6 de junio de 2016 12:58 PM
Imprimir

Trigo y maíz crecen en estimaciones

El Ministerio de Agroindustria de La Nación, a través de la Subsecretaría de Agricultura, a cargo de Luis Urriza, adelantó que para la campaña de trigo 2016/17 se espera un incremento del área sembrada de, aproximadamente, un millón de hectáreas con respecto al ciclo precedente, obteniendo una implantación de 5,3 millones de hectáreas. “Desde que […]

El Ministerio de Agroindustria de La Nación, a través de la Subsecretaría de Agricultura, a cargo de Luis Urriza, adelantó que para la campaña de trigo 2016/17 se espera un incremento del área sembrada de, aproximadamente, un millón de hectáreas con respecto al ciclo precedente, obteniendo una implantación de 5,3 millones de hectáreas.
“Desde que comenzamos la gestión estamos trabajando en medidas que mejoren las condiciones de toda la cadena y posibiliten el crecimiento de este cereal tan importante para las economías del interior del país y para la rotación de cultivos, lo que favorece también el cuidado del medio ambiente”, explicó el subsecretario.
Este aumento del área implicará una inversión de 5.000 millones de pesos más respecto de la campaña pasada para el cereal.
“La rebaja de los derechos de exportación y la eliminación de los cupos de ventas al exterior implican una mejor relación insumo producto entre fertilizante y cereal. Esto impulsaría una campaña de trigo que podrá recuperar niveles de calidad, e implicaría un crecimiento adicional de 700 millones de pesos. El objetivo es que este incremento de valor se logre distribuir a lo largo de toda la cadena, mediante medidas que estimulen una mayor transparencia”, agregó Urriza.

Maíces

Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario hace una evaluación más abarcativa de lo que depara esta campaña y su consecuencia posterior.
Entre neblinas, lloviznas, altísima humedad y nubosidad permanente, el progreso de la siembra está lejos de entrar en ritmo. Las labores cubren un 12% del área planeada. Pero a pesar del retraso, que va dejando fuera de siembra a los ciclos largos, la suba de área se ubica en el rango del 30 a 35% respecto al otoño del 2015. La fertilización será clave esta campaña, tanto para reponer nutrientes como para obtener calidad de grano. Las abundantes lluvias de la campaña pasada dejaron a los suelos con serias deficiencias. Casi en el final, con 96% de avance, la cosecha de soja de primera muestra una leve mejoría en los rindes finales, no así en la calidad obtenida. Los pronósticos indican inestabilidad en aumento para esta jornada y para los próximos días. Recién el lunes 6 de junio, la llegada de aire frío y seco despejaría el ambiente para proseguir la siembra.

El maíz vuelve a las pistas

Crece el entusiasmo por el cereal de verano. Comenzaron las ventas de semillas de maíz y los insumos necesarios para la nueva campaña gruesa. Atrae el precio y sus beneficios en la rotación. A pesar que en el verano se perfila una Niña, las intenciones de aumento de área respecto a la campaña pasada se mantienen firmes en el 30%.

Lento avance de siembra

Solo avanzaron un 8% las sembradoras de trigo en esta semana, cubriendo el 12% del área de trigo. La inestabilidad, presente durante toda la semana, impidió avanzar con más fluidez las labores. Los análisis de suelo dan bajos niveles de nitrógeno, producto del lavado por las lluvias, y también, en los lotes tradicionalmente sojeros, el fósforo es escaso. Las malezas no están generando inconvenientes, pero la humedad es limitante. No hay piso para que pasen las sembradoras, los días pasan y la fecha de los ciclos largos se está pasando. Pese a ello, siguen las ganas latentes por aumentar la cantidad de cuadros de trigo.

Definiendo rindes

Tan solo resta un 4% de la soja de primera por cosechar y los números re rinde se van cerrando. Hay un leve aumento del rinde promedio por los cuadros de zonas que no fueron afectadas, pasando a 36 qq/ha la región. La cosecha de segunda avanza al 93% con rindes de 28 qq/ha. Las semanas fueron pasando sin dar chances de que baje la humedad del grano.

Los maíces que se esperaban y lo que terminaron siendo

Los muy buenos resultados que se esperaban en los maíces de primera, por algunos problemas durante el desarrollo que se evidenciaron en el final, sumado a los problemas que sobrevinieron por el temporal, cayeron en pequeña medida. De los 95 quintales que se esperaban en marzo, la colecta va ajustando los rindes de la región a 93 qq/ha. El de segunda sufrió más los embates, de los 90 que se esperaban alcanzar, ahora se estiman con 83 quintales. Las labores de cosecha en el de primera, señalan un 89% de avance, mientras que los sembrados en diciembre siguen en pie con muchísima humedad en grano

Fuente: Castellanos - Rafaela

Publicidad