar menos energía cuando busquen las tetas y tengan que pelear con el resto de la camada. Este sistema también ayudará a organizar la primera toma de calostro de la siguiente manera: mientras los lechones secos están tomando calostro, los recién nacidos se estarán secando y mantendrán su balance de energía dentro de la casa. Después los dos grupos se cambian.

 
La decisión sobre qué sistema utilizar la deberá tomar el dueño de la granja. Pero al tomar dicha decisión, es extremadamente importante recordar que el balance energético es la causa principal de la muerte en los lechones los primeros días después del parto, y también provoca brotes de diarrea. Esta es la razón por la cual el minimizar este factor tan negativo durante las primeras horas posteriores al parto es una de las mayores metas en esta etapa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad