17 de marzo de 2016 03:14 AM
Imprimir

Narcos violan vacas con tacos de droga

Pandilleros panameños implementan técnica en Costa Rica.

Los traficantes de droga deben ser muy ingeniosos y constantemente buscar nuevas técnicas para que su negocio no se caiga usando los mismos métodos de siempre, sin embargo en muchas ocasiones se pasan de la raya.

Es aberrante darse cuenta que violan un animal, pero aún más cuando ese acto se “justifica” para el tráfico de drogas. Aunque suene despreciable, ya los narcos lo están haciendo.

Prácticamente están violando ganado bovino con el objetivo de pasar cocaína, principalmente por el puente centroamericano en su ruta hacia Estados Unidos.

Tal como lo informó DIARIO EXTRA en su edición de ayer, las dos poderosas pandillas panameñas, Bagdad y Kalor Kalor, tienen sus centros de operaciones establecidos en Costa Rica, según información de las autoridades canaleras.

Una investigación de la Unidad Antipandillas de la Policía Nacional de Panamá reveló que estos grupos están implementando la técnica del ganado para el tráfico como una de sus nuevas estrategias para mover la droga hacia Costa Rica.

“Otra modalidad que destaca en el crimen de las pandillas, por su mutación, es el hurto pecuario. La economía de Nicaragua, por ejemplo, ha registrado cerca del 16% en impuestos debido al contrabando de ganado.

Informes de Insight Crime indican que los grupos organizados del crimen utilizan a estos animales para el transporte de drogas junto a los carteles mexicanos. La cocaína se introduce en condones por el recto de los animales con el objeto de realizar tráfico internacional. También utilizan las frutas y vegetales, en los que disfrazan el tráfico”, señala la información del estudio replicada por varios medios canaleros.

 

 

 

TÉCNICA ADAPTADA DE  NICARAGUA Y HONDURAS

 

Ese fenómeno no solo lo enfrenta nuestro país, otras naciones del istmo también lidian con él. Tal es el caso de Nicaragua y Honduras, donde se detectó el uso del ganado para el narcotráfico.

Al parecer los pandilleros panameños instalados en Costa Rica adoptaron esa técnica de los vecinos del norte y ahora intentan implementarla para los “pasadas” de coca por Paso Canoas.

En muchos de los casos inclusive por el amplio sistema digestivo del ganado atascan a los animales de droga hasta llegar a los intestinos, poniéndolos en riesgo de muerte.

Según reportes de diarios como La Prensa de Nicaragua y El Tiempo de Honduras, el ganado llega vivo hasta Guatemala y México, donde los destazan para obtener el producto que les interesa.

Los grupos criminales aprovechan la facilidad de sacar ganado de los países y las mínimas probabilidades de que descubran la droga donde va oculta para explotar ese método.

Lo que aún no logran determinar es si los ganaderos se prestan para el negocio, o bien hacen todo el trabajo una vez que las compran. Además si los conductores de los vehículos saben lo que están trasladando, pues podrían estar ganándose un dinero extra al del servicio de transporte.

Lo que está claro es que no cargan todas las vacas que van en un solo camión para no alterarlas sino que conforme avancen en el camino van rellenando el resto de las reses.

“Se presume que en algún lugar de la ruta que utilizan por Honduras existen puntos donde introducen la droga que llega desde Suramérica para luego enviarla a México y de allí continúan el recorrido hacia Estados Unidos utilizando otros mecanismos”, informó El Tiempo en uno de sus repotajes.

Este uso del ganado empezó a levantar sospechas cuando se disparó la compra de reses en países como Panamá y Nicaragua en cantidades exageradas, al punto que alteró el precio del kilo para la venta.

La excusa de los compradores es que Guatemala está desabastecido de carne, razón por la cual quieren meterse en el negocio para sacar dinero por la venta en ese país.

Incluso algunos ganaderos han revelado a la policía que muchos de los compradores son extranjeros, a los que señalan como sus favoritos, pues pagan muy bien por cada cabeza.

Pero no solo el traslado legal de ganado se utiliza para esos fines, pues en Nicaragua es usual el ingreso y salida de ganado de forma ilícita, sin el aval de ninguno de los entes correspondientes, por lo que el trasiego también se estaría haciendo con “el ganado a pie” por zonas montañosas, desprotegidas o donde simplemente la policía no existe.

Según expertos en ganadería, las sustancias se pueden meter en el estómago del animal en pequeñas cantidades por el recto y perfectamente puede viajar por largos periodos como si nada pasara, como hacen las personas cuando transportan droga en su cuerpo.

 

 

 

HAY UNOS MÁS FINOS

 

Sin embargo no solo por medio de violaciones se está haciendo el tráfico, pues hay otros narcos que con tal de proteger su mercadería prefieren hacer una inversión mayor y asegurarse que llegue al destino final sin tantos riesgos.

Una de las formas es introducir la droga en una vaca mediante una cirugía en los costados, específicamente en el rumen, que es la panza, donde carga los intestinos, pero únicamente por medio de veterinarios que se prestan para esto.

En esos trabajos quirúrgicos se les puede introducir hasta 60 kilos de cocaína en los intestinos, los cuales deben ir bien forrados con material plástico para que no sea absorbido por el organismo del animal, acción que lo mataría en minutos.

“Otro método que utilizan los narcotraficantes es castrar a los toros, dejándoles el cuero que protege los testículos, debido a que se los sacan, luego los rellenan con droga empacada y así logran pasar desapercibidos por las autoridades”, revela la investigación de El Tiempo.

Fuente: diarioextra.com

Publicidad