24 de enero de 2017 11:21 AM
Imprimir

Genética y fisiología, causas de la fotosensibilidad

Bovinos de las razas Holstein y Ayrshire son algunos de los más sensibles a padecer esta enfermedad. Los antihistamínicos pueden suministrarse en las etapas iniciales de dicho mal, mientras que los protectores hepáticos ayudan a proteger el hígado y eliminar toxinas que propagan el mal.
La fotosensibilización se produce generalmente en ganaderías de leche y ocurre cuando una sustancia fotodinámica penetra en la piel y es afectada por la luz ultravioleta suficiente para activar el agente que desprende energía, provocando la lesión de la piel, dándose en zonas despigmentadas y con pocos pelos, como las uniones mucocutáneas.
Las razas más sensibles a padecer dicha enfermedad son la Holstein y Ayrshire, por esa razón es importante que los productores estén atentos a la genética de ambas especies, toda vez que dicho mal provoca el desprendimiento de la piel, echada en suelo del animal y hasta su muerte.
José Reinaldo Suárez Urrutia, médico veterinario, indicó que no solo las altas temperaturas pueden ocasionar problemas en la piel de los semovientes, sino que en el caso del ganado Holstein, su área blanca es más sensible por lo que es posible que se presenten costras, llagas y peladuras en el área del lomo.
Ante esa situación, el experto les sugirió a los ganaderos sembrar arbustos y árboles que brinden sombra y aire fresco al hato para la protección de la piel del ganado, con lo que se garantizará la eficiente producción de carne y leche.
“En ocasiones esta la alergia es provocada por la exposición a altas temperaturas y trae como consecuencia daños en la piel y en todo su sistema funcional, si no se actúa a tiempo”, explicó.
Sin embargo, la enfermedad se puede presentar en otras modalidades, así lo aseveró en su tesis de grado de médico veterinario y zootecnista, Wilmer Ochoa Ochoa, quien indicó que la fotosensibilidad puede presentarse por causas tóxicas o la ingesta de una serie de plantas que pueden afectar el normal funcionamiento del sistema inmune de los bovinos lecheros.
De igual manera, es importante tener en cuenta que hay una serie de plantas que causan fotosensibilización como son los hongos y pastos que incluso alteran al hígado y lo convierten en uno de los órganos más afectados por esa enfermedad.
El hígado es el principal órgano involucrado en el metabolismo de las toxinas, ya que la mayoría de sus células tienen capacidad metabólica. Pasa a los tejidos y en minutos se equilibra la concentración entre plasma y tejidos”, expuso Ochoa Ochoa.

Los animales que padecen fotosensibilidad buscan frecuentemente la sombra, las ubres se afectan y la hembra tiende a mojarlas, los dientes se ponen rosados y hay opacidad en la zona lateral de la córnea. Si alguno de esos síntomas se presentan en su ganadería, consulte con su veterinario de confianza.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad