9 de junio de 2016 03:39 AM
Imprimir

Cuba : Industria alimentaria presenta ‘elevado deterioro’ que ‘impacta en la producción y su calidad’, admite el Gobierno

La mayor parte de las más de 2.800 fábricas que posee la industria asociada a la producción de alimentos y bebidas en la Isla presentan un elevado deterioro de la infraestructura civil y tecnológica, y deficiencias en el diseño de su estructura que afectan el flujo productivo y limitan la ejecución de inversiones, admitieron autoridades […]

La mayor parte de las más de 2.800 fábricas que posee la industria asociada a la producción de alimentos y bebidas en la Isla presentan un elevado deterioro de la infraestructura civil y tecnológica, y deficiencias en el diseño de su estructura que afectan el flujo productivo y limitan la ejecución de inversiones, admitieron autoridades del sector, citadas por el sitio oficial Cubadebate.

Según Marisleydy Herrera Olmo, directora de Calidad y Tecnología de la Industria Alimentaria, esta situación así como las indisciplinas en los procesos tecnológicos y en el cumplimiento de las normas, de la metrología y el escaso avance en la implantación de los sistemas de gestión impactan en la producción y también en la calidad e inocuidad de los productos que se comercializan.

Herrera Olmo justificó que la industria alimentaria, un sector decisivo para el país, “es económicamente complejo, pues es fundamental garantizar las materias primas e insumos fundamentales para su desarrollo, pero también un amplio conocimiento técnico y científico”.

En el programa Mesa Redonda de la televisión estatal, fueron citados tres problemas fundamentales en el sector. Según los funcionarios invitados, estos son la insuficiente producción en los surtidos para asegurar la demanda de la población y otros mercados, la escasa diversidad de productos y de formatos y la falta de calidad requerida de los que producen.

En este último aspecto incluso admitieron no se trata solo “de la calidad intrínseca del producto o su estabilidad, sino que llegue el producto a la población en el momento que se solicita, sobre todo en los productos cárnicos de la canasta familiar normada, los productos lácteos como el yogurt de soya y el yogurt natural, el pan y el café normado”, citando algunos ejemplos.

La presidenta del Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA), Iris Quiñones Rojas, dijo que la demanda de la población es superior a las producciones actuales y a las capacidades reales que tiene la industria, y que tienen que importar “para poder respaldar los consumos”.

En ese caso se encuentran los cárnicos —manifestó—, de los que se producen más de 200.000 toneladas, pese a que en los últimos años se han experimentado crecimientos.

Sin embargo, “la carne de cerdo por ejemplo, con 80.000 toneladas por el desarrollo que ha tenido el programa porcino, aún requiere importaciones para respaldar los consumos actuales”.

El valor de la carne de cerdo en el mercado actualmente ronda los 24 pesos, aunque sufre algunas subidas en determinadas épocas del año. En diciembre pasado, miles de cubanos intentaban encontrarla al precio que fuera, lo que no pueden permitirse el resto del año. Algunos esperaron hasta última hora por rebajas anunciadas en los mercados estatales.

Los funcionarios señalaron, por otra parte, que la producción de refresco sobre cumple sus planes, pero aun así insuficiente el nivel productivo y las capacidades de las industrias no permiten siquiera incrementar la presencia del producto envasado.

Según la presidenta del GEIA, hay un grupo de problemas subjetivos que pueden solventarse más rápido y otros “objetivos acumulados que también inciden en los resultados de las producciones y que toman un poco más de tiempo”.

“El aprovechamiento de nuestras capacidades industriales instaladas va desde un 48 % en las cervecerías a un 80 % en la industria molinera, y esto ha sido un problema, no solo de infraestructura tecnológica, sino también logística y civil”, añadió.

Fuente: Agromeat

Publicidad