30 de octubre de 2016 01:33 AM
Imprimir

Aspectos que ayudan a determinar la calidad del silo

Para muchos ganaderos, el silo es una de las principales alternativas de suplementación a la hora de alimentar a sus animales en épocas difíciles. Ya sea fabricado en la finca o comprado, es muy importante que el producto que se le brinde al bovino sea de calidad.
Todo ganadero debe estar en la capacidad de identificar cuáles son las características que determinan si un silo se encuentra en óptimas condiciones o no, bien sea por su aroma o aspecto.
Germán García Borbón, experto en ensilajes, señaló que es “difícil” que se pierda un ensilaje, pero hay material imposible de dar a los bovinos y por esa razón se debe prestar especial atención a malos olores, humedad o color oscuro, diferente al verde amarillo que caracteriza el producto.
Indicó que si el alimento se deteriora y se da al bovino en esas condiciones, estos no recibirán los nutrientes suficientes para producir leche y carne de calidad.
El olor 
Jorge Luis Acosta Ballesta, médico veterinario – zootecnista, manifestó que antes de darle el silo a los animales, ya sea el que se tenía almacenado o el que se compró, lo primero que se debe verificar su olor.
“Al abrir el recipiente donde estaba guardado el silo se debe desprender una fragancia aromática y agradable, como a hierbas. El producto tiene un olor característico, por lo cual, si el ganado está acostumbrado a consumirlo lo va a percibir y se va a acercar hasta los comederos“, manifestó.
El color
Acosta Ballesta señaló que el color es otro de los aspectos que permiten determinar si el alimento es de calidad. Apuntó que el silo debe ser verduzco y no debe tener partes negras o blancas, porque ello indicaría que está contaminado con hongos.
Sostuvo que cuando el producto presenta una coloración diferente a la normal, por ningún motivo se recomienda servirlo para el consumo de los animales pues a simple vista se nota que se encuentra en pésimas condiciones.
Nivel de humedad
Por otro lado, el médico veterinario y zootecnista habló del nivel de humedad. Detalló que una manera de saber si el silo está en buen estado es realizando un ejercicio muy sencillo.
El ganadero puede tomar cierta cantidad de silo con la mano y apretarlo con fuerza, lo que debe hacer que caigan algunas gotas (no chorros) de agua. Esto quiere decir que el nivel de humedad del producto es el correcto”, explicó.
Asimismo destacó que si el recipiente donde se encuentra el silo está escurriendo líquidos, eso demuestra que no fue almacenado, ni sellado correctamente, y que no está maduro, por ende no debe ser de muy buena calidad.
Porcentaje de materia seca
Para conocer este dato se debe pesar una cantidad de silo hasta completar 100 gramos. Luego someterlo a un calor moderado, en un horno, para que el agua se evapore. Lo que queda es la porción de materia seca de ese alimento.
Si quedan 20 gr de los 100 iniciales, eso significa que en ese momento se obtiene un 20 % de materia seca.
Especificaciones
En los casos en los que el productor decide comprar el silo, el experto en silos recalcó la importancia de que este venga con unas especificaciones, por ejemplo, la fecha en la que se preparó, para saber cuánto tiempo se puede conservar en buen estado.
Vale la pena recordar que la preparación de un silo de calidad comienza con la definición de la especie animal que lo consumirá. Si se trata de bovinos, se debe diferenciar entre los de leche y ceba
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Contexto Ganadero

Publicidad