25 de junio de 2016 23:51 PM
Imprimir

En Mendoza temen que el agro reduzca sus exportaciones por el efecto Brexit

El 19% de los envíos al exterior de Mendoza va a la UE. Dentro del bloque, Gran Bretaña es el primer comprador de productos locales. El vino embotellado, el más afectado.

La decisión de Gran Bretaña de salir de la Unión Europea se ha llevado puesto todo lo que encontró en su camino: las bolsas más importantes del mundo se desmoronaron, la libra esterlina cayó 10% y el dólar en Argentina cotizó en  $ 15. Mendoza no es ajena al impacto de esta situación mundial que terminará afectando las exportaciones de vino embotellado, cerezas y ajos, entre otros productos.

De hecho, la noticia cae como un balde de agua fría para los exportadores de vino embotellado argentino. Es que, según datos de Caucasia Wine Thinking, Argentina creció en valor y volumen 25% sólo en Gran Bretaña, el tercer mercado para los vinos del país, mientras que en el resto de los 10 destinos más importantes para ese producto cayó en volumen y valor.

Un informe de la Fundación Ideal indicó que “la UE y Gran Bretaña se han convertido en socios comerciales muy importantes para Mendoza. Las ventas de Mendoza (en dólares) a la UE en 2015 representaron el 19% de las exportaciones totales de la Provincia, situando a la UE como el segundo gran socio comercial de Mendoza, sólo por detrás de Estados Unidos. Dentro de la UE, el principal comprador de Mendoza es, precisamente, Gran Bretaña, quien absorbe 28% de las exportaciones dirigidas a ese bloque”.

Los productos que más vende Mendoza a Gran Bretaña son: vino varietal fraccionado (76%), vino varietal a granel (21%), vino no varietal fraccionado (1%), ferroaleaciones (1%), cerezas frescas (0,3%) y otros (0,8%). Es decir, el 98% de lo que nos compra Gran Bretaña es vino.

Los analistas aseguran que en el corto plazo habrá que estudiar cómo se comportan los mercados, es decir, si la volatilidad financiera se mantiene y cómo se comporta la cotización de la libra esterlina. Pero sin dudas, una eventual retracción de la economía de ese país afectará directamente los envíos de los agroexportadores provinciales.

“Hay una tendencia a la baja, pero lo que tenemos que ver es cómo se afectará la economía real. Estimo que el crecimiento de la economía de Gran Bretaña se detendrá. Además de eso hay que analizar cómo evoluciona el valor de libra esterlina: en la medida en que pierda fortaleza, Argentina se vuelve más cara y perdemos competitividad. Igual no creo que haya que ser apocalíptico. Hay que esperar cómo evoluciona todo en las próximas semanas, meses”, sostuvo Rodrigo González, economista de la Fundación Ideal.

 

 

Expectativas en baja

El año pasado, desde Mendoza se enviaron productos agrícolas por 72 millones de dólares -según datos de Ideal- a Gran Bretaña, resultado que podría verse afectado por este nuevo escenario comercial y político.

Los empresarios locales también están preocupados por cómo se verá perjudicada la industria vitivinícola en los próximos meses.

“Creo que el Brexit ha resultado el impacto más grande que hubo en Occidente desde la creación de la Unión Europea y tengo serias dudas acerca del impacto que puede causar esto en el resto de la UE. Esto podría llegar a ser el comienzo de un lento deterioro del resto del bloque. Hay que ver de cerca dos países que son Holanda y Dinamarca, aliados importantes de la UE y la mala situación económica que estaban atravesando países como Grecia y los más recientes incorporados”, analizó Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina.

Agregó: “Por otro lado, el resultado ha sido demasiado estrecho, lo que muestra claramente la división de la sociedad británica, ya no sólo de conservadores y liberales, sino de jóvenes y viejos, etc. En lo que respecta a las exportaciones, no veo grandes cambios en lo inmediato, más allá de que los vinos argentinos han tenido un desempeño notable en los últimos dos años, nuestros principales consumidores son millenials que, a su vez, estaban más a favor del remain. La clave será si este paso fortalece a la libra, lo que generará una oportunidad para nosotros aunque también para la Zona Euro y los tradicionales proveedores como Francia, Italia y España”.

 

 

Aranceles en escena

El cambio en la posición arancelaria de los productos que exporta Argentina también genera dudas. En la actualidad, los productos que exporta Mendoza tributan un arancel común al ingresar a la UE. “Los aranceles, calculados como un porcentaje equivalente ad valorem, alcanzan 4,4% en el caso del vino embotellado; 8,8% en el vino a granel”, estimaron desde Ideal.

Ahora se plantean incertidumbres sobre cómo negociará Gran Bretaña con el resto del mundo sus posiciones arancelarias. En este sentido, queda la duda sobre cómo se comportará con los actuales miembros de la UE, cómo lo hará con aquellos con los que la UE tiene trato preferencial y cómo lo hará con el resto de países que forman parte de la Organización Mundial de Comercio, entre los que está Argentina.

“El primer impacto que veo es que la caída de la libra esterlina, moneda en la cual exportamos, cayó respecto al dólar americano. Esto implica una reducción en nuestra exportación a dicho mercado en términos de dólares. O sea, recibiremos menos pesos. Puede haber una disminución en el consumo de vinos por temor al futuro entre los consumidores. Habrá que ver. Otras conclusiones son apresuradas porque hay que ver cómo evoluciona”, sostuvo Gastón Pérez Izquierdo, CEO de Catena Zapata.

Por su parte, José Manuel Ortega, CEO del grupo O. Fournier, que tiene bodegas en Argentina, Chile y España, indicó: “Creo que dependerá de cómo se desarrolla la situación económica de Inglaterra y -sobre todo- de la evolución de la libra esterlina contra el dólar. Si sigue deprimida, eso hará que los vinos argentinos pierdan competitividad. Del lado bueno, otros países también tendrán ese problema.

Habrá que ver también el efecto en el Euro y en las economías europeas”. Y continuó: “No soy tan pesimista como mucha gente, sobre todo con las exportaciones de vino. Inglaterra siempre fue muy independiente del resto de Europa”.

 

 

Ajeros a la expectativa

Aunque en menor medida porque su principal mercado es Brasil, el año pasado la industria del ajo también tuvo participación mínima en las exportaciones a este destino.

Guillermo San Martín, gerente de la Asociación de Empacadores y Exportadores de Ajos, Cebollas y Afines de Mendoza (Asocam), sostuvo que “es muy temprano para ver cómo nos va a afectar. Quizás en el largo plazo es conveniente para Argentina ya que en una negociación entre los dos países se puede lograr una mejor posición arancelaria, ya sea Argentina-Gran Bretaña o Mercosur-Gran Bretaña”.

En tanto, Adolfo Trípodi, presidente de la FEM, desestimó el impacto que pueda producirse, por ahora, en los productos locales.

 

 

Impacto en las cuentas provinciales

El gobernador Alfredo Cornejo se mostró ayer preocupado por los posibles coletazos del Brexit en las magras cuentas de la provincia. Cabe recordar que tras la colocación en mayo del Bono Mendoza 23 por 500 millones de dólares, la deuda total de la provincia asciende a 1.500 millones de dólares, atados a la cotización de esa moneda, el día de pago.

“Las consecuencias de esta decisión van a ser negativas para Mendoza en el corto plazo. La primera reacción es que va a subir el dólar y en este punto no nos favorece. Además, vamos a ver un cimbronazo en la tasa de interés, aunque eso, por ahora, nos afecta porque nosotros ya tomamos deuda. También, levemente, hay un aumento de los commodities, y si eso se consolida es bueno; si no, también será una dificultad”, admitió Cornejo.

Por su parte, Fernando Urdaniz, gerente de ProMendoza, estimó que, “en principio, si la economía de Gran Bretaña se resiente o si se cae la cotización de la libra, habrá que estar atentos a ver qué pasa. En principio, desde ProMendoza no lo vemos como algo preocupante sino como algo de lo que hay que ocuparse”.

Fuente: MDZ

Publicidad