11 de junio de 2016 02:40 AM
Imprimir

Estados Unidos: industria de alimentos pretende reducir la ingesta de sodio

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), preparó una guía preliminar para la industria alimentaria para reducir voluntariamente el sodio en los alimentos procesados y preparados comercialmente.

Esta acción apunta a concientizar a la industria y a los consumidores en reducir el consumo de sodio para prevenir enfermedades vinculadas a la presión e hipertensión arterial, las cuales son una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos.

 

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha realizado un esfuerzo nacional, práctico, gradual y voluntario para la reducción de sodio, por lo cual emitió una guía preliminar abierta a los comentarios del público. La guía propone reducciones factibles en una amplia gama de categorías de alimentos con contenido de sodio en cantidades  altas y moderadas. Se espera que esta guía logre reducciones significativas en el consumo de sodio, al mismo tiempo que proporcione flexibilidad para la industria y más opciones para los consumidores.

 

En EE.UU. la ingesta promedio de sodio es de aproximadamente 3,400 mg al día. Los objetivos propuestos son a corto plazo (dos años) y a largo plazo (10 años) para ayudar a la industria a reducir gradualmente la ingesta de sodio a 2,300 miligramos (mg) al día, el nivel recomendado por los principales expertos y sustentado por extensas evidencias científicas. Los objetivos también están destinados a complementar los esfuerzos ya existentes de muchos fabricantes de alimentos, restaurantes y operaciones de servicio de alimentos para reducir el sodio en los alimentos.

 

Los estadounidenses consumen casi 50% más sodio de lo que la mayoría de los expertos recomiendan. Una de cada tres personas tiene presión arterial alta, la cual se ha relacionado con dietas con alto contenido de sodio y es uno de los principales factores de riesgo que causa enfermedades del corazón y derrames cerebrales. En los afroamericanos este número se eleva a uno de cada dos personas e incluso incluye a uno de cada 10 niños de 8 a 17 años de edad. Es importante resaltar que la mayor parte de la ingesta de sodio proviene de alimentos procesados y preparados.

 

Los estudios científicos que sustentan la relación entre la reducción de sodio y la salud son claros: cuando aumenta la ingesta de sodio, aumenta la presión arterial y la hipertensión arterial es el principal factor de riesgo de las enfermedades del corazón y derrames cerebrales. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades -CDC- han compilado un número de estudios claves, que siguen apoyando los beneficios de la reducción del sodio con el descenso de la presión arterial. En algunos de estos estudios, los investigadores han estimado que la reducción del consumo de sodio en un 40% en los Estados Unidos durante la próxima década podría salvar 500.000 vidas y reducir costos de atención médica en casi USD 100 mil millones.

 

 El 27 de junio de 2016 comienza a regir oficialmente en Chile la ley del nuevo etiquetado de alimentos que establece que todos los productos a la venta deben llevar los rótulos, donde el cambio más relevante y notorio en los envases de alimentos, es un octágono similar a un disco pare, negro con blanco que dirá “Alto en…” y que incluye la firma del Ministerio de Salud, permitiendo al consumidor entender rápidamente cuál es el contenido del alimento y por lo tanto elegir informadamente.

 

Con estos rótulos “Alto en calorías”, “Alto en azúcar”, “Alto en grasas saturadas” y “Alto en sodio” se busca disminuir el consumo de alimentos que por su contenido son perjudiciales para la salud y, con ello, también parar los crecientes índices de sobrepeso y obesidad, sobre todo en los menores de 14 años.

Fuente: Agrimundo – FDA

Publicidad