15 de octubre de 2016 03:39 AM
Imprimir

Navega el primer contenedor de vinos calingastinos a Alemania

La bodega Alta Bonanza de los Andes remitió 9.820 botellas de vinos de cuatro varietales producidos, elaborados y fraccionados en Sorocayense para el mercado germano.

Con 1.550 metros sobre el nivel del mar, Sorocayense se ha convertido en uno de los 5 parajes vitivinícolas más altos del planeta y con ello, la calidad de sus vinos ha ganado prestigio internacional.

De hecho, el Instituto Nacional de Vitivinicultura ha reconocido las Indicaciones Geográficas ‘Valle de Calingasta’ y ‘Barreal’, por lo que sus vinos pueden llevar desde ahora estos nombres en sus etiquetas

Esta semana Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO acompañó la carga y exportación del primer contenedor completo para Alemania, de una carta de importantes varietales producidos y elaborados en este oasis cordillerano.

Se trata de la bodega Alta Bonanza de los Andes, propiedad del matrimonio de geólogos alemanes Astrid y Gerard Haase.

Durante la visita su enólogo, el licenciado Juan Patricio Vilanova, relató que ‘por una cuestión logística, de menores costos y tiempos aduaneros y operativa del departamento Calingasta, las cajas de vinos se enviaron en camión al puerto de Buenos Aires, donde fue consolidado el contenedor de 20 pies y se realizó aduana en el depósito fiscal porteño esta semana’.

‘Fueron 10 pallets con 9.820 botellas de 750 centímetros cúbicos -unos 7.400 litros de vino- con la etiqueta tradicional de los vinos jóvenes frutados y la etiqueta de Gusto Noble, línea intermedia de nuestro proyecto que es el Malbec Roble’, relató Vilanova.

Los varietales exportados fueron Malbec, Torrontés Sanjuanino, un blend de Cabernet Sauvgnon-Syrah. Todo un abanico de la oferta enológica calingastina, ‘producida lo más amigablemente con el medio ambiente y la ecología que se pueda’.

‘Nosotros elaboramos todos los vinos en Sorocayense y para ello tenemos plantadas tres hectáreas con todos estas variedades más Bonarda. Pero además elaboramos vinos con uvas de terceros y también a maquila, con lo cual, luego también hacemos cortes de vinos cuando la demanda lo requiere’.

Agregó: ‘Nosotros hemos transformado además esta pequeña bodega boutique en un pequeño laboratorio enológico, donde podemos determinar y apreciar los perfiles y el comportamiento enológico de las diferentes variedades de uva en este departamento’.

Gusto alemán

Consultado por el tipo de vinos demandados por los paladares germanos, Vilanova destacó: ‘Les llaman la atención los vinos jóvenes de nuestra provincia, recién elaborados, porque ellos están acostumbrados a los vinos con más de tres años de guarda. Allá las uvas se cultivan en climas fríos -paralelo 52- y esto dificulta la madurez polifenólica. Por ello a los vinos hay que esperarlos de 3 a 5 años, a fin de que los taninos se vayan redondeando por un proceso químico natural -para que sean agradables al paladar-. Por eso los vinos son duros’.

Según explicó, ‘las cadenas cortas de taninos tienen cargas negativas expuestas, que al combinarse con la saliva y por una enzima que se llama ptialina, coagulan como proteína y precipitan perdiendo el poder lubricante entre la lengua y el paladar. En cambio cuando pasa el tiempo las moléculas de taninos se van polimerizando o se van condensando según la reacción que ocurre, se forman moléculas más grandes donde las cargas eléctricas negativas se van quedando ocluidas. Por lo tanto cuando lo toman no hay esa reacción tan violenta a la boca’.

Operatoria aduanera

Según comentara el enólogo Vilanova, ‘el municipio a cargo de Jorge Castañeda a través del Área de la Producción a cargo de Marisol Sánchez, colaboró prestando el autoelevador para la carga del camión, siempre disponible para acompañar a los productores’.

Pero lo cierto es que cargar el contenedor en Sorocayense es muy difícil y caro coordinar bien los tiempos logísticos de la operación con mucha exactitud. Se debe traer el contenedor vacío. Trasladar el inspector de Aduana con sus viáticos correspondientes y coordinar bien, porque luego de las dos horas cobran horas extras y también el transportista cobra la estadía del contenedor. Es decir, exige una logística tremenda, casi imposible, por ello se decidió enviar la mercadería a Buenos Aires y consolidar allá, el 27 de septiembre pasado, para abaratar costos; de donde finalmente zarpó el contenedor de 20 pies rumbo a Alemania.

Según comentara Vilanova, ‘es la exportación número 6 a Alemania y la primera vez en llenar un contenedor’.

Comentó que ‘Alta Bonanza consolida Alemania y se abre Lituania con este envío, el número seis al mercado alemán, pero los anteriores sólo fueron pequeños envíos. Nuestros vinos se beben también en Austria, Canadá y los Emiratos Arabes Unidos’.

Agregó: ‘Estamos en conversaciones muy avanzadas con importadores del Estado de Houston en los Estados Unidos, gracias a la participaciones de nuestro establecimiento en las misiones comerciales de San Juan en el 2014 y 2015 en acciones conjuntas entre el Gobierno de San Juan La Agencia de Inversiones San Juan y el CFI’.

Lo pequeño

‘Para un enólogo este tipo de pequeños proyectos enológicos causan muchas satisfacciones porque el trabajo es codo a codo con el bodeguero y todos los logros tienen el sabor del esfuerzo y la creatividad personal’, indicó Vilanova agregando, ‘esto es más difícil de apreciar en las grandes bodegas donde muchas veces el rol del enólogo está mucho más acotado y depende sobre todo de las decisiones personales por parte del empresario’, indicó finalmente Vilanova.

Para concluir, vale pena destacar las palabras del intendente calingastino Jorge Castañeda: ‘En Calingasta está creciendo la viticultura, solo Cordillera Nevada ha reconvertido unas 15 hectáreas de manzanos por viñedos y hay otro proyectos, ambos en La Puntilla, cerca del puente de Sorocoyanse y al oeste del Río San Juan, así como en Puchuzum. Nuestro departamento tiene todo para volver a apalancar su economía en el agro y el turismo y en eso estamos trabajando’.

LA FRASE
‘En estos proyectos pequeños si no se encuentran pequeños nichos de comercialización, no son viables a largo plazo’.
Lic. Juan Patricio Vilanova
Enólogo de Alta Bonanza

LA FRASE
‘Me interesa la calidad y no la cantidad, el Valle de Calingasta es un lugar único, ideal para llevar adelante nuestro proyecto’.
Dr. Gerard Haase
Bodeguero

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad