18 de marzo de 2016 12:17 PM
Imprimir

Investigadores de la Fauba lanzan una “calculadora ambiental” de uso público para medir el impacto de la aplicación de fitosanitarios

Es gratuita y fácil de operar

Investigadores de la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) desarrollaron un modelo de simulación –disponible en Internet– que permite a los productores estimar las dosis de herbicidas, insecticidas o fungicidas que aplican a sus cultivos en función del riesgo toxicológico y su impacto ambiental.

“Actualmente el productor elige su paleta de fitosanitarios por la eficiencia agronómica y económica. Nosotros proponemos un tercer eje, que es el ambiental”, dijo el docente de la cátedra de Cereales de la Fauba e investigador del Conicet Diego Ferraro,

“La idea es que, frente a igual eficiencia agronómica y económica, pueda elegirse la alternativa que tiene menor riesgo potencial sobre el ambiente”, añadió en un artículo publicado por el periodista Juan Manuel Repetto en el sitio de noticias de la Fauba.

El sistema denominado –que puede verse aquí– próximamente sumará pronósticos climáticos que permitan planificar las aplicaciones en función de las condiciones ambientales y disminuir, por ejemplo, los niveles de deriva de agroquímicos.

“Si de acá a cinco días conocemos cómo pueden ser las condiciones ambientales en términos de lluvia y de temperatura, por ejemplo, podríamos ofrecer a los productores un mapa de riesgo potencial con el cual podrían inferir la potencialidad de que, frente a una aplicación planificada para los próximos días, su principio activo alcance determinada concentración en el aire, en el agua o en el suelo”, detalló Ferraro.

“Si el productor va a hacer una aplicación aérea, por ejemplo, con esa información puede prever cuáles son las condiciones en los próximos días para calcular la deriva y eventualmente planear cuándo aplica”, explicó.

El sistema de evaluación de riesgo de ecotoxicidad de pesticidas (Ripest) ya cuenta con unos 700 usuarios registrados. Se trata de productores y técnicos que utilizan la “calculadora ambiental” para saber cuál es el riesgo de contaminación, en términos de toxicidad hacia los insectos o los mamíferos, de los aproximadamente 3000 formulados que están aprobados por el Senasa en la Argentina. La información que los agricultores suben a la web también permite hacer un historial del riesgo en un lote y conocer su evolución en cada campaña.

“Cualquier productor de pasturas, cultivos de grano o frutales puede utilizar el calculador de riesgo. Y puede hacerlo de un modo muy sencillo: el único conocimiento que tiene que tener en cuenta es la marca comercial del principio activo que utiliza”, indicó Ferraro.

Fuente: Valor Soja

Publicidad