28 de diciembre de 2016 23:38 PM
Imprimir

España : Pedro Cordero: “Ya usamos algas en la alimentación de animales, aunque por su alto precio, solo en jóvenes”

"Fabricamos piensos con materias primas de primera calidad" "Vemos gran recorrido en el uso de insector en piensos"

Pedro Cordero se muestra orgulloso de que Nanta, filial española de Nutreco, sea “un pilar” en los resultados del gigante holandés de la alimentación animal. Buena parte de este éxito proviene de la apuesta por los productos innovadores “que pemiten que las producciones ganaderas de nuestros clientes sean sostenibles y rentables”.

¿Cómo van a cerrar en ventas el año?

Después de los cambios provocados por la crisis y a pesar de la mala situación de muchos de los sectores ganaderos, parece que estamos empezando a remontar y las previsiones son optimistas. Estamos creciendo gracias a nuestra apuesta por todos los segmentos del mercado. Esto nos da una gran estabilidad.

En materia de empleo, ¿cómo ha evolucionado la compañía en los últimos años de la crisis?

Mantenemos nuestra línea de luchar por la conservación de todos los puestos de trabajo. Sin embargo, debemos reconocer que, durante los momentos más duros de la crisis, tuvimos que tomar decisiones difíciles para adaptarnos a las necesidades reales del mercado. Pero podemos afirmar que, una vez ajustada la estructura a las 19 fábricas con las que contamos en la Península Ibérica, llevamos dos años en los que el empleo directo generado por Nanta es estable y que seguimos generando muchos empleos indirectos en el medio rural.

Producen piensos para unas 30 especies. Por ventas, ¿cuáles son las principales líneas de actividad en España?

Nos gusta decir que somos capaces de poner a la venta desde un camión de 24 toneladas a un envase de 400 gramos de producto -evidentemente de especies muy diferentes- y todo ello con la misma calidad y pasión por lo que hacemos. En lo que hace referencia a las principales líneas de actividad, lógicamente estamos alineados con lo que es la producción ganadera en España, siendo el porcino y la avicultura las principales, ya que son las producciones mayoritarias. Ahora bien, la participación y la implicación de Nanta en otras especies -vacuno, ovino y conejos- es muy importante, con una buena cuota de mercado en todos ellos.

La ganadería es uno de los sectores que más está acusando la crisis de precios. ¿Cómo contribuyen desde Nanta a la sostenibilidad del sector?

Para responder a esta pregunta me gustaría remitirme a nuestro lema Alimentamos crecimiento. Cuando nos referimos a él no es sólo en relación al crecimiento de los animales, sino principalmente al crecimiento del negocio de nuestros clientes. Para poder ayudar a la sostenibilidad del sector hay que ser cada día más eficiente, y por eso en Nanta estamos transformando constantemente la investigación en productos innovadores que permiten que las producciones ganaderas de nuestros clientes sean sostenibles y rentables. No quiero olvidarme de los modelos de predicción de Nanta, ya que son de gran utilidad a la hora de tomar decisiones clave y permiten a nuestros clientes gestionar eficientemente sus negocios e incrementar su rentabilidad. Por ejemplo, Watson -para el porcino- permite una simulación, con un 96% de precisión, de los diferentes escenarios que se pueden presentar en una explotación, lo que va a ayudar a tomar decisiones, evitando las pruebas y los errores en la granja que tantas pérdidas ocasionan.

¿Cuánto dedica Nanta a I+D+i?

Englobados en Nutreco, en común, gestionamos un amplio presupuesto global en I+D+i. La contribución de Nanta en este campo está por encima del millón de euros anual, aunque lo más importante para nosotros es poder aportar ideas y contenidos a las líneas de investigación del grupo que nos permitan continuar aportando soluciones rentables a nuestros clientes.

¿En qué líneas está enfocado el centro de I+D+i de Toledo?

Nuestra presencia internacional hace que nos podamos beneficiar de toda la potencia de investigación de Nutreco y de sus ocho centros de investigación localizados en Holanda, Noruega, Canadá y España, en los que se realizan investigaciones en porcino, tanto para reproductoras, lechones y cebo; en rumiantes, vacuno y ovino, tanto de leche como de carne. Concretamente, en España, en Casarrubios del Monte de Toledo, se realizan todas las investigaciones relacionadas con avicultura y cunicultura.

La seguridad alimentaria es uno de los pilares de la compañía. ¿Cuáles son las principales líneas de actuación en este sentido?

Efectivamente, así es. Nuestros cinco pilares son: Nutrición, Innovación, Sostenibilidad, Equipo Humano y Seguridad Alimentaria. Para Nanta esta última es incuestionable y una guía en todos nuestros procesos. Puedo decir con orgullo que fuimos la primera empresa del sector certificada en la ISO 22000. Para hacerlo posible tuvimos que implementar nuevos procesos y procedimientos haciendo las mejoras necesarias para conseguir un sistema totalmente estandarizado a nivel de grupo que permita ofrecer los mismos niveles de calidad y seguridad en cualquiera de nuestros centros de producción. El objetivo de nuestro sistema de Seguridad Alimentaria es la prevención. La llevamos a cabo mediante el análisis exhaustivo de peligros, la evaluación y seguimiento de proveedores y el plan de control analítico bioquímico y microbiológico, con énfasis especial en el control de ciertas sustancias indeseables como residuos de plaguicidas, dioxinas, micotoxinas y metales pesados, que se realizan tanto en materias primas como en producto acabado.

¿Qué relación tienen con los proveedores en materia de formación y buenas prácticas?

Como decía, para la prevención son fundamentales los procesos de evaluación, seguimiento y comunicación con los proveedores. Estos se realizan de forma continua con el objetivo de transmitirles nuestros requerimientos de forma clara y solucionar cualquier incidencia de manera eficiente. Para conseguir la excelencia de nuestros piensos debemos trabajar con materias primas de la máxima calidad y seguridad. Para ello, todas nuestras compras están respaldadas por unas fichas técnicas de calidad específicas, que son remitidas a nuestros proveedores, y que están anexadas a los propios contratos de compras. De esta forma, el proveedor tiene un conocimiento exhaustivo de la calidad exigida y de la materia prima que tiene que suministrar en las fábricas.

¿Qué papel debe jugar la alimentación animal en el gran reto de alimentar a una población creciente con recursos limitados?

Según la FAO, se estima que para el año 2050 la población mundial alcanzará los 9.000 millones de personas. Además del rápido crecimiento de la población mundial, el aumento de las zonas urbanas, el crecimiento de la clase media y cambios en la dieta, darán lugar a un aumento de la demanda de proteína animal, especialmente en los mercados emergentes. Nuestra meta es contribuir a satisfacer de forma sostenible las crecientes necesidades de alimentos y nuestro compromiso es colaborar para doblar la producción de alimentos y reducir a la mitad la presión sobre el planeta.

Aparecen nuevos productos para incorporar a los piensos -por ejemplo, algas, insectos…-. ¿Lo veremos comercializado en un futuro cercano?

Ya estamos empleando algas o derivados de las mismas en la alimentación animal. Son productos de alto valor nutricional y biológico, aunque su elevado precio hace que, por el momento, sólo podamos emplearlas en ciertos productos para animales jóvenes, por ejemplo lechones. El caso de los insectos es diferente. Vemos un gran recorrido en acuicultura, pero por el momento su uso no se plantea en el resto de especies.

Decía antes que Nanta apuesta también por la sostenibilidad ambiental. ¿Cuáles están siendo los resultados?

No solo es que apostemos, es que es uno de los pilares y valores sobre los que sustentamos nuestra forma de hacer las cosas. Ya en 2009 obtuvimos la certificación ISO 14001 de medio ambiente, y no hemos parado. Entre los proyectos: reducir las emisiones eliminando progresivamente los combustibles fósiles y sustituyéndolos por gas natural y gas natural licuados, mucho más limpios. Otro de nuestros grandes proyectos es EcoNanta; con él queremos transformar lo negativo en positivo. Me explico, transformamos los residuos en algo más que reciclaje, en gestión medioambiental. Esta gestión tiene dos puntos de vista: el que llamamos de imagen, es decir los puntos limpios de nuestras fábricas y la correspondiente clasificación de los residuos, y el otro es el de la mejora, reduciendo los residuos sólidos urbanos mediante su valorización. Además, tenemos los objetivos corporativos de Nutreco y, ya en 2015, redujimos la huella de carbono de nuestras actividades en un 50%.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector de la alimentación animal?

Sin duda, las buenas prácticas, la seguridad alimentaria y la sostenibilidad, todo ello enfocado al logro de la mejor nutrición y bienestar para los animales. Otro punto clave para los próximos años va a ser el uso responsable de los antimicrobianos en las producciones ganaderas, algo en lo que debemos estar comprometidos los propios ganaderos, la industria y las Administraciones Públicas. El consumidor está preocupado por lo que come y cada vez es más exigente. Los fabricantes de piensos tenemos que pasar de ser meros intermediarios a ser un agente activo para dar soluciones a estas demandas de los consumidores.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad