30 de diciembre de 2016 02:09 AM
Imprimir

El PJ bonaerense le quita a Cristina la lapicera 2017

• TAMBIÉN SE MODIFICÓ LA JUNTA ELECTORAL. • GANAN PODER LOS TERRITORIOS. Designó 7 nuevos apoderados para licuar a La Cámpora en definición de candidatos y frentes electorales. Oximorón peronista: “conducción colegiada”

El peronismo bonaerense sumó ayer siete nuevos apoderados y le quitó así a Cristina de Kirchner la lapicera para anotar candidatos y alianzas electorales en los comicios legislativos del año próximo. El PJ de la provincia de Buenos Aires le otorgó mayor poder a los intendentes ya que amplió su representación no sólo en la nómina de apoderados, sino también en la junta electoral y en una nueva comisión de acción política.

El Grupo Esmeralda de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) -que aspira a heredar/renovar el poskirchnerismo-, el Grupo Fénix de Verónica Magario (La Matanza) -encolumnado con la ex presidente Cristina de Kirchner- y el Grupo Establo -jefes comunales del interior de la provincia- estuvieron presentes en el Congreso del PJ bonaerense celebrado ayer en el polideportivo Alberto Balestrini.

En el T.E.G. del peronismo se evidenció ayer un retroceso de La Cámpora que hasta ahora, a través de Eduardo “Wado” De Pedro y Jorge Landau, los únicos dos apoderados que tenía el PJ bonaerense, controlaba las inscripción de candidatos y frentes electorales ante la Justicia Electoral. Ayer, los alcaldes -Esmeralda, Fénix y Establo- y el sindicalismo sumaron siete nuevos apoderados. Por la Primera Sección Electoral, el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk y el jefe comunal de San Martín, Gabriel Katopodis. Por la Tercera Sección Electoral, el intendente de Berazategui, Patricio Mussi y el diputado provincial Fernando “Chino” Navarro (movimientos sociales). Por las secciones del interior de la provincia, los nuevos apoderados son Hugo Corvatta, intendente de Saavedra y Francisco Durañona, de San Antonio de Areco. El movimiento obrero también tiene una silla a cargo del secretario gremial de sanidad, Pedro Borgini.

El Congreso también aprobó la creación de una mesa de acción política que tendrá la potestad de habilitar los frentes electorales. Esta nueva “Secretaría Política” estará integrada por el presidente del partido, Fernando Espinoza; por Insaurralde, y por los apoderados Landau, Sujarchuk, De Pedro y Hugo Corvatta.

Los más de 650 congresales reunidos en La Matanza también aprobaron la ampliación de la Junta Electoral que pasó de ocho a diez miembros. La nueva junta quedó conformada por Hugo Curto, como presidente; Juan Pablo De Jesús, Edda Acuña, Verónica Magario, Patricio García, Facundo Tignanelli, Néstor Álvarez, Miguel Santellán y Susana Gordillo.

El intendente de Malvinas Argentinas, Leonardo Nardini, apoyó el congreso como “una posibilidad de normalizar” al peronismo en la provincia, y confirmó que “la ampliación de la cantidad de apoderados” fue el foco de las negociaciones de último momento.

El Congreso del PJ bonaerense también reflejó un retroceso de los intendentes del peronismo ortodoxo como Julio Pereyra (Florencio Varela) o Alberto Descalzo (Ituzaingó) quienes durante el kirchnerismo se movieron como brazos políticos de la Casa Rosada en el conurbano. Superada la interna por los apoderados, el peronismo bonaerense deberá definir quiénes serán los actores/actrices electorales de 2017. Más allá de Cristina de Kirchner, Daniel Scioli y Julián Domínguez (ambos presentes ayer en La Matanza) no emergen por ahora nuevos liderazgos. Florencio Randazzo no se define. Ayer en el Polideportivo Alberto Balestrini se habló de una conducción “horizontal”, un oximorón del peronismo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad