21 de octubre de 2016 15:59 PM
Imprimir

Brasil celebra el cambio de reglas para el trigo

En el Congreso Internacional del Trigo, se destac√≥ el retorno de Argentina al mercado internacional. Brasil garantiza una demanda de cinco millones de toneladas por a√Īo, pero exige calidad.

Los hermanos sean unidos/porque esa es la ley primera/tengan uni√≥n verdadera/en cualquier tiempo que sea/porque si entre ellos pelean/los devoran los de afuera‚ÄĚ . Quiz√°s parezca extra√Īo escuchar en Brasil, uno de los p√°rrafos m√°s conocidos del Mart√≠n Fierro de Jos√© Hern√°ndez. Quien pronunci√≥ estos versos fue un exministro de Agricultura, Roberto Rodrigues, para resumir de la mejor manera una de las principales sensaciones que rond√≥ el 23¬į Congreso Internacional de Trigo. En el pa√≠s vecino necesitan del cereal argentino para garantizar la oferta de farin√°ceos y tienen tantas expectativas positivas como en Argentina para el presente y futuro de este cultivo.

‚ÄúNuevo juego, nuevas reglas‚ÄĚ, fue el lema del encuentro realizado por la Asociaci√≥n Brasilera de la Industria del Trigo (Abitrigo) en el Hotel Royal Plaza de la ciudad de Campinas, a 90 kil√≥metros de San Pablo, y del que particip√≥ Agrovoz , invitado por la Bolsa de Cereales de C√≥rdoba. Precisamente, el cambio de reglas de juego en Argentina, a partir del recambio de gobierno ocurrido a fines de 2015, es lo que alienta a productores y molineros en ambos lados de la frontera. El presidente del Consejo Deliberativo de Abitrigo, Marcelo Vosnika, lo destac√≥ en una de sus presentaciones: ‚ÄúLa gran novedad del mercado ha sido la vuelta del trigo argentino‚ÄĚ.

Brasil es, hist√≥ricamente, el principal destino de exportaci√≥n de trigo pan y harinas producidas en el pa√≠s. En los √ļltimos a√Īos, las continuas intervenciones de mercado hab√≠an limitado el comercio exterior y la producci√≥n interna de los trigos con altos contenidos de prote√≠na y gluten que demanda ese pa√≠s.

Ahora, con nuevas reglas, la expectativa en Brasil es que Argentina garantice esos trigos de calidad en el volumen que anualmente necesitan: alrededor de cinco millones de toneladas.

 

Optimismo binacional

En di√°logo con Agrovoz , Vosnika reconoci√≥ que ‚Äúla expectativa es muy buena, no s√≥lo por un aumento del volumen sino de que venga acompa√Īado por un incremento de la tecnolog√≠a en variedades y prote√≠nas‚ÄĚ. Seg√ļn el directivo de Abitrigo, ‚Äúlos argentinos estaban gastando muy poco en el trigo que nosotros necesitamos espec√≠ficamente para panificaci√≥n‚ÄĚ, pero ahora, ‚Äúcon esta mayor inversi√≥n, las expectativas son buenas, fundamentalmente en cuanto a la calidad‚ÄĚ.

Vosnika reconoci√≥ que este a√Īo la demanda ha sido menor a la de otros ejercicios, debido a que la crisis econ√≥mica en Brasil redujo el consumo interno de alimentos, pero para 2017 la proyecci√≥n es que el PIB y el empleo vuelvan a crecer y la inflaci√≥n se reduzca, por lo que la demanda se incrementar√≠a. ‚ÄúCinco millones de toneladas de trigo de calidad es lo que necesitamos y esa cifra se va a mantener; Brasil no tiene capacidad de producirlas, por ahora. Argentina va a seguir siendo fundamental para nosotros, sin dudas‚ÄĚ, subray√≥.

El jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, Guillermo Bernaudo, fue la m√°xima autoridad argentina presente en el congreso y destac√≥ que, adem√°s del retorno de la calidad, otro aspecto que ya se valora en Brasil es que ‚ÄúArgentina ha vuelto a ser previsible. El mercado brasile√Īo siempre estuvo; no nosotros como proveedores. La expectativa es reiniciar el flujo y seguir recuperando tambi√©n otros mercados‚ÄĚ, puntualiz√≥ Bernaudo.

Jes√ļs Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios, le puso n√ļmeros a estas perspectivas positivas. Seg√ļn sus estimaciones, Brasil va a cosechar seis millones de toneladas de trigo, de las cu√°les cinco millones tendr√≠an calidad panadera, a lo que se suman stocks de la campa√Īa 2014/15 muy bajos, por lo que va a tener que importar unos seis millones de toneladas para cubrir su consumo interno. De ese total, Uruguay y Paraguay cubrir√≠an 700 mil toneladas; Estados Unidos y Canad√° podr√≠an sumar una cifra similar, por lo que Argentina tendr√≠a una demanda garantizada en torno de los 4,5 millones de toneladas a corto plazo.

‚ÄúPor el nivel de fertilizaci√≥n que aplicaron los productores, la mayor calidad est√° garantizada; el volumen depender√° de que el clima acompa√Īe. Por eso somos muy optimistas‚ÄĚ, indic√≥ Silveyra. A√Īadi√≥ que, de todos modos, el pa√≠s necesita seguir recuperando mercados a los que ya provey√≥ y abrir nuevos destinos.

‚ÄúSi calculamos una producci√≥n argentina de 14,5 millones de toneladas con un carry over peque√Īo, de 700 mil, y un consumo interno de seis millones, Argentina tendr√° un saldo exportable de entre 8,5 y nueve millones de toneladas; es decir, adem√°s de Brasil, habr√° que colocar en otros destinos unos cuatro millones m√°s. No creo que haya problemas porque se recuperaron muchos mercados; el problema pueden ser los precios, por las muy buenas perspectivas de cosechas y stocks a nivel mundial‚ÄĚ, mencion√≥ el funcionario de Agroindustria.

 

Trigueros, esperanzados

El optimismo mostrado por los dirigentes nacionales, l√≥gicamente tambi√©n se exhibi√≥ en los referentes ligados al sector privado. El presidente de la Asociaci√≥n Argentina de Trigo (Argentrigo), David Hughes, expres√≥: ‚ÄúVolvimos a conversar con los brasile√Īos, eso ya es mucho. Brasil tiene ganas de comprarnos; como toda relaci√≥n comercial, se va a discutir mucho, pero volvimos a estar en la agenda‚ÄĚ.

Con respecto a las exigencias de calidad del pa√≠s vecino, Hughes coincidi√≥ en que no habr√° problemas. ‚ÄúHasta el a√Īo pasado, el trigo era un cultivo de supervivencia. Este a√Īo, en cambio, se hizo mucho y bien, se le prest√≥ atenci√≥n‚ÄĚ, grafic√≥.

Diego Cifarelli, titular de la Federaci√≥n Argentina de la Industria Molinera (Faim), complet√≥: ‚ÄúLas medidas tomadas por el presidente Mauricio Macri, evidentemente cayeron muy bien en Brasil. Lo demostraron cada uno de los oradores cuando hablaron de la hermandad entre pa√≠ses, cosa que no sol√≠a ser una frase muy escuchada en otros Abitrigo. A los molineros se nos presenta una gran oportunidad de trabajar con coherencia, reglas claras, y tratando de traer a Brasil la mejor calidad que podamos fabricar‚ÄĚ.

Para Cifarelli, hay que tener en cuenta que ‚Äúlos dos gobiernos est√°n intentando facilitar las herramientas para poder exportar, y a eso hay que aprovecharlo‚ÄĚ.

 

Voces

Marcelo Vosnika, presidente del Consejo Deliberativo de Abitrigo. “Los argentinos estaban invirtiendo muy poco en el trigo que necesitamos para panificaci√≥n”.

Guillermo Bernaudo, jefe de Gabinete de Agroindustria de la Naci√≥n. “El mercado siempre estuvo; nosotros, como proveedores, no. Hay que reiniciar el flujo exportador”.

David Hughes, presidente de la Asociaci√≥n Argentina de Trigo. “volvimos a conversar con Brasil; eso ya es mucho. tienen ganas de comprarnos”.

Jes√ļs Silveyra, subsecretario de Mercados Agropecuarios. “Por el nivel de fertilizaci√≥n que se aplic√≥, la mayor calidad est√° garantizada”.

Diego Cifarelli, titular de la Federaci√≥n de la Industria Molinera. “Evidentemente, Las medidas tomadas por Macri cayeron muy bien en Brasil. hay que aprovecharlo”.

Fuente: La Voz

Publicidad