26 de junio de 2016 12:57 PM
Imprimir

Las cooperativas vitivinícolas salen a competir en todo el mundo

Fecovita invierte US$50 millones y busca, junto a un socio francés, convertirse en el tercer grupo vitivinícola del mundo.

El 60% de la producción mundial de vinos está en manos de cooperativas; sin embargo, al hablar de distribución y comercialización, ese porcentaje baja al 10%. Queremos cambiar esa situación, además, con marcas propias. Y lo vamos a hacer como sabemos, con asociaciones con otras cooperativas del mundo”, disparó Eduardo Sancho, presidente de la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Fecovita).

Aunque poco conocida por el público, Fecovita tiene, a través de sus productos (consumo masivo, línea bodegas y alta gama), más del 30% del mercado local de vinos. Agrupa a 29 cooperativas de Mendoza, San Juan, Salta y Catamarca. Son 5.000 productores que trabajan en más de 25.000 hectáreas, además de la uva que compran a terceros. Tiene cuatro centros de producción en Mendoza y uno en San Juan, posee 12 centros de comercialización y recientemente pusieron en marcha inversiones por US$50 millones en dos años para ampliar la producción y la capacidad de vasija en 80 millones de litros, mediante la compra de una bodega, la adquisición de más viñedos y la importación de una unidad de embotellado de última generación.

Todo el vino que elabora Fecovita también es distribuido y comercializado por la entidad. “Generamos una economía de escala, que no es concentración económica, que facilita la llegada de la producción al consumidor. Por eso, además, podemos ofrecer mejores precios a nuestros productores asociados”.

“Para mantener y aumentar nuestra presencia en el país y crecer en el mercado internacional, tomamos algunas decisiones importantes”, asegura Sancho. Explica que crearon cuatro unidades de negocios: Masivos, que agrupa a los productos de consumo masivo, básicamente las marcas en TetraBrick (Toro, Resero, Zumuva, entre otros); Mostos, que opera a través de la marca Concentrados Fecovita; Graneles, que comercializa vino a granel, y la unidad Bodegas, que agrupa a las marcas del segmento medio y medio alto como Estancia Mendoza, Canciller y Dilema. Dentro de esta unidad se encuentra la línea Alta Gama con la marca Los Helechos, elaborado con la enología de Angel Mendoza.

También se decidió la compra de una distribuidora en los Estados Unidos y “abrimos una oficina comercial en San Pablo, junto a nuestros socios franceses, porque pensamos que a pesar del escenario actual, Brasil será un gran mercado para nosotros”, dijo Sancho.

Aunque ya exportan sus vinos y mostos a 27 países del mundo, buscan ampliar su participación en el mercado global. “Nos aliamos con cooperativas internacionales. Tenemos acuerdos con entidades francesas, catalanas, italianas, brasileñas y chilenas”, expresó Sancho. La apuesta mayor es la “alianza estratégica” con la cooperativa francesa Vinadeis, con la que ya abrieron una oficina comercial conjunta en Shanghai. “En 2015, nosotros comercializamos 273 millones de vino y el grupo Vinadeis vendió 250 millones. Unidos seremos una empresa de 523 millones de vinos, lo que nos pondría en el tercer lugar entre los mayores grupos vitivinícolas del mundo, después de E&J Gallo Winery y Constellation Brands”, se entusiasma Sancho.

El dirigente asegura que “tenemos que sumarnos a los cambios en el mercado. El consumo está bajando en los tradicionales países vitivinícolas y crece en nuevas regiones. Hay que estar atentos a las tendencias que se están generando. Crear sinergias comerciales en los diferentes mercados internacionales y cooperación técnica para conocer y aplicar las mejores prácticas en vides, el riego y todas las alternativas del producto”.

Fuente: Clarin

Publicidad