28 de octubre de 2016 12:48 PM
Imprimir

La cebada argentina mantiene muy buenas condiciones gracias a las lluvias

“El 52% de las 950.000 hectáreas sembradas con cebada destino grano comercial en la campaña 2016/17 se encuentra transitando la etapa de espigazón”, informó la BCBA.

“Lluvias registradas durante los últimos quince días sobre gran parte de los núcleos cebaderos del país, continúan mejorando el estado de humedad de los lotes implantados, ofreciendo condiciones óptimas para el desarrollo de las etapas reproductivas del ciclo del cultivo. El 52% de las 950.000 hectáreas sembradas con cebada destino grano comercial en la campaña 2016/17 se encuentra transitando la etapa de espigazón, mientras otro 41% aún se encuentra en encañazón. Por su parte, lotes implantados en fechas tempranas en el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires y en los Núcleos Norte y Sur, transitan el estado de grano lechoso, representando un 5% del área cebadera nacional”, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Según detalla el Panorama Agrícola Semanal: “En el sur de Córdoba, la cebada se encuentra transitando las etapas entre espigazón y grano lechoso, dependiendo de la fecha de siembra y variedad optada por el productor. La condición de humedad es óptima, y las expectativas de rendimiento promedio se ubican entre los 30 qq/ha y 35 qq/ha. Sobre el Núcleo Norte, se realizaron aplicaciones preventivas y de control contra chinche y mancha, con el fin de mantener el buen estado sanitario que los lotes de cebada presentan hasta el momento. El estado fenológico del cereal varía entre grano lechoso y pastoso, donde las temperaturas frescas continúan ofreciendo óptimas condiciones para el llenado de grano”.

Por otra parte, “lotes puntuales de cebada implantados en el Norte de La Pampa-Oeste de Buenos Aires se encuentran parcialmente afectados por los excesos hídricos ocurridos en algunas localidades del oeste bonaerense, donde no se descarta la posibilidad de registrar pérdidas en el stand de plantas de los cuadros más afectados. El cereal transita etapas de encañazón y espigazón, con un desarrollo demorado y una presión de sanidad normal, donde se realizaron aplicaciones preventivas para septoria y ramularia”, agrega el informe.

“En los núcleos cebaderos del sur de buenos aires, los lotes implantados en fechas tempranas se encuentran en espigazón, mientras que cuadros tardíos aún transitan la etapa de encañazón. El crecimiento y desarrollo de los lotes se encuentra demorado en comparación a la campaña previa, producto de una mayor participación de siembras tardías y bajas temperaturas registradas en los primeras etapas del ciclo fenológico. El estado fitosanitario es bueno, aunque se relevó presencia de mancha en red y pulgón. Por otra parte, los productores tuvieron que realizar controles de malezas como raygrass y festuca, siendo una campaña que se caracterizó por registrar un incremento en el cuidado de los lotes y un mayor uso de fertilización”, finaliza el PAS.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad