15 de marzo de 2016 03:16 AM
Imprimir

Alpesca: Para la jueza, “la flota quedó inutilizada”

La jueza Stella Eizmendi condenó a la actual diputada Gabriela y los ex funcionarios Omar Albornoz y Valentín Laborda por “administración fraudulenta” en la preservación de los bienes de Alpesca.

La jueza Stella Eizmendi condenó a la actual diputada Gabriela y los ex funcionarios Omar Albornoz y Valentín Laborda por “administración fraudulenta” en la preservación de los bienes de Alpesca.

“¿Tenían la obligación de evitar o impedir el resultado? Evidentemente si” indicó la magistrado y también se refirió al cuestionamiento de la Defensa en relación a que Dufour no debería estar enjuiciada porque su función no era integrar el Comité. “Descarto esta postura en virtud que al habérsele conferido la jerarquía máxima del Comité bajo el cual se encontraban los otros integrantes, pudiendo además, dentro de sus facultades, velar por el cumplimiento de las obligaciones que del objeto del mismo surgían y pudiendo incorporar otros integrantes a los fines de tal misión, la coloca también en posición de garante sin más”.

 

“Se inutilizo la flota”

La Jueza valoró en su condena el daño producido a la flota pesquera de Alpesca. “El daño producido aparece a la vista importante, anotándose que se inutilizó la flota, a excepción del barco «Promarsa III» lo que se recoge de la pericia efectuada por el Mecánico Naval Luis Errecaborde y el perjuicio ocasionado que se traduce en la consecuencia desgraciada para la empresa, ante la pérdida económica de importante consideración”, indicó. Según se ventiló en el juicio, arreglar los barcos de la ex Alpesca le costarán al Estado Provincial más de 5,5 millones de dólares (88 millones de pesos al cambio actual).

 

“La novia de Alpesca”

“¿Estaba entonces al alcance de los encartados evitar materialmente la lesión al bien jurídico que debían proteger? Entiendo que sí, ya que repasando el articulado del Decreto, se puede advertir que no sólo se había dispuesto claramente el objeto de la ocupación de la empresa Alpesca y sus bienes, sino también se había afectado patrimonialmente al Estado en el cumplimiento de dicha misión, la que al decir del Dr. Buzzi, ex Gobernador de la Provincia y firmante de dicho decreto, se debía poner fin o paliar la crisis social que abarcaba a la ciudad toda, poniendo en vilo otras instituciones, con manifestaciones sindicales, sociales, y de disímiles ámbitos locales, las que era necesario frenar hasta encontrarle como refirió «una novia a Alpesca.» Y para ello se sancionó el Decreto que así lo disponía, designando en el Comité a los encartados a los que calificó de «idóneos» para cumplir las tareas que por medio de la norma se les encomendaba”, sostuvo Eizmendi.

La explicación acerca de la imposibilidad de que los barcos salieran a navegar “no se discute aquí, sino la conservación y cuidado de los mismos, a fin de aventar cualquier peligro, así las inclemencias del tiempo, tal como ocurrió y el señalamiento de la imposibilidad de contar con la dotación mínima de seguridad también era tarea que le cabía a los miembros del Comité y a su responsable en jerarquía”.

 

Los mails a Albornoz

La jueza valoró como “contundente” los testimonios de los marineros que le habían avisado al Comité de Administración de que la destrucción de los barcos se podía evitar, especialmente al Jefe de Operaciones de la flota, Edgardo Pemochi. “Se le exhibió la copia de un mail dirigido al Sr. Albornoz y el testigo reconoció que era de su autoría. En dicho mail reclamaba, en fecha 13 de marzo de 2014, recursos para cumplir con las tareas básicas de asistencia a los buques de la compañía, haciendo referencia a las necesidades, las que dejaban a las embarcaciones a merced de las inclemencias del tiempo ya que las mismas no poseían cabos de amarre, defensas de goma, lo que, remarcó, implicaba un serio riesgo de la seguridad”, dijo la Jueza.

Fuente: El Chubut - Rawson

Publicidad