15 de octubre de 2016 11:32 AM
Imprimir

Fertilizaci贸n: bien cerca de la semilla y de la futura ra铆z

Para el especialista Mart铆n D铆az Zorita se obtienen ventajas al localizar y distribuir los fertilizantes en forma pr贸xima al crecimiento de las ra铆ces.

Hay un fuerte consenso entre los investigadores sobre la relevancia que tiene una eficiente nutrici贸n en los estadios tempranos del crecimiento de los cultivos. Se sabe que las plantas recurren inicialmente al uso de sus reservas en las semillas y a la captaci贸n de nutrientes disponibles en el suelo o aportados por los fertilizantes.

Para enfrentar situaciones muy corrientes al inicio de la primavera, con cultivos sembrados en suelos relativamente fr铆os que limitan el crecimiento de las ra铆ces o en suelos con bajos niveles extractables de f贸sforo, el ingeniero Mart铆n D铆az Zorita efectu贸 recomendaciones pr谩cticas de fertilizaci贸n. Contemplan el enriquecimiento con f贸sforo en proximidad a los sitios de crecimiento inicial de las ra铆ces.

“En el caso de ma铆z en siembras tempranas la fertilizaci贸n fosfatada en la siembra contribuye a lograr el crecimiento uniforme de las plantas mejorando su implantaci贸n y crecimiento temprano alcanzado as铆 mejores rendimientos. Esta eficiencia es a煤n mayor cuando se complementan los aportes de f贸sforo con otros elementos tales como azufre y zinc”, afirma. En cuanto a la soja, D铆az Zorita observa que distintos estudios muestran que las plantas con acceso temprano a nutrientes tales como f贸sforo y azufre, aplicados en la l铆nea de siembra o por debajo de esta con diversos fertilizantes, incrementan el crecimiento de las ra铆ces. Adem谩s, se consolida un mayor sistema de n贸dulos incrementando la eficiencia de la inoculaci贸n con bacterias fijadoras y el consiguiente aporte de nitr贸geno desde estadios tempranos del desarrollo.

 

“En general, son dos los factores que determinan la frecuencia y magnitud de las respuestas de ma铆z y de soja a la fertilizaci贸n inicial: los niveles extractables de f贸sforo de los suelos y la temperatura de estos. El primero de los factores define la cantidad disponible para las plantas mientras que el segundo la tasa de crecimiento o de exploraci贸n de las ra铆ces y consecuente captaci贸n del nutriente” agrega el especialista.

En la regi贸n pampeana se identific贸 que en general las respuestas de soja a la fertilizaci贸n con f贸sforo son frecuentes en sitios con menos de 12 ppm de f贸sforo extractable, determinado por la metodolog铆a de Bray Kurtz 1 sobre muestras de la capa de 0 a 20 cm de los suelos. “Estas respuestas a la fertilizaci贸n inicial son tambi茅n frecuentes cuando los cultivos se instalan en suelos fr铆os, condici贸n frecuente en fechas tempranas de siembra al inicio de la primavera, con alta cobertura de rastrojos o con drenaje limitado. En estas condiciones es beneficioso proveer aportes balanceados de nutrientes tales como f贸sforo y azufre para facilitar al crecimiento temprano de las ra铆ces optimizando su capacidad de exploraci贸n de los suelos y captura de agua y nutrientes”, afirma.

 

Las estrategias de fertilizaci贸n inicial, tambi茅n conocidas como de “arranque”, de “salida” (“pop-up”) o de base de los cultivos contemplan el manejo eficiente de fertilizantes solubles y r谩pida captaci贸n por las plantas aplicados pr贸ximos a la trayectoria inicial de crecimiento de las ra铆ces y procurando cubrir las demandas iniciales de nutrici贸n de las plantas. “Estudios recientes comparando variadas formulaciones de fertilizantes fosfatados muestran que entre el 20 y el 30 % de la cantidad aportada por el nutriente al fertilizar es incorporado en las plantas durante los primeros estadios de desarrollo de soja. Al emplear adem谩s de f贸sforo otros elementos como azufre o zinc, la eficiencia de captaci贸n y respuesta en crecimiento inicial de las plantas es mayor que al aplicar elementos individualmente” observa D铆az Zorita.

 

Para evitar da帽os en la semilla

Hay que tener en cuenta que en los cultivos de soja, al colocar altas dosis de fertilizantes en contacto con las semillas se incrementa el riesgo de da帽os salinos reduciendo su germinaci贸n, implantaci贸n y alterando la distribuci贸n uniforme de plantas. Para Mart铆n D铆az Zorita esta restricci贸n es de mayor magnitud en suelos con texturas gruesas y secos por lo que las cantidades aportadas al inicio del cultivo pueden ser insuficientes para sostener en el tiempo las demandas nutricionales. Recomienda la complementaci贸n con otras estrategias productivas. “Estudios recientes muestran altos y frecuentes aportes a los rindes de soja cuando se considera la aplicaci贸n combinada de enriquecimiento del suelo en superficie con el uso de altas dosis de fertilizaci贸n fosfatada anticipada a la siembra en combinaci贸n con bandas incorporadas junto a la l铆nea de siembra. Esta alternativa de manejo adem谩s facilita la operaci贸n de siembra reduciendo potenciales demoras asociadas a la incorporaci贸n de altos vol煤menes de fertilizantes durante la siembra” afirma

Fuente: La Nacion

Publicidad