17 de marzo de 2016 07:53 AM
Imprimir

Toma vuelo método Balfour para producir huevos en Colombia

Esta propuesta británica para la crianza de gallinas es promovida en este país andino para que las aves "gocen de un ambiente sano”.

En declaraciones al periódico especializado Agronegocios, la zootecnista de la Universidad de La Salle, María Camila Corredor, explicó que el método Balfour (por el apellido de su creadora, Eve Balfour), “en términos generales, se trata básicamente de un gallinero convencional que debe ubicarse contiguo a un corral de picoteo y, a lado y lado del mismo, se acondicionan dos recintos de pastos, los cuales deben ser independientes uno del otro”.

 

Corredor agregó que esta alternativa tiene como principal ventaja el aprovechamiento de nutrientes que son adquiridos por las gallinas en el pastoreo.

 

“Dicho enriquecimiento en la alimentación de los animales permite una producción de huevos de muy buena calidad y, por lo tanto, se pueden vender a un mejor precio que los huevos producidos en jaula”, indicó.

 

La experta advirtió que, además, el sistema provee un área con sustratos que las gallinas escarban, generando un material que se puede utilizar para la fertilización de suelos. De hecho, resaltó que si se incluyen arbustos en la zona de pastoreo las gallinas están más tranquilas y, por consiguiente, no presentan comportamientos anormales como el picaje de plumas.

 

Sigue afirmando el rotativo que, “Con respecto al acondicionamiento del gallinero, este debe ser sólido, construido en madera impermeable y necesita gozar de buena ventilación, según explicó Elvira Valle, propietaria y administradora de una finca dedicada a la cría de gallinas criollas.

 

“Así mismo, es pertinente la instalación de aseladeros (estructuras modulares de celdas utilizadas en la avicultura para acomodar a las aves), en los que dormirán las gallinas, y nidales, donde pondrán sus huevos. Seguidamente, en el corral de picoteo deben depositarse periódicamente todos los desechos vegetales de la finca (restos de frutas y verduras, recortes de pasto) para que se forme compost. En este espacio, las gallinas podrán escarbar buscando gusanos e insectos”.

 

Finalmente, en la publicación se señala que, “Mientras tanto, en cada uno de los corrales de pasto crecerá hierba y las gallinas permanecerán varias horas al día en ellos. La idea es que estén unas dos o tres semanas en el primero, en tanto que en el otro se recupera la capa vegetativa y al transcurrir este tiempo pasen al segundo durante el mismo periodo, y así sucesivamente”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.wattagnet.com

Publicidad