4 de octubre de 2016 11:19 AM
Imprimir

La lisina: aminoácido indispensable

Una ración preinicial de cerdos debe tener, por lo menos, 1,4 % de lisina si se quiere tener un buen arranque con los animales.

Artículo del Dr. P. M. Gibert, Paraguay, originalmente publicado en ABC Color, Paraguay en agosto de 2016.

En producción animal, la alimentación representa más del 60 % del costo, dependiendo de la especie. Pero en todos los casos hay que satisfacer los requerimientos nutricionales y, en eso, los aminoácidos juegan un papel muy importante, sobre todo los denominados esenciales; es decir, aquellos que el animal debe ingerir con los alimentos y no los puede producir por sí mismo en cantidad suficiente. Entre ellos encontramos a la lisina, muy abundante en la proteína animal, pero poco presente en los granos. Las proteínas de origen vegetal, como la soja, son ricas en lisina.

El productor debe tener en cuenta que el requerimiento nutricional de los animales depende de la especie, la edad, el sexo, la línea o raza, el estado productivo, la salud, el ambiente, y el requerimiento y destino comercial. Es por eso que se debe tener en cuenta que, a mayor precocidad y rendimiento, hay mayor demanda de la calidad de los alimentos.

La buena selección y mejor producción hacen cada vez más exigente la atención en los requerimientos de los animales, debido a que las mejoras genéticas avanzan a paso agigantado y las limitaciones de las materias primas son cada vez mayores, en particular si no se tienen en cuenta el cuidado de los suelos y las condiciones ambientales cambiantes. A lo anterior hay que sumarle la oferta de forraje que hay en cada zona, ya que varía con el cambio climático.

En nuestro medio, la avicultura y producción porcina están muy avanzadas, y son las especies que más asistencia alimentaria requieren, sobre todo en la calidad de las proteínas. En la producción de rumiantes, tanto en carne como en leche o lana, las limitantes son menores, pero es necesario satisfacerlas, en particular cuando se trabaja con animales precoces o de alta producción, por la necesidad de optimizar el funcionamiento del rumen.

Importancia de la lisina en la cría de cerdos

En la cría de cerdos, si no se presta atención a los requerimientos de la raza, muchas veces, se fracasa y no llegan a los seis meses con 100 kg; siendo, a la vez, muy alta la mortandad de lechones.

Una ración preinicial de cerdos debe tener, por lo menos, 1,4 % de lisina si se quiere tener un buen arranque con los animales. La temperatura ambiente juega un papel fundamental en el balance dietético de estos. Así, a mayor calor, mayor es el requerimiento de proteínas de alto valor biológico y, en especial, de lisina.

Esto no se consigue con los ingredientes vegetales que utilizamos en nuestro país para la formulación de alimentos balanceados. Recordemos que en nuestras granjas no se utiliza proteína animal.

En estos casos siempre es indispensable contar con una premezcla especial en la que se haya incluido la lisina sola, o agregada en forma sintética o comercial, como Monoclorhidrato de L-Lisina, la cual se obtiene mediante la fermentación por medio de microorganismos o por acción enzimático-química.

Lo recomendable es que la incorporación al balanceado en el momento de la mezcla sea con una pequeña cantidad de afrecho y lejos de la suplementación de sal. Siempre debe estar bien balanceada, para disminuir la cantidad de proteína ofrecida y, de esa forma, abaratar el costo de producción.

El productor pequeño debe prestar atención cuando adquiere una ración. Tiene que leer lo que dice en el rótulo de las bolsas de alimentos balanceados, en el que debe estar expresado el mínimo de aminoácidos contenidos, de tal manera que pueda saber qué está ofreciendo a sus animales y si va con el requerimiento de estos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Sitio Porcino

Publicidad