16 de junio de 2016 13:49 PM
Imprimir

USDA revela incremento en la producción de trigo en EE.UU.

Desde hacía muchos años, no se registraba una suba tan fuerte y sostenida para todo el complejo oleaginoso. Es poco común observar el registro de nueve semanas consecutivas de suba en el mercado de soja en Chicago. El inicio de este “rally” alcista fue consecuencia de la mala situación climática reinante en la Argentina en […]

Desde hacía muchos años, no se registraba una suba tan fuerte y sostenida para todo el complejo oleaginoso. Es poco común observar el registro de nueve semanas consecutivas de suba en el mercado de soja en Chicago.

El inicio de este “rally” alcista fue consecuencia de la mala situación climática reinante en la Argentina en el curso del mes de abril. A partir de allí los fondos de materias primas comenzaron a acaparar posiciones de compra en Chicago, inspirados por la coyuntura climática del país y la posibilidad que se comience a desarrollar en el hemisferio norte el clima caluroso y seco que caracteriza la presencia de la corriente de La Niña.

También ha contribuido al desarrollo de esta tendencia el efecto contagio de otras plazas de commodities, que se encontraban muy deprimidas a comienzos de este año y que experimentaron un fuerte rebote de la mano del petróleo, que generó mejoras importantes en la mayoría de los metales de uso industrial, así como también del resto de las materias primas relacionadas con la energía y los metales preciosos.

En lo que va del año, el mercado de mayor suba porcentual corresponde a la harina de soja de Chicago, que acumula una mejora superior al 50%, seguido por la soja y el combustible de calefacción que aumentaron un 33% y un 27%, respectivamente. Muy cerca le sigue el petróleo, que registra una mejora del 25%.

Entre el resto de los granos que cotizan en Chicago, el maíz acumula una suba de enero a la fecha del 17%, seguido por el aceite de soja que sube un 4% y el trigo, que acumula un 2% de utilidad. Entre las materias primas que lideran las bajas se encuentra la avena, que registra un quebranto del 11%.

El USDA informaba en esta semana, en su informe de estado de los cultivos que el maíz norteamericano recientemente implantado se encuentra en situación “buena a excelente” en un 75%, sin cambios respecto a la semana anterior y un 73% del año pasado a esta fecha.

En soja, el USDA estimó esta semana que los cultivos “buenos a excelentes” llegan al 74%, comparado con 72% de la semana anterior y 67% del año pasado. La siembra de este cultivo ya cubre el 92% del área prevista.

En el último informe del USDA, correspondiente a este mes, se vuelve a incrementar la producción de trigo en los Estados Unidos en un 4%, con una nueva proyección de 56,5 mill./t. Como consecuencia de este crecimiento, las existencias finales crecen en la misma proporción, a 32,6 mill./t.

Globalmente, la producción se incrementa un 0,5%, con una nueva estimación de 730,8 mill./t. Los stocks finales se mantienen con pocos cambios, en 257.8 mill./t.

La producción de nuestro país de la campaña 2016/2017 se mantuvo sin cambios en 14.5 mill./t.

En soja y en maíz, las estimaciones para este país permanecen inalterables en el reporte de este mes, en el que se calcula un área proyectada y un rendimiento de tendencia, sin que exista aún exploración a campo que permita una estimación más precisa.

En maíz, la producción estimada se ubica en 366.5 mill./t., aunque como consecuencia de un recorte en las existencias iniciales, las existencias finales declinan un 6,7% respecto a la proyección del mes de mayo.

Mundialmente, la producción estimada crece muy ligeramente a 1.011,8 mill./t. Como consecuencia de un mayor consumo total, las existencias finales declinan un 1%, a 205,1 mill./t.

Para la Argentina, el USDA confirmó una cosecha de 34 mill./t. para la nueva campaña 2016/2017, aún no iniciada.

Para soja, la producción norteamericana se mantuvo en 103.4 mill./t. Acá también se registra una merma del 7,5% en las existencias iniciales, cifra que sumada a una mayor demanda total genera una caída en los stocks finales de esta campaña 2016/2017 del 15%, con una nueva proyección de 7.08 mill./t.

En el contexto mundial, la producción declina ligeramente a 323.7 mill./t. Como consecuencia de menores existencias iniciales, los stocks finales al concluir el ciclo caen un 2,8%, a 66,3 mill./tons.

Para la Argentina, el USDA estimó que en el próximo ciclo agrícola se alcanzará una producción de 57 mill./t. También se mantuvo la proyección brasileña en 103 mill./t, así como también la proyección de las importaciones chinas en 87 mill./toneladas.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad