14 de junio de 2016 17:30 PM
Imprimir

Acidez ideal del aceite usado para mejorar la producción de biodiésel: menos del 2%

Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han averiguado cuándo se consiguen los mejores estándares de calidad y se cumple con la normativa europea con el biodiésel de aceites de fritura usados: cuando la acidez de este no supera el 2%. El trabajo, publicado en la revista científica Fuel, es de gran importancia, ya […]
Científicos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han averiguado cuándo se consiguen los mejores estándares de calidad y se cumple con la normativa europea con el biodiésel de aceites de fritura usados: cuando la acidez de este no supera el 2%. El trabajo, publicado en la revista científica Fuel, es de gran importancia, ya que, aunque el biodiésel fabricado en España utiliza en un 80% aceites vírgenes importados, la principal materia prima española son aceites usados y grasas animales, que en 2015 subieron su aportación.

 

Acidez ideal del aceite usado para mejorar la producción de biodiésel: menos del 2%

 

Según los datos contenidos en las estadísticas de biocarburantes de 2015 publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), España empleó aceites de fritura usados (11,89%) y grasas animales (3,99), para fabricar el 15,88% del biodiésel que salió de las factorías de nuestro país. Esta cifra supera el 14,3% de 2014, según datos también de la CNMC. Esta materia prima se convierte así en la principal de origen español con la que se produce biodiésel, ya que el resto es importada.

El trabajo de caracterización de la calidad de este tipo de biodiésel por parte de la UCM servirá para mejorar esta producción. En un estudio publicado en la revista Fuel, José Aracil, catedrático de Ingeniería Química de la UCM, y su equipo determinan el nivel de acidez a partir del cual el biocarburante obtenido se puede utilizar en vehículos diésel. “Con niveles de acidez por encima del 2% no se puede conseguir un biodiésel que cumpla las especificaciones europeas”, explica Aracil.

Máximo nivel de pureza a 30 grados y 0,8% de concentración del catalizador
Según la información aportada por la UCM, los investigadores determinaron la influencia de la acidez de los aceites usados en el contenido en monoglicérido, diglicérido y triglicérido de los biodiéseles obtenidos, y los compararon con los recogidos en la normativa europea EN 14214. Tuvieron en cuenta el índice de oxidación de los fluidos, es decir, las veces que se han utilizado previamente, ya que “cuanto más se han usado, peor es su calidad, y eso repercute en la pureza del biodiésel”, concluyen.

La UCM confirma que “el máximo nivel de pureza del biocarburante lo consiguieron con temperaturas bajas (de 30 grados) y un 0,8% de concentración del catalizador, sustancia que aumenta la velocidad de una reacción química”. El biodiésel producido en una planta piloto instalada en el laboratorio de Diseño, Optimación y Escalado de Procesos Industriales de la UCM podría utilizarse como combustible para vehículos con motor diésel al cumplir los parámetros que establece la norma comunitaria.

No es el único trabajo de investigación que trata de avanzar en la mejora de la calidad del biodiésel de aceites de fritura usados. El proyecto LIFE Bioseville, coordinado por el Centro Tecnológico Avanzado de Energías Renovables (CTAER), trabaja también en el desarrollo de una tecnología de producción de un nuevo biocombustible a partir de aceites de fritura que sea más competitivo, eficiente y sostenible para su posterior aplicación en flotas de autobuses de Sevilla

 

Fuente:

Publicidad