17 de marzo de 2016 01:15 AM
Imprimir

Cae el consumo de carne vacuna

Un informe de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) señaló que el consumo de carne vacuna cayó un 5,37% en el bimestre enero/febrero de 2016 respecto de igual período de 2015. En ese sentido, el consumo pasó de 57,7 a 54,6 kilos por habitante por año, […]

Un informe de la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) señaló que el consumo de carne vacuna cayó un 5,37% en el bimestre enero/febrero de 2016 respecto de igual período de 2015. En ese sentido, el consumo pasó de 57,7 a 54,6 kilos por habitante por año, con lo que resultó el peor desde 2011, cuando totalizó 51,90 kilos. Así, el período ocupa el tercer peor lugar.


Ciccra indica que el valor promedio en el mostrador continuó descendiendo durante el segundo mes del año (ya se había registrado una baja en enero, tras el pico alcista de diciembre), el acumulado anual expresa el importante incremento que registró el producto para el consumidor. “En febrero la baja fue del 1,4% mensual”, por lo que el incremento interanual del valor de la carne vacuna quedó en el “46,2 por ciento”.


Respecto de la faena mensual, la entidad indicó que el nivel de actividad de la industria frigorífica se mantuvo bajo. La faena total fue de 936.000 vacunos, lo que arrojó una baja de 0,7% mensual y una caída de 1% interanual. “Febrero de 2016 ocupó el puesto 27º entre los últimos 37 febreros. Sin embargo, se observó una importante reducción en el ritmo de la caída interanual en relación con los cuatro meses previos, afectados -sobre todo- por la incertidumbre que generó el proceso electoral y, luego, por el cambio de gobierno y de políticas económicas”, aseguró Ciccra.


“La participación de las hembras en la faena total fue de 41%, es decir, 3,5 puntos porcentuales inferior a febrero de 2015”.


En cuanto al precio promedio de la hacienda comercializada a través del Mercado de Liniers, durante el mes pasado se ubicó en $ 22,104 por kilo vivo, lo que implicó una suba del 3,9% respecto de enero y del 43,9% frente a igual momento de 2015. No obstante, según el análisis de Ciccra, se mantuvo un 2% por debajo del máximo histórico alcanzado en el cierre de 2015.


Por último, en el análisis de las exportaciones concretadas durante enero, y de acuerdo con las estadísticas del Senasa, se certificaron ventas externas de carne vacuna argentina por un total de 9559 toneladas peso producto (tpp), lo que implicó un alza del 76,9% respecto de diciembre, pero una baja del 16,6% frente a enero de 2015. “Los embarques de cortes congelados y frescos extra Hilton totalizaron 7933 tpp y quedaron un 18,1% por debajo del volumen despachado un año atrás. En lo que respecta a los embarques de cortes Hilton, en enero pasado sumaron 1532 tpp y resultaron un 8,3% menores que los de enero de 2015”, consignó Ciccra.

 

Retención

La mayor parte de los criadores argentinos es optimista con respecto al futuro, porque consideran que vale la pena resignar ingresos presentes para incrementar la proporción de fábricas biológicas de terneros. En febrero de 2016 el proceso de retención de vientres bovinos cumplió un año: la participación de las hembras en la faena argentina fue de 41,0% (-3,5% que en el mismo mes de 2015).

 


La faena de hembras cayó 8,8% en el segundo mes del año respecto de febrero de 2015 (-37.000 cabezas) al tiempo que la de machos aumentó 5,2% (+27.200 cabezas), según Ciccra.


La contrapartida de una mayor retención –recapi
talización ganadera– es una menor oferta de carne vacuna en lo inmediato. En el primer bimestre de 2016 la faena total se ubicó en 1,88 millones de cabezas y resultó 4,5% menor a la del mismo bimestre del año pasado.


En total se sacrificaron en lo que va del año 89.300 mil cabezas menos de ganado vacuno que en enero-febrero de 2015. “En los últimos 37 años la faena de enero-febrero del corriente año ocupó el puesto número 30 y se ubicó 9,9% por debajo del promedio del período 1980-2015”, señaló el informe de Ciccra.
Como la caída de la faena no se compensó con un aumento del peso de los animales sacrificados, en el primer bimestre de 2016 la producción argentina de carne vacuna fue de 419.000 toneladas res con hueso (-4,8% que en el mismo período de 2015).


A pesar de la baja de producción el consumo interno de carne fue el que menos resignó participación (lo que indica que, por un factor cultural, los argentinos pueden resignar muchas cosas pero no la carne bovina).


El consumo por habitante correspondiente al primer bimestre de este año fue de 54,6 kilogramos/año (una cifra 5,3% menor al del primer bimestre de 2015), mientras que en enero-febrero de 2016 se habrían exportado 28.800 toneladas res con hueso (8,8% menos que en enero-febrero del año pasado).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad