23 de octubre de 2016 22:37 PM
Imprimir

En Chile impulsan patentar el “Maqui”

El Senado acordó solicitar que se evite que los recursos naturales de uso ancestral, puedan seguir siendo utilizados, patentados y comercializados sin ninguna restricción por particulares, empresas o laboratorios.

El Senado acordó solicitar a los ministros de Agricultura, Economía, Relaciones Exteriores y Secretaría General de la Presidencia, adoptar las medidas administrativas y legislativas con el fin de evitar que los recursos naturales endémicos en general, y los recursos naturales de uso ancestral, en particular, puedan seguir siendo utilizados, patentados y comercializados sin ninguna restricción por particulares, empresas o laboratorios que, solo por manifestar un interés y sin acreditar ningún derecho asociado, los exploten, sin que además, como lo establece la Convención de la Biodiversidad suscrita por Chile, en el caso de hacerlo, exista participación en los beneficios con el país o los pueblos originarios involucrados.

A través de un proyecto de acuerdo respaldado por la unanimidad de los senadores, que expresa “que el Maqui es una especie de berry, que crece silvestre en zonas del sur de Chile y ha sido utilizado ancestralmente por el pueblo Mapuche”, se busca dar protección a este fruto.

El documento fue presentado por un grupo transversal de senadores, entre ellos el representante de Aysén, Antonio Horvath.

Ante la ausencia de una legislación específica que proteja los recursos endémicos o de uso ancestral, en la actualidad la Universidad de Santiago tramita una solicitud de patente, la que se refiere a la composición natural, antioxidante, antibacteriana, elaborada a partir de extractos fenólicos de Aristotélica Chilensis y proceso de obtención. Lo propio ha hecho la Universidad de Talca, institución que ha ingresado al SAG las solicitudes de tres variedades vegetales. En tanto, en Estados Unidos existen al menos cuatro solicitudes de patentes pendientes sobre el maqui.

Ante este escenario, se hace presente que la bióloga María Isabel Manzur y el académico y abogado Salvador Millaleo, han denunciado junto a parlamentarios esta situación de indefensión. Entre sus argumentos se encuentra que tanto la Ley de Propiedad Industrial, como otras normas, permiten entender por “interesado” a cualquiera que tenga un interés y no necesariamente que alegue un derecho de similar naturaleza, pudiendo alegarse incluso intereses científicos o públicos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agritotal

Publicidad