7 de enero de 2017 10:09 AM
Imprimir

Un mal informe para las exportaciones de EE.UU. deprimió el valor de la soja

Cerró a US$ 362,30, con una baja del 1,7%; cancelaron compras por 898.300 toneladas; saldo negativo en Rosario

Los precios de la soja cayeron ayer un 1,7% en la Bolsa de Chicago, como consecuencia de una posible retracción de la demanda externa, en momentos en que Brasil comenzó a levantar una cosecha que se prevé récord histórico para ese país, con más de 103 millones de toneladas.

Al cierre de los negocios, las pizarras mostraron quitas de US$ 6,43 y de 6,52 sobre los contratos enero y marzo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 362,30 y de 365,51 dólares por tonelada. En el balance semanal, estas posiciones resignaron un 1,05 y un 0,92% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 366,15 y de 368,91 dólares.

El dato que deprimió las cotizaciones lo aportó el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) en el inicio de la jornada, al relevar las exportaciones semanales estadounidenses de soja en apenas 87.500 toneladas, lejos de las 974.100 toneladas del reporte precedente y del rango previsto por los operadores, de 800.000 a 1.200.000 toneladas. En su trabajo, el organismo incluyó una cancelación de compras por 898.300 toneladas.

Si bien no se especificó qué destino tenía la mercadería, por el volumen implicado el mercado asumió que fueron compradores chinos los responsables de la cancelación. El temor de muchos operadores estadounidenses y, sobre todo, de los administradores de los grandes fondos de inversión (ayer liquidaron 10.000 contratos, equivalentes a poco más de 1,36 millones de toneladas), es que esta habitual práctica de la demanda, de cancelar compras para provocar una caída de los precios, se acentúe en esta campaña por el inicio anticipado de la cosecha en Brasil, el principal exportador global del grano grueso, que para el presente ciclo comercial tendría un saldo exportable próximo a los 56,50 millones de toneladas.

La firmeza del dólar frente al euro y a buena parte de las monedas centrales para el comercio de materias primas contribuyó con la tónica bajista de los precios de la soja.

En el mercado doméstico las fábricas ofrecieron ayer $ 4150 por tonelada de soja disponible para las terminales del Gran Rosario, $ 100 menos que en la jornada precedente. La misma caída se registró para Bahía Blanca y Necochea, donde los interesados propusieron 3900 y 3800 pesos, respectivamente.

La soja de la próxima cosecha se mantuvo estable para el Gran Rosario, en 255 dólares por tonelada. No ocurrió lo mismo para Bahía Blanca y para Necochea, dado que la demanda ofreció 256 y 252 dólares, 4 y 3 dólares menos que el jueves. En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), las posiciones enero y mayo de la oleaginosa perdieron US$ 2 y 3,80, en tanto que sus ajustes fueron de 267 y de 257,20 dólares.

Respecto del maíz, los precios bajaron ayer en la Bolsa de Chicago por segunda jornada consecutiva. Los contratos marzo y mayo del cereal retrocedieron US$ 1,28 y 1,09 al terminar la rueda con ajustes de 140,94 y de 143,59 dólares por tonelada. No obstante este retroceso, el balance de la semana dejó para estas posiciones subas del 1,70 y del 2,03% frente a los valores vigentes el viernes anterior, de 138,58 y de 140,74 dólares.

Al igual que en el caso de la soja, el principal fundamento bajista ayer fue el informe semana sobre las exportaciones estadounidenses, en el que el USDA confirmó negocios por 429.300 toneladas, por debajo de las 958.600 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 650.000 a 950.000 toneladas.

En el mercado local, la exportación ofreció $ 2600 por tonelada de maíz para el Gran Rosario, $ 150 menos que el jueves. En cambio, para Necochea propuso 2500 pesos, 100 más que anteayer. Para Bahía Blanca no hubo interesados.

El maíz de la nueva cosecha se negoció sin cambios, a US$ 148 para Rosario y para Bahía Blanca, y a US$ 140 para Necochea.

Por último, el trigo argentino se mantuvo estable, en $ 2450 para todos los destinos de embarque. Los molinos pagaron entre $ 2250 y 2850 por tonelada. En tanto que en el Matba, la posición marzo bajó US$ 1,50 y cerró en US$ 160 por tonelada.

 

Impacto sobre los cultivos locales

La consultora estadounidense Informa Economics redujo ayer de 56 a 55 millones de toneladas su proyección sobre la cosecha argentina de soja, como consecuencia de las malas condiciones climáticas que afectan determinadas zonas agrícolas que, incluso, impedirían cumplir con la siembra prevista.

Además, la firma recortó de 36,50 a 36 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha local de maíz. Para el trigo, en cambio, elevó su cálculo de 13 a 15 millones. El jueves próximo el USDA publicará su informe mensual de oferta y demanda de granos.

Fuente: La Nacion

Publicidad