28 de diciembre de 2016 18:01 PM
Imprimir

El biodiésel celebra un año récord pero insiste con eliminar las retenciones

La producción del combustible derivado de la soja cerrará 2016 con un aumento del 50 por ciento

La Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) festejó que 2016 finalice con un récord de producción de biodiésel: en total, se alcanzarán las 2,7 millones de toneladas, lo que significa un aumento del 50 por ciento con respecto al año pasado.

Este es un dato más que se suma a los sorprendentes números que deja este ejercicio en relación a la recuperación del agro.

“De esta manera, la Argentina ocuparía el cuarto puesto en el ranking de producción mundial de biodiésel, al obtener un nueve por ciento del total de más de 30 millones de toneladas, tres puntos porcentuales más que en 2015”, destacaron desde Carbio.

Cabe recordar que Argentina llegó a ser la primera exportadora mundial de este combustible derivado de la soja, hasta que en 2012 la Unión Europea (UE), destino del 90 por ciento de las ventas, aplicó aranceles por supuestas prácticas de dumping, que afectaron esta actividad.

Medidas favorables

El presidente de Carbio, Luis Zubizarreta, elogió la gestión del Gobierno nacional que ayudó a esta mejora de la producción argentina.

“La fluidez del diálogo y la disposición de las carteras de Energía y Agroindustria para promover el consumo de biodiésel en áreas como transporte público de pasajeros, generación eléctrica y encauzar algunos problemas sobre transparencia de la información, y protocolos de certificaciones de sustentabilidad, han contribuido decisivamente para conseguir este récord de producción”, mencionó.

Sin embargo, volvió a reclamar por el fin de las retenciones que pesan sobre esta industria. “Se abren buenas perspectivas para 2017 cuando esperamos afianzar estos resultados con ajustes necesarios, como la anulación de los derechos móviles a la exportación de biodiésel, para estar a la altura de los desafíos que propone el mercado mundial”, agregó Zubizarreta.

Nuevos destinos

Luego de que, como se mencionó, Europa cerrara su mercado al biodiésel argentino, la industria salió a buscar otros destinos, como Estados Unidos, que actualmente se convirtió en el principal demandante de este biocombustible.

Mientras tanto, desde el sector esperan que se cumplan los fallos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Corte de Justicia Europea, en contra de los aranceles que impuso Europa a la producción argentina, lo que implicaría que los despachos a ese destino se reactiven inmediatamente.

Sin embargo, este año se sumó un nuevo frente similar al europeo pero por parte de Perú, que también aplicó medidas anti-dumping al biodiésel argentino. Se trata de un mercado importante para Argentina: desde 2012 hasta 2015, compró en promedio unas 195.000 toneladas de biodiésel argentino, que representan, a valores de hoy, aproximadamente 147 millones de dólares en ingreso de divisas para el país.

“En 2017 continuaremos impulsando los reclamos de la Argentina contra estas medidas injustificadas para que sean prontamente resueltos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) o en ámbitos bilaterales, para poder volver a exportar biodiésel a Perú”, mencionó al respecto Zubizarreta.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agro Voz

Publicidad