14 de octubre de 2016 14:07 PM
Imprimir

Se activa el mercado inmobiliario rural y esperan alza en precios

LOS COLETAZOS DEL BLANQUEO SE SENTIRÁN DURANTE EL PRIMER SEMESTRE DEL AÑO QUE VIENE - Desde septiembre comenzó a vislumbrarse una mejora; sin embargo, el sector apuesta fuerte a 2017. Mientras, continúa la puja de precios entre lo que están dispuestos a pagar los compradores y los aumentos que ya instalaron los vendedores

En el último trimestre del año el mercado inmobiliario rural comenzó a ver signos de recuperación. Es que como consecuencia del combo créditos hipotecarios- sinceramiento fiscal y el quite de retenciones el valor de las hectáreas comenzó a reacomodarse. Además, ya desde agosto el negocio se muestra más activo, con la esperanza de que durante 2017 se llegue a los resultados tan esperados.

En la zona núcleo, que comprende el área sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires, oscilan entre los u$s14.000 a u$s18.000 por hectárea, seguida por Córdoba y el norte de Santa Fe, con valores que llegan a los u$s20.000 por hectárea. Se trata de los precios más elevados ya que son las zonas más rentables. Lo cierto es que en el primer semestre del año las transacciones fueron muy pocas como consecuencia de la existencia de una gran brecha entre los precios que establecen los vendedores y lo que están dispuestos a pagar los compradores. Recién ahora las operaciones comenzaron a crecer, aunque de forma muy moderada, por lo que se espera que los valores, tras estar contenidos durante este año, sufran un alza de entre el 10% y 15% para 2017.

“El mercado está un poco más activo y esto se debe a que ha cambiado la expectativa y el ánimo de los compradores. Finalmente en este último trimestre del año comenzó la reactivación tan esperada”, explicó al diario Ámbito Financiero Mariano Maurette, presidente de la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR). Una reactivación demorada ya que desde el sector esperaban que se diera a principio de año entre marzo y abril y parece llegar recién un semestre después.

 

VARIACIÓN DE LOS PRECIOS

Durante todo 2016 se vivió una verdadera puja entre los compradores y los vendedores. El cambio de Gobierno, la unificación del tipo de cambio y el quite de las retenciones en el maíz, el trigo y la carne junto a la baja del 5% en el caso de la soja generaron un clima positivo. De esta forma pocos propietarios estaban dispuestos a vender, ante este nuevo escenario, sus campos a los precios que se manejaron durante todo 2015, pero los compradores no estaban dispuestos a pagar los nuevos valores.

“Esa puja en la mayoría de los casos la termina ganando el comprador, ya que la mayoría de las transacciones que se cerraron durante todo 2016 fueron a precios similares a los de 2015”, agregó Maurette. Desde la CAIR buscan que se mantengan los valores estables y prudentes para de esta forma incentivar de una vez por todas al mercado inmobiliario. Pero son muchos los propietarios que buscan vender sus terrenos por encima del valor del mercado. “La situación es compleja ya que los vendedores pretenden instalar una suba del 10% al 15% adelantándose a las perspectivas favorables que se darían en un futuro próximo. Por lo contrario, la mayoría de los interesados no quieren convalidar esta situación”, explicó a este diario Agustín de Elizalde, de la inmobiliaria rural Elizalde Garrahan

Desde el sector inmobiliario urbano sostienen que son los grandes beneficiados dentro del rubro: “Los campos han aumentado muchísimo sus valores porque son una de las industrias más favorecidas por las decisiones del Gobierno”, sostuvo, por su parte, Alejandro Benazzar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA). “El sinceramiento fiscal generó mucha expectativa y entusiasmo. El primero en reaccionar fue el campo, revalorizando los precios”, agregó Benazzar.

La excepción en cuanto al valor de los precios se debió a la zona que se tome como referencia. En el caso del sur de Santa Fe, que fue fuertemente afectado por las inundaciones de principio de año, los precios bajaron en relación con el año anterior. La misma suerte tuvieron los arrendamientos. “En la zona del centro y sur de Santa Fe se vio muy afectada por el factor climático, por lo que los alquileres bajaron sus precios”, explicó María Eugenia Albrecht, de La Herradura, Inmobiliaria Rural.

 

BLANQUEO Y CRÉDITOS

El lanzamiento de las diferentes líneas de hipotecas y el sinceramiento fiscal que desarrolló el Gobierno de Mauricio Macri generó expectativa y un cambio de ánimo en el mercado inmobiliario rural. “El blanqueo beneficia al sistema financiero y sin lugar a dudas va a repercutir en la compra de campos, pero claro que ese proceso va a ser lento. Creemos que los resultados se van a comenzar a ver recién a mediados del año que viene”, indicó Maurette.

Lo cierto es que las inmobiliarias por ahora no han visto mover la aguja de sus operaciones por el blanqueo “no hemos tenido ninguna repercusión real”, pero son positivos de que a principios del año que vienen se comenzarán a ver los cambios. Diferente es la realidad de los créditos hipotecarios que no mueven el termómetro y no apuestan a que tenga repercusión tampoco en 2017. “No inciden hoy por hoy, es una asignatura pendiente para nuestra industria”, sostuvo Maurette. “A nivel créditos ni blanqueo tuvimos números en alza; no sentimos que haya influenciado por el momento”, agregó, por último, Albrecht.

 

LO QUE SE VIENE

“Luego de varios años sufriendo medidas políticas y económicas, climáticas y de mercado externo, el sector rural se enfrenta a un nuevo paradigma con perspectiva a 2017. Podemos decir que se atraviesa el último semestre del año en modo “expectativa”, explicaron desde la consultora Serinco, quienes relevaron los valores de la hectárea a lo largo de todo el país. Desde CAIR parecen más esperanzados y aseguran que habrá un boom a mediados del año que viene.”Vamos a depender de los precios de los granos y de los commodities. Además hay que tener en cuenta la inflación; si esos números son buenos, la inflación tiene que bajar y de forma inmediata se recupera el mercado”, concluyó Maurette.

Sin dudas, todos los corredores inmobiliarios consultados están esperanzados en que el año que viene los números se reactiven de forma más marcada, pero coinciden en que dependerá del contexto del país. “Consideramos que va a depender mucho de varias variables, fundamentalmente de la situación general del país, ya que el entusiasmo existe, pero se está esperando que se consoliden situaciones más concretas”, concluyó de Elizalde. La esperanza parece estar puesta en el blanqueo de capitales, aunque los resultados se verán recién en 2017.

Además, todos los especialistas coinciden en que el último trimestre del año es la oportunidad para invertir en la compra de campos ya que se estima que los precios suban de manera aún más marcada en 2017.

 

EL VALOR DE LA HECTÁREA

Diagramar un mapa de la Argentina con los precios de la hectárea a lo largo y ancho del país no es una tarea sencilla. Desde la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales no cuentan con esa información, y las empresas privadas que trabajan con dichos informes suelen ser muy celosas de brindar esos datos. Lo cierto es que la disparidad de precios sorprende.

Según el informe de Serinco, elaborado especialmente para el diario Ámbito Financiero, mientras la zona núcleo presenta los números más altos, por tratarse de la zona más productiva, La Patagonia este cuenta con los valores más económicos con precios que van desde los u$s20 a u$s200 por hectárea. Le sigue el Oeste pampeano en done el piso es de u$s50 y escala hasta los u$s5.000 y por último la Patagonia cordillerana con un piso de u$s300 con valores que llegan hasta los u$s4.000

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad