3 de junio de 2016 02:21 AM
Imprimir

Se creó Registro Fiscal para operadores de la cadena cárnica

El nuevo registro creado por la AFIP se superpone con otros ya existentes. Desde algunos despachos oficiales lo ven como una pulseada del ente recaudador luego del desembarco en agroindustria del ex Oncca, Marcelo Rossi. Los frigoríficos celebraron la medida, desde CRA mostraron rechazo
La AFIP creó el “Registro Fiscal de Operadores de la Cadena de Producción y Comercialización de Haciendas y Carnes Bovinas y Bubalinas”, con el objetivo enunciado de disminuir la informalidad y evasión en la cadena cárnica bovina. La incorporación al registro es voluntaria para todos los operadores de la cadena, excepto transportistas, y basa su estrategia en base a incentivos a cumplidores y condiciones impositivas más rigurosas para los que no adhieran. La apertura del registro se hizo efectiva este lunes 30 de mayo con la publicación en el boletín oficial de la Resolución 3873/2016.
 
El nuevo registro de AFIP para carnes, en forma similar al ya existente de granos, busca tener un control y registración de todos los actores de la cadena. El mismo apunta a la incorporación de productores de cría, cabañeros, invernadores, feedlots, frigoríficos y mataderos, matarifes, consignatarios, comercializadores de subproductos, y hasta ferias y mercados concentradores, como sería el caso de Liniers. Quedarán solamente exceptuados del registro los transportistas de hacienda.
 
El nuevo sistema, al que se accederá con CUIT por internet vía sistema registral, requiere entre otros requisitos, mantener el domicilio fiscal electrónico actualizado, con el alta en los impuestos y las declaraciones juradas presentadas. En la definición de la norma la AFIP hace la aclaración de que “la solicitud de inclusión en el Registro implica la adhesión voluntaria del responsable al presente régimen”. De esta manera, confirma que se trata de un sistema por el cual premiará a los cumplidores y buenos pagadores de impuestos con ventajas impositivas frente al resto. Algunos elementos, como los pagos a cuenta y retenciones, son evidencia de que a los operadores les podría convenir estar en el registro y no quedar afuera. 
 
Por ejemplo, si la compra se hace vía un consignatario se abonará un pago a cuenta de IVA de 30 pesos por cabeza si se está en el registro, o 40 pesos por cabeza si no está, mientras que anteriormente el pago a cuenta era de 5 pesos por cabeza. Asimismo, no se hará retención de IVA por la venta de hacienda a quien se encuentre en el registro, pero sí se aplicará un 5% a quien no figure registrado.
 
En los distintos apartados de la resolución de AFIP se indica que quienes no tengan una “correcta conducta fiscal” podrán ser suspendidos y luego excluidos, estableciendo cómo serán los procedimientos. Sin embargo, AFIP sostiene que si alguien es suspendido tendrá 60 días para que regularice su situación, como por ejemplo la presentación de una declaración jurada, y será reincorporado de manera inmediata si cumplimenta enseguida.
 
Coexistencia con otros registros
Este registro creado por la AFIP se suma a otros ya existentes como el Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA), o el Registro Nacional Sanitario de Productores Agropecuarios (Renspa) del Senasa. En el gobierno anterior se había estado trabajando para unificar estos dos registros, con la premisa de simplificar los trámites. Ahora, se acaba de agregar un tercero. 
 
Según diversas fuentes consultadas por El Enfiteuta, esta decisión de la AFIP habría sido conciliada con las autoridades de la cartera de Agroindustria. Sin embargo, otras fuentes indican que desde cartera agroindustrial la norma del ente recaudador se interpretó como una pulseada en cuanto al poder de fiscalización -ganada ahora por la AFIP- ante el desembarco de Marcelo Rossi en Agroindustria y sus intenciones de controlar y fiscalizar reasumiendo atribuciones de la ex ONCCA. Sin embargo, más allá de estas internas gubernamentales, la estrategia en sí apunta principalmente contra los operadores marginales de la cadena donde hay niveles de evasión que llegan a 10 mil millones de pesos anuales. 
 
Tampoco se descarta que antes de fin de año, el nuevo registro sea acompañado de otros instrumentos que permitan manejar las operaciones tales como las liquidaciones de compras de hacienda a productores o compraventas de consignatarios de manera electrónica.
 
La normativa
Para inscribirse en el registro son requisitos poseer número de matrícula vigente ante el RUCA (en el caso de operadores que se encuentren obligados), poseer alta en los impuestos al valor agregado (IVA), a las ganancias o en el Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (RS); tener presentadas todas las declaraciones juradas vencidas, correspondientes a los impuestos o regímenes y haber efectuado la registración y aceptación de los datos biométricos.
 
Asimismo se debe acreditar la condición de agente de retención y/o percepción en el impuesto al valor agregado y/o a las ganancias —de corresponder–, no encontrarse incluido en la “Base de Contribuyentes No Confiables” y no tratarse de contribuyentes con procesos judiciales.
 
La permanencia en el Registro estará condicionada a que el contribuyente mantenga una correcta conducta fiscal. Cuando se constate, respecto de un contribuyente inscripto en el “Registro”, la configuración de alguna irregularidad, se dispondrá su inmediata suspensión, o eventualmente exclusión.
 
En cuanto al régimen de percepción se define que los propietarios de establecimientos de faena, los usuarios de esos frigoríficos (matarifes) y los consignatarios de hacienda deberán actuar como agentes de percepción del IVA. Y que los productores que hagan negocios con ellos serán sujetos de distintos descuentos según sea si figuran o no en el nuevo Registro.
 
A modo aclatorio, las condiciones del Título I serán efectivas a partir de los 90 días corridos, contados desde el día de su publicación en el Boletín Oficial, inclusive, y aquellas del Título II a partir de los 60 días corridos, contados desde el día en que resulten de aplicación las disposiciones del Título I, inclusive.
 
Comentarios desde el sector
La creación del registro generó apoyos y críticas. “Si bien es un aumento de la carga de requisitos para la industria, apunta a mejorar a blanquear a la cadena y eso es positivo”, destacó Miguel Schiariti, presidente de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra). Schiariti indicó que pese a los pagos a cuenta “la carga fiscal será la misma y se podrán deducir de IVA y Ganancias”.
 
“El registro tendrá como objetivo realizar una especie de trazabilidad fiscal”, analizó Víctor Tonelli, consultor. En cambio, Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), se opuso a la medida. “Estamos en contra; somos el único sector de la economía que tiene percepciones de impuestos”, dijo Chiesa, que señaló que le mandó una carta a Abad invitándolo a hablar en CRA.
Fuente: El Enfiteuta

Publicidad