15 de marzo de 2016 02:09 AM
Imprimir

Estiman que la reactivación de los agronegocios será a ritmo gradual

La tecnología que se mostró en Ramallo está orientada a bajar los costos de los productores. Esperan decisiones de inversión.

“Esto recién comienza”, se transformó en una de las frases más escuchadas en varios sectores de la muestra. Un poco rememorando los buenos tiempos, aunque en mayor medida, buscando explicar que el campo ha ingresado en una etapa de tecnificación que no tiene límites.

Desde los nuevos eventos biotecnológicos como Intacta (Monsanto), hasta el constante cambio y avances de tecnologías (Xtend), todo sucede tan rápido que los productos entran y salen del mercado, antes que terminen las discusiones por su forma de comercialización, pagos, cánones o regalías.

Así de dinámica se vio Expoagro. Una muestra fácil de recorrer, visualizar y generar contacto entre las partes interesadas que la visitaron.

Clima distendido. Aunque con la certeza que la cosecha dejará buenos resultados y la necesidad de manejar los dividendos con cautela, previendo que muchos cambios, vuelven a variar el manejo agropecuario.

En definitiva, el productor hoy se encuentra con una serie preocupaciones buenas, que le exigen volver a modificar sus esquemas productivos y esto –tal vez- le haga demorar un poco sus decisiones de compra.

En la muestra, se habló mucho de rotaciones y la incorporación de más cultivos en cada campaña agrícola. De hecho, las consultas potenciaron al maíz, girasol y trigo.

Así lo referenció un grupo de empresarios, que -reunidos como si se tratara de una “polémica en el bar”-, se juntaron en el predio de la firma Bertini para intercambiar opiniones y puntos de vista.

Gradualismo. “Estimamos que el 30% de los productores tendrá una capacidad de recuperación inmediata, tras la cosecha de soja. El resto (70 %), va a necesitar 1 año más, para acomodar sus deudas, inconvenientes patrimoniales y recomponer su negocio financiero”, remarcó Luis Angel Lancioni concesionario de Vassalli Fabril y otras marcas, en Oliva (Córdoba).

Un poco más optimista fue la visión de los empresarios de esta zona, ya que subrayaron que todo puede acomodarse en menos de 3 meses y en el transcurso de este año. “Cuando las condiciones laborales están claras para trabajar, la gente pone el dinero en el trabajo, hace inversiones”, resaltó Enrique Bertini (hijo).

En Expoagro, dejó mucha satisfacción el anuncio del Banco de la Nación Argentina y sus líneas crediticias al 11,5 y 13,5 % anual, a tasa fija en pesos y cinco años de plazo.

Se prevé, que la herramienta será clave para la adquisición de maquinaria agrícola nacional, durante las próximas dos campañas.

Rápidos y furiosos. En fierros, fue interesante la propuesta de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea), mediante una minuciosa recorrida para determinar que empresas de maquinaria agrícola, realizan en sus procesos de fabricación, un uso eficiente de los recursos.

Una observación nueva, teniendo en cuenta, que sólo se venía hablando de este tema cuando se lo vincula con el manejo de cultivos; sin contemplar como son las herramientas (maquinarias) que se utilizan para este objetivo.

“La sustentabilidad es válida, si se incorpora eficiencia en el uso de todos los elementos que interactúan para alcanzarla”, resaltó Gabriel Tinghitella, del departamento de Investigación y Desarrollo de la Asociación Argentina de Consorcios Rurales de Experimentación Agrícola (Aacrea).

Costos. Este técnico consideró que buena parte de los desarrollos nuevos en maquinaria agrícola, tiene relación con estos planteos. “Se está logrando una disminución de costos en la producción, un incremento de eficiencia y, en consecuencia, un fomento en la mejora de la productividad de los cultivos. El marco permite usar menos litros de gasoil, menos kilos de fertilizantes y ser más exactos en todos los procesos de producción agropecuaria”, destacó.

Un ejemplo para cosecha es el lector o analizador NIR, que por espectrofotometría permite observar la calidad del grano.

“Este implemento, montado en el tubo descarga de una cosechadora hace un mapa de la calidad de cosecha que se obtiene en cada lote”, indicó.

Sorprende, si se piensa que a partir de este avance, se puede trazar un mapa de extracción de nutrientes y el productor podría realizar una prescripción de fertilización, en función a lo que se llevó el cultivo.

Otro avance, simple pero práctico, resultó el acoplado tolva (Conese), que permite con una sola persona realizar tareas de re abastecimiento de insumos para siembra, por medio de un mando a distancia.

Más afianzada, se ve la adopción de pilotos automáticos, sistemas de cortes por secciones de cuchillas de alta eficiencia, las dosis variables de semillas y fertilizantes, han dado el paso inicial a una agricultura más inteligente.

“Detrás del fierro, hay mucho software, intelecto y servicio. Sin embargo, el productor sigue necesitando una ayuda para este tipo de uso de datos. Todo debe ser más racional y con la posibilidad de manejo de las variables de costos. Está claro, que todo este paquete tecnológico se instala con el objetivo de hacer más con menos. Más producción, con menor cantidad de insumos. Se necesita ser más sustentable y rentable las actividades agrícolas ganaderas”, subrayó Fernán Zampiero, gerente comercial de John Deere.

Fuente: La Capital de Rosario

Publicidad