22 de junio de 2016 12:46 PM
Imprimir

Marketing climático: Asagir asegura que en una campaña “Niña” conviene sembrar girasol porque el cultivo se aguanta la escasez de lluvias

Comunicado oficial de la entidad.

“Las perspectivas de año Niña potencian aún más el interés por el cultivo. Se sabe que frente a ciclos con escasez de lluvia la oleaginosa mejora su competitividad productiva”.

Así lo indicó hoy un comunicado difundido por la Asociación Argentina de Girasol para promocionar la siembra del cultivo en la próxima campaña gruesa 2016/17.

“La quita de las retenciones, que eran del 32% para el grano y del 30% para el aceite, le ha sacado una mochila muy pesada a la producción de girasol; mientras que en la última campaña, al momento de la siembra, la tonelada cotizaba en 180 u$s/tonelada, hoy estamos en el orden de los 300 u$s/tonelada”, indicó el presidente de Asagir Luis Arias (quien representa a la producción en la cadena de la oleaginosa).

“Hoy tenemos un girasol disponible de más de 300 u$s/tonelada al que además se le debe agregar una bonificación por contenido de aceite que en el promedio del país alcanza el 11%, es decir, otros 33 dólares por tonelada que se suman al precio del girasol”, añadió.

El repunte del precio del girasol se generó este año a partir de la posibilidad de volver a exportar semilla de girasol (operación que era económicamente inviable con un derecho de exportación del 32%).

Mientras que en todo el año 2015 se registraron ventas externas de semilla de girasol a granel por 2110 toneladas, en lo que va de 2016 esas operaciones ya suman más de 268.000 toneladas (en mayo pasado se declararon unas 98.000 toneladas a un FOB promedio ponderado de 377,9 u$s/tonelada) (ver planilla).

El principal obstáculo para el desarrollo del girasol en la Argentina es que uno de los principales importadores mundiales del aceite de esa oleaginosa –la Unión Europea– aplica una barrera para arancelaria contra el producto local (una tolerancia de 0,01 parte por millón –que en la práctica equivale a cero– del insecticida Diclorvós).

En el último año los diferenciales de precios FOB entre aceite de girasol convencional versus alto oleico se licuó de manera significativa a partir de una sobreoferta de la especialidad agrícola en función de la demanda efectiva disponible.

En lo que va del presente año se declararon exportaciones argentinas de girasol convencional en bruto por casi 285.000 toneladas con valores FOB en las últimas semanas oscilan entre 726 y 879 u$s/tonelada, mientras que las colocaciones registradas de aceite de girasol alto oleico en bruto fueron de unas 70.000 toneladas con precios FOB en un rango de 785 y 1074 u$s/tonelada para el producto convencional y de 1556 u$s/tonelada para el orgánico certificado (ver planilla).

Fuente: Valor Soja

Publicidad