6 de enero de 2017 12:27 PM
Imprimir

El campo habla . . . .

La ausencia de autoridades nacionales ante las inclemencias climáticas generó malestar. Además, un trascendido del Senasa da que hablar.

…que, el año arrancó con excesos para el campo. Se agudizaron las inundaciones en plena zona núcleo, y también la seca se hizo extrema con sus dramáticas derivaciones de incendios, que ya arrasaron más de 1.000.000 de hectáreas (hasta ahora), entre Buenos Aires, La Pampa y Río Negro, según informó el INTA. Las mangas de piedras, del tamaño de huevos o naranjas diezmaron también cultivos como si les hubieran pasado una picadora, e instalaciones de todos los tipos. Mientras, todo esto ocurría, casi desde mediados del mes pasado, las autoridades nacionales seguían de vacaciones, dentro y fuera del país. Algo más rápidos de reflejos, entidades como Coninagro, Carbap y CRA, salían a solicitar ayuda para paliar las pérdidas, vía cadenas para alojar hacienda en los altos, aportes de forrajes y máquinas, vehículos para salvar bienes y animales del avance de las aguas y el fuego y, especialmente, reclamando la urgente ayuda de autoridades nacionales que, prácticamente, brillaron por su ausencia hasta estos últimos días. Así, mientras el jaqueado Rabino Sergio Bergman de Ambiente, finalmente se decidía a acudir a algunas de las zonas problema, desde Agroindustria apenas hicieron público un lacónico comunicado “acompañando” a los productores afectados (?) firmado por el ignoto subsecretario Rossi, donde se informaba que estaban “monitoreando” la situación. Esto no impidió que el pleno de la conducción de la cartera apareciera en la foto que coronó el estratégico acuerdo que finalmente concretaron los mercados de futuros de Rosario -Rofex- y el de la Buenos Aires -MatBa-, para interconectarse y poder consolidar la operatoria de futuros y opciones.

 

… que, semejante avance no le alcanza por ahora a los productores, más preocupados en cómo seguirá el clima, y qué hacer con los cultivos que, a estas alturas, en un porcentaje creciente, ya registran daños. Por supuesto que, en función de esto, se supone que finalmente los funcionarios comenzarán a ajustar las cifras oficiales de producción que pretendían ubicar en un récord de 130 millones de toneladas, y serán bajadas a las mucho más factibles de 15-18 millones menos, eso siempre y cuando el clima mejore a partir de aquí y se frenen los daños. De hecho, además de los “diferendos” que aún subsisten entre los privados por los análisis del trigo de esta campaña, en el cereal se habla de no más de 4 millones de toneladas de muy buena calidad (trigos correctores), sobre un total que los privados ubican en un máximo de 12,5 millones de toneladas frente a un volumen de Agroindustria, más abultado. Por el momento los productores venden poco, tirando a nada. Algo similar ocurre con el girasol donde la cantidad de semilla que había disponible para la siembra iba a permitir una cosecha potencial de no más de 3 millones de toneladas, ahora en riesgo por el clima.

 

…que, a la nueva suba en los precios de los combustibles (que lógicamente va a incidir en el valor de los fletes), se sumó la mala nueva del déficit comercial con Brasil que ascendió a u$s4.400 millones, dejando al desnudo los graves problemas que está atravesando el principal cliente de la Argentina. Para compensar, o quizá justamente por el empeoramiento que se está registrando en la performance exportadora del país, el Gobierno decidió el aumento de algunos reintegros, sobre todo, en alimentos procesados (que no necesariamente significa que tengan más valor agregado). La cifra, de unos u$s160 millones, no es de gran significación, pero muestra una buena orientación respecto a las posibilidades del comercio exterior. Menos interesante resultó el trascendido por el que el estratégico Senasa estaría “pasando fondos a la Nación”. De ser cierta la versión, el hecho es muy grave ya que el ente, además de contar con unas 400 oficinas locales, controla más de 6.000 empresas y los muy delicados puestos de frontera, que superan el centenar y por los que, en años anteriores, ingresaron los principales problemas sanitarios como aftosa, picudo del algodonero, cancrosis cítrica, o mosca de los cuernos, entre otras.

Fuente: Ambito Financiero - Susana Merlo

Publicidad