17 de marzo de 2016 10:12 AM
Imprimir

Nueva reglamentación de Cuota Social de Merluza para Buenos Aires

La Provincia dio cumplimiento al requerimiento del CFP hecho en 2015 de reglamentar y fiscalizar las medidas de control específicas para la asignación de Cuota Social. Incorpora el Registro de Ingreso de materia prima y posibilidad de transferir la cuota.

En el Acta 29/15 el Consejo solicitó a la autoridad pesquera bonaerense que lleve el control y fiscalización de la captura de merluza sobre aquellos buques que han sido beneficiados con asignaciones de cuota social. Para dar cumplimiento a este requerimiento la Dirección de Pesca provincial dictó la Disposición 67 que lleva la firma del director de Pesca, José Gil de Muro. Más allá de los requerimientos ya conocidos como la obligatoriedad de descargar el total de la captura en el puerto de Mar del Plata y procesarla en establecimientos habilitados de la ciudad, se creó el Registro de Ingreso de materia prima y se establece la posibilidad de transferir la cuota social de forma total o parcial dentro o fuera del grupo empresario. Este último punto entra en conflicto con el Régimen General de Cuotificación.

La Provincia de Buenos Aires ratificó mediante la Disposición 67 publicada ayer en el Boletín Oficial que para ser beneficiario de la cuota de Reserva Social de merluza, los barcos están obligados a descargar el total de la captura en el puerto de Mar del Plata. A su vez la totalidad de las capturas, como ya estaba estipulado, deberá ser procesada en establecimientos radicados en la ciudad y habilitados según la legislación nacional, provincial y municipal, acreditándolo con la correspondiente documentación; de lo contrario se deberá reintegrar la cuota o volumen asignado.

Quienes hayan sido beneficiados con una cuota social deberán ahora poner en conocimiento a la autoridad provincial sobre el cumplimiento de las paradas biológicas. Además, a partir de ahora deberán anunciar el día y la hora en que el barco ingresa a puerto con un mínimo de 24 horas de anticipación. Esta información deberá presentarse ante la Delegación de la Dirección en la ciudad de Mar del Plata. De presentarse algún inconveniente deberán informar el arribo 12 horas antes de iniciar la descarga.

Durante la inspección de descarga o dentro de las 24 horas posteriores, deben entregar a la Autoridad de Aplicación o en la Delegación marplatense, una copia del parte de pesca original firmado por el armador con el acta de descarga fiscalizada. “La obligación de entregar el parte de pesca y el acta de descarga deberá ser cumplida cualquiera fuese la pesca objetivo del buque de que se trate”, indica la norma.

Una vez concluida la descarga deberán acreditar el destino de la captura, “consignándose el nombre y número de matrícula del Buque que realizó la captura, fecha de la marea, número de remito donde conste la cantidad de Merluza Común en kilogramos y en cajones enviada a cada destino; e indicar la planta de procesamiento destinataria del producto de la pesca”. Este documento debe tener una copia firmada por el armador y las facturas correspondientes.

En el artículo 11 se da creación a un Registro de Ingreso de materia prima en cada una de las plantas procesadoras que reciben asignaciones de Reserva Social de merluza común. En este caso el dueño de la planta debe detallar el buque, especie y cantidad recibida, el que deberá estar a disposición de los inspectores y rubricado por la Dirección Provincial de Pesca.

Se estableció que los beneficiarios de cuota social deberán cumplimentar la captura de al menos el 40% de lo asignado, al 30 de junio de cada año. De lo contrario podrán perder el porcentaje no capturado, volviendo este volumen a formar parte de la Reserva Social de la Provincia para su redistribución entre buques que lo soliciten. También serán sancionados con la quita de cuota quienes no cumplan con las paradas biológicas de la Comisión Técnica Mixta del Frente Marítimo.

En caso de inactividad y tal como ocurre a nivel nacional, los armadores deberán informar la inactividad del buque, justificada por el órgano que corresponda con documentación respaldatoria, indicando la fecha estimada de regreso a la actividad.

La novedad introducida por esta Disposición está en el artículo 16, que permite la transferencia de cuota social dentro o fuera del grupo empresario previa autorización de la Autoridad pesquera provincial. Aclara que los nuevos beneficiarios deben dar cumplimiento a las obligaciones “originarias de la cuota social recibida”.

Este último artículo seguramente genere problemas dado que la Cuota Social más allá de ser creada formalmente con el objetivo de “optimizar la operatividad de la flota pesquera, mantener activas las plantas procesadoras y sostener la mano de obra ocupada”, en realidad vino a otorgar merluza a los buques que en 2009 se encontraban agrupados en UDIPA y que no contaban con permiso de merluza.

De esta forma la Provincia no solo transforma la cuota social en un activo cuando no fue creada para tal fin, sino que además no especifica si la transferencia que ahora se permitiría es de carácter definitivo o transitorio. Esta nueva situación entraría en conflicto con el Régimen General de Cuotificación, que no contempla en ninguno de sus artículos la transferencia de cuota social. En la reunión de ayer del Consejo Federal Pesquero nadie abordó el tema.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad