28 de diciembre de 2016 05:38 AM
Imprimir

Recomendaciones para comercializar trigo: Agroindustria media entre acopiadores y molinos

Luego de que la Federación de Acopiadores acusara a los molineros de “estafa”, el ministerio emitió una serie de consejos para evitar problemas en el proceso de venta del cereal.

Como un árbitro de fútbol, el Ministerio de Agroindustria de la Nación se metió en medio de una incipiente pelea de dos jugadores claves en la cadena del trigo: los acopiadores y los molineros.

Las chispas saltaron en las últimas horas, luego de que la Federación de Acopiadores pegaran una “patada” inesperada: acusaron a “la mayoría” de los molinos harineros de incumplir los “usos y costumbres” en el comercio triguero, al intentar imponer una cláusula por la cual las bonificaciones por calidad se pagarán según los análisis propios; los acopios consideran a esto una “estafa”.

Aunque no hubo respuesta oficial por parte de la Federación Argentina de la Industria Molinera (Faim), su presidente, Diego Cifarelli, se expresó por twitter: dijo que Faim “patrocina y respalda a los que hacen de los usos y costumbres del comercio de granos una forma de vida”, que lamenta “que se involucren a todos los molinos, (porque) hay muchos q respetan las costumbres del comercio” y que “si un molino no procede de acuerdo a los usos y costumbres, hay q vender a otro q sí lo haga”.

 

Posición oficial

En ese contexto, Agroindustria emitió un comunicado titulado “recomendaciones para comercializar trigo”, en el que no hace referencia a este conflicto, pero que claramente intenta mediar en el mismo, recordando las condiciones que rigen al mercado y qué debe cumplir cada parte.

En primer término, la cartera agropecuaria les recuerda a los productores “la conveniencia de efectuar análisis previos de la mercadería a entregar, a fin de conocer con certeza la calidad de la misma”.

También les sugiere que “cuando realicen contratos de venta a molinos harineros y otros integrantes de la cadena comercial, aunque los molinos puedan incluir cláusulas de liquidación de calidad según recibo del comprador, en caso de discrepancias con la calidad determinada tienen derecho a solicitar el lacrado de muestras de la mercadería entregada y, de acuerdo con las ‘Reglas y Usos del Comercio de Granos’, a requerir la presencia de Recibidores Oficiales y/o la reconsideración del análisis y posterior arbitraje ante la Cámara Arbitral correspondiente”.

A los molinos harinas y demás integrantes de la cadena comercial, en tanto, el ministerio les señala la obligación de “especificar en el contrato las condiciones de calidad según las cuales se efectúa la operación y, en el caso que correspondiera, el método a utilizar para la realización de los análisis”.

“Por último, se reitera a vendedores y compradores la obligación de sellar todos los contratos que amparen las transacciones de granos y la conveniencia de utilizar el servicio de firma digital ‘Confirma’ o los formularios diseñados al efecto por las Bolsas y/o Cámaras Arbitrales correspondientes”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroNews

Publicidad