21 de junio de 2016 09:45 AM
Imprimir

La flota fresquera advierte pérdida de competitividad

Las medidas adoptadas por el nuevo gobierno –baja a cero de retenciones, sinceramiento del tipo de cambio y la salida del cepo– fueron satisfactorias para la industria pesquera. Pero a seis meses del cambio de variables, la inflación y el aumento de los costos de producción licuaron los beneficios. Este es el pensamiento de los […]

Las medidas adoptadas por el nuevo gobierno –baja a cero de retenciones, sinceramiento del tipo de cambio y la salida del cepo– fueron satisfactorias para la industria pesquera. Pero a seis meses del cambio de variables, la inflación y el aumento de los costos de producción licuaron los beneficios.

Este es el pensamiento de los empresarios nucleados en la Cámara de Armadores de Buques Fresqueros de Altura, que a través de un comunicado advirtieron que el sector sufre una pérdida de la competitividad.

“Las causas de la pérdida de competitividad en el sector pesquero superan el tema cambiario”, reconoce Diego García Luchetti. El Presidente de la Cámara firma el texto enviado a las autoridades y al cual tuvo acceso REVISTA PUERTO.

Este martes en la sede de la Delegación del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, el titular de la cartera provincial, Marcelo Villegas, y el de Agroindustria, Leonardo Sarquis, encabezarán una reunión técnica de la que tomarán parte representantes de todas las cámaras empresarias y dirigentes gremiales con el fin de avanzar en una agenda que permita superar problemas del sector.

Los armadores de buques fresqueros distinguen la suba en el precio del combustible como uno de los factores que impactan en la rentabilidad. “El diesel argentino está a 1,15 dólares por litro. Internamente repercute fuertísimo en el aprovisionamiento de los barcos pesqueros. El gasoil lleva un incremento acumulado del 25% en lo que va del año”, señala el texto.

El precio del pescado entero en muelle se ha mostrado oscilante en estos primeros 170 días del año. La merluza ha tocado los $18 en vísperas de Semana Santa, se desmoronó a $9 cuando apareció al norte y la última semana se pagó entre $11 y $12. “Es muy variable”, contó un armador. “Si entran muchos barcos no la quiere nadie y antes de venderla a $8, tenés que descargarla en dos veces”, especificó.

“Los números de los barcos no cierran de ninguna manera”, subraya García Luchetti, que destaca los acuerdos paritarios con marinería y oficiales de a bordo, y estibadores, que parten del 30%. “La cobertura de las ART para todas sus ramas y variables del sector pesquero implican un sobrecosto salarial del 20%. Si le agregamos el alto nivel de ausentismo, en el trabajo en tierra la competitividad no existe”, remarca el Presidente de la Cámara.

En el puerto de Mar del Plata suman unos 300 barcos fresqueros. El directivo cree que entre un 30 y 35% están amarrados a muelle sin operar por problemas operativos o porque no pueden hacer frente a los costos de reparaciones.

A la mesa de trabajo con los ministros bonaerenses llevarán también un planteo impositivo. “La presión tributaria asfixiante tampoco ayuda”, señala el documento. “El sistema impositivo se fue deformando con el paso de los años y hoy es, lamentablemente, anticompetitivo para el productor local”, revelan desde la Cámara.

Para los armadores fresqueros la solución no pasa solo por subir el tipo de cambio porque hay un rápido proceso de traslado a precios y costos como ha ocurrido en estos meses.

“Se deben imperiosamente revisar todos los sobrecostos laborales, el costo de combustible para los barcos pesqueros, costos de logística, el sistema tributario, los costos financieros, prefinanciación de exportaciones, reintegros por exportación, devoluciones de IVA en tiempo real”, enumeraron.

Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad