25 de octubre de 2016 14:07 PM
Imprimir

Presentaron las ofertas para comprar la avícola Cresta Roja

La Justicia fijó un piso de US$ 110 millones, porque es el monto que adeuda la firma concursada a sus trabajadores

Ayer se presentaron las ofertas económicas para la compra de la empresa avícola Cresta Roja. Las presentaciones fueron realizadas en el juzgado nacional en lo comercial 18, a cargo de Valeria Pérez Casado, aunque no trascendió el monto ofertado por las dos competidoras que ya habían entregado sus planes técnicos la semana pasada.

Ellas son Protein SA, de la marca Granja Tres Arroyos, el principal rival de Cresta Roja en los últimos años, y Avícola del Plata, actual operadora a través de Ovoprot de la planta que la firma concursada tiene en el partido de Esteban Echeverría.

Ambos oferentes ya habían planteado también previamente ante la Justicia los estatutos y requisitos societarios formales para poder acceder a los otros dos pasos, la oferta técnica y la monetaria, concretada ayer. La situación de la empresa avícola tomó visibilidad a fines del año pasado a partir de las protestas realizadas por sus trabajadores, incluidos piquetes al acceso al aeropuerto de Ezeiza.

Las ofertas serán analizadas a partir de ahora por el juzgado interviniente y la decisión final sobre quién se quedará con la firma se conocerá a través de una resolución de Pérez Casado.

El dinero obtenido con la venta de la empresa será destinado a pagar sus deudas, incluidas las mantenidas con los trabajadores, en el marco del concurso tramitado bajo la carátula “Rasic Hermanos”, por la familia propietaria de la firma hasta hoy. Por ello, la licitación nacional e internacional convocada por la Justicia ponía como mínimo, un piso de 110 millones de dólares, el total de la deuda la empresa concursada.

“Las ofertas que se presenten deberán contemplar, como mínimo y sin excepción una solución para atender los pasivos laborales en forma inmediata”, había dicho la jueza en la convocatoria a los interesados en la firma. De los alrededor de 3.800 trabajadores que tenía la empresa, sólo poco más de 800 pudieron volver a sus labores tras la decisión judicial de otorgarle provisoriamente su funcionamiento a Ovoprot a finales del año pasado.

El proceso, de manual en la Justicia en lo Comercial, es similar al que se dio, por ejemplo, con el caso de la imprenta Ciccone, salvo que en ese caso la prensa reveló que los compradores habían sido supuestos testaferros del entonces vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y el kirchnerismo terminó por expropiar la firma y ahora el Estado deberá pagar por ello más de 350 millones de pesos. Entre medio hubo posibles delitos por los que está procesado el ex vicepresidente, allegados suyos y la familia Ciccone.

La familia Rasic, de origen croata, inició sus actividades en el rubro avícola en 1959 y llegaron a participar del 13% del mercado nacional. La firma fue beneficiada durante el kirchnerismo con la política de subsidios y, especialmente por las exportaciones a Venezuela.

La actual operadora de Cresta Roja, Ovoprot International S.A., es la principal empresa proveedora de huevo industrializado del mercado argentino y también una de las mayores exportadoras. Es controlada por la familia argentina Perea Amadeo y una porción minoritaria del paquete accionario está en manos del austríaco Maximilian Hoermanseder, quien es CEO de Ovoprot Egg Products Austria.

Fuente: Clarin

Publicidad