19 de marzo de 2016 12:37 PM
Imprimir

Estamos mal pero vamos bien: casi el 70% de los argentinos apoya a Macri confiados en que la economía mejorará

Buena parte de la sociedad se muestra preocupada por la suba de precios y siente más temor por la pérdida del empleo. No obstante, señala que al Gobierno hay que darle tiempo para que resuelva los problemas de fondo y considera que los funcionarios están capacitados para poder hacerlo

Expectativa y demanda son dos palabras que suenan fuerte tras los primeros cien días de gestión de Mauricio Macri.

Casi siete de cada diez personas que participaron en un sondeo de opinión, realizado entre casi 1.000 argentinos, le dan un visto bueno al Gobierno.

De los que votaron al partido gobernante, la gran mayoría avala las medidas políticas y económicas adoptadas. A este grupo se suma el 83% de quienes en su oportunidad habían optado por Sergio Massa y el 30% de los que mostraron su predilección por Scioli.

 

“Eso explica por qué la aprobación de Macri hoy es casi el doble de los votos que recibió en los comicios de octubre“, explicó Alejandro Catterberg, director de Poliarquía Consultores.

“Desde que asumió Néstor Kirchner, en 2003, no se ve un nivel de expectativas como el que se observa ahora. Es un elemento que el Presidente debe administrar con cuidado, porque es muy difícil pensar que pueda sostenerse cuando el porcentaje de la población que considera que la situación del país es buena es muy bajo en este momento”, completa el experto a La Nación.

En este sentido, el 43% cree que la situación general es “regular“, el 30% la califica como “negativa” y sólo el 26% señala que es “positiva“.

Estas cifras contrastan con la visión a futuro, ya que el 64% opina que el actual contexto irá mejorando.

 

 

 

Preocupaciones, gestión e imagen
El ranking de preocupaciones es encabezado por la difícil situación económica (51%), la inflación (21%) y el desempleo (14%).

 

También escalan alto los problemas de inseguridad (20%) mientras que la corrupción preocupa sólo a un 3%.

 

En cuanto a la capacidad de gestión, el 66% de los encuestados cree que el partido gobernante “sabe cómo resolver los problemas, pero necesita tiempo“, frente a un 24% que cree que no podrá solucionarlos.

En la Ciudad de Buenos Aires, Macri logra el apoyo mayoritario (74%), mientras que ese número cae unos diez puntos en la provincia de Buenos Aires (64%).

 

Macri junto con María Eugenia Vidal son los dirigentes con mayor imagen positiva: 62% en ambos casos, según la encuesta de Poliarquía realizada para La Nación.
“Sin dudas, Vidal es la nueva figura más destacada de la política argentina. Se ha transformado en una dirigente destacada por su altísimo nivel de conocimiento y aprobación a nivel nacional”, afirma Catterberg.

Sergio Massa y Gabriel Michetti se ubican tercero y cuarta en el ranking de imagen positiva (58% en ambos casos), seguidos por Horacio Rodríguez Larreta (42%) y Elisa Carrió (36%).
“Hay cuatro dirigentes de Pro entre los cinco con mejor imagen. Claramente, este espacio está con el visto bueno de gran parte de la sociedad“, agrega el director de Poliarquía.

Quienes ocupan los puestos con peor imagen son Amado Boudou (64%), Aníbal Fernández (63%), Cristina Kirchner (48%) y su hijo Máximo Kirchner (51%).

 

 

 

Las buenas
Otras encuestas publicadas -de las que ya diera cuenta iProfesional– señalan que en lo más alto de la lista de aciertos se encuentra la nueva política cambiaria del país.
La decisión y la manera en que se le puso fin al cepo cambiario ha sido aprobada por casi todos los votantes de Macri y por casi un 40% de los que comulgan con las ideas kirchneristas.

 

La segunda iniciativa que ha recibido alta aprobación fue la revisión de la actuación de los funcionarios designados por el Gobierno anterior.

 

La tercera, el cambio que se vislumbra en la relación del país con el exterior.

 

Además,se reconoce el empeño por “investigar con mayor profundidad” el caso de la muerte del fiscal Alberto Nisman y “la vocación por escuchar a distintos sectores”.

 

 

Las malas


En el otro lado de la balanza, según los datos recabados por la consultora D’Alessio Irol, entre las mayores equivocaciones del Gobierno aparece el intento del nombramiento de nuevos jueces de la Corte Suprema por la vía de un decreto.

 

El haber querido designar a dos magistrados para el máximo tribunal del país apelando a ese recurso causó una de las primeras polémicas del mandato de Macri.
En la plano económico, el abrupto aumento de las tarifas de la electricidad rankea alto en la lista de medidas más impopulares.

El combate contra la inflación tampoco le deja buen rédito al oficialismo.

 

De hecho, estas cuestiones mellaron la imagen positiva con la que llegó al poder.

 

En forma casi coincidente con Poliarquía, una encuesta de la consultora Ricardo Rouvier -realizada en febrero– también había marcado una alta imagen positiva para Macri (60%).

No obstante, señalaba que ese porcentaje había caído unos diez puntos respecto de diciembre (70%). Esa cifra implicaba unos veinte puntos por encima de los votos obtenidos en la segunda vuelta electoral.

 

Mediante una pregunta abierta, la mayoría señaló que la inflación, los precios, la desocupación, la suba de tarifas y los sueldos, motivaron las respuestas negativas.

Según Poliarquía -que había medido la imagen positiva a fines de enero– el jefe de Estado registraba una popularidad de un 64%, mientras que Isonomía daba cuenta de un 67% también para ese mes, tal como diera cuenta iProfesional.

 

 

 

Los buitres


El pago a los fondos buitres es la primera gran batalla legislativa que enfrenta el gobierno de Macri.

En ese sentido, una encuesta de Giacobbe y Asociados preguntó a 2.000 personas qué postura tomarían si fuera legislador.

 

Del sondeo se desprendió que “a favor de acordar” se encolumnaban el 66% de los entrevistados.

En tanto, un 28,5% se mostró en contra de un acuerdo y un 5% dijo no tener una idea definida.

 

 

 

Obama en Argentina
A días de la llegada del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, más de la mitad de los argentinos celebran su visita al país.

Según Giacobbe, sobre una base de 2.000 entrevistados, el 56,7% se mostró a favor del arribo del mandantario norteamericano.

 

Consultados sobre su actitud con la visita, un 24% señaló que le da lo mismo su presencia y sólo un 19% se mostró en contra.

 

La visita de Obama coincidirá con el 40° aniversario del Golpe de Estado de 1976, que se conmemora el 24 de marzo, lo que generó críticas de algunos organismos de Derechos Humanos.

 

En este marco, se conoció que el presidente estadounidense anunciará, en el marco de su visita, la desclasificación de un nuevo lote de documentos sobre la última dictadura militar.

Fuente: iProfesional

Publicidad