3 de junio de 2016 13:02 PM
Imprimir

Secuestraron cargas de cítricos en un operativo

Los vehículos no portaban documentaciones obligatorias. El control se realizó en medio del alerta por la enfermedad HLB Los organismos Senasa y Afinoa frenaron el ingreso a la provincia de camiones con mercadería procedente de Corrientes

Más de 22.000 kilos de cítricos, provenientes de la localidad correntina de Mocoretá y repartidos en dos camiones de carga, fueron secuestrados ayer en el puesto de control fitosanitario del peaje ubicado sobre la ruta Nacional N° 9, en el límite entre Tucumán y Santiago del Estero. Luego del operativo, la mercadería fue descargada de los camiones y enterrada en un predio de la comuna de Los Puestos.

Con una orden judicial, autoridades locales del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), con apoyo de la Asociación Fitosanitaria del NOA (Afinoa), llevaron adelante la medida para impedir que los cítricos correntinos ingresaran a la provincia, para luego ser descargados en el depósito de un supermercado, ubicado en Cruz Alta, al este de la capital tucumana.

Ocurre que en el litoral argentino, el Senasa registró focos de HLB, una peligrosa enfermedad bacteriana que afecta a todas las especies de cítricos, y que puede poner en riesgo la producción de Tucumán y, en consecuencia, a la agroindustria.

El operativo se concretó en el marco de la emergencia fitosanitaria, vigente desde 2009, y en momentos en que los empresarios del sector citrícola, con el apoyo del Gobierno provincial, avanzan en tratativas comerciales para que Estados Unidos permita el ingreso de limones tucumanos a ese importante mercado, además de las gestiones para acceder a China, Brasil e India, entre otras plazas. En esa línea, los privados vienen planteando la necesidad de intensificar los controles en la región.

Según explicaron los inspectores del operativo, que coordinó Carlos Grignola, director del Centro Regional NOA-Sur del Senasa, el primero de los dos camiones llegó el 11 de mayo al puesto de peaje localizado en el límite entre Tucumán y Santiago del Estero, con una carga de 11.950 kilos de cítricos, entre mandarinas, naranjas y pomelos.

El segundo camión arribó el 18 de mayo, con una carga de 10.100 kilos de fruta, entre mandarinas y pomelos.

 

 


El motivo de la medida

El primer vehículo no tenía el Documento de Tránsito Vegetal (DTV), una autorización obligatoria, que expiden las delegaciones del Senasa desde el lugar donde se despacha la mercadería hacia el destino. El segundo camión con cítricos correntinos presentó fallas en la confección de los rótulos que se colocan en cada uno de los cajones que contienen frutas. Los inspectores detectaron que el productor de los cítricos correntinos no tenía la habilitación del Senasa. Ante este escenario, dispusieron que se interdictara la mercadería, por lo cual ambos camiones quedaron estacionados a un costado del puesto de control.

Rodrigo Galíndez, coordinador regional de la Afinoa, remarcó que ambos vehículos cargaron los cítricos en Mocoretá, y que luego se trasladaron a la planta de empaque de una empresa bonaerense, ubicada en la localidad de Baradero. Desde allí, iniciaron el viaje a Tucumán.

Las autoridades del Senasa explicaron que cuando se interdicta una carga, la empresa tiene 72 horas para presentar la documentación que falta. Pero en este caso, sólo hubo un descargo a los 20 días de la medida, y en el cual no se adjuntaron los datos requeridos.

Galíndez señaló que en Tucumán, y en el NOA , los cítricos están libres de HLB. “La importancia de estos operativos es que impiden que ingrese fruta que proviene del NEA, una zona en la cual se registraron focos de la enfermedad en los cítricos”, subrayó. Además, el directivo señaló que en la provincia hay seis puestos de control fitosanitario, que se suman a los de Salta y de Jujuy. “La idea es trabajar en forma coordinada en la región para prevenir el ingreso del HLB”, concluyó.

Fuente:

Publicidad