25 de enero de 2017 12:56 PM
Imprimir

El Gobierno reiteró su lucha contra la informalidad

Macri se reunió ayer con la Mesa de la Carne. También se discutió sobre escalas salariales, reintegros a la exportación y flexibilización laboral.

Mauricio Macri recibió ayer en la Casa Rosada a la Mesa de Carnes, integrada por unas 24 entidades empresarias, frigoríficos, exportadoras y hasta gremiales, para avanzar en una agenda que incluye “quitar regulaciones” para la exportación y avanzar en una “única escala salarial”, al tiempo que aseguró que está encaminado un plan para atacar la informalidad que existe en el sector.

Macri encabezó el encuentro, por la tarde, en su despacho, donde se abordó la situación de la producción del sector, su venta al exterior y la promoción del empleo.

Tras el cónclave, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, sostuvo que el Gobierno busca que haya una “única escala salarial” en el sector cárnico. “Hoy tenemos dos escalas, y cada seis meses hay una reunión para ver cómo se homologan. En algunos gremios, por el idéntico trabajo, hay distinta retribución, y no parece lógico”, explicó.

“Tuvimos dos reuniones, una cárnica y otra destinada a la evaluación de exportaciones de porotos de soja, aceite y harina de soja, y en ambas estuvo el Presidente”, expresó Buryaile sobre las citas, de las que también participó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Por otro lado, Buryaile anticipó que el Gobierno impulsará un aumento del reintegro impositivo a las exportaciones de carne vacuna y el sector aviar “por el plazo de un año”, para dotar a la actividad de “más competitividad”.

“Los reintegros impositivos a las exportaciones de carne vacuna eran de 0% en el gobierno anterior, siendo casi paradójico: todas las demás producciones en la Argentina, excepto granos, tenían reintegros del 1, 2, 3 o 5%”, calculó.

Al respecto, indicó que luego del reintegro de 4% dispuesto por el Gobierno, se va a “incrementar, adicionalmente y por un año, alrededor de un 1,8% para el sector vacuno y un 1% para el aviar”. “Esto es lo que hemos hablado y esta es la propuesta que le he elevado al Presidente, quien aceptó, y también la cadena lo ha aceptado”, dijo Buryaile y añadió: “Ahora empezamos el circuito administrativo”.

En tanto, apuntó que “la cadena de la carne es una de las que más grado de evasión e informalidad tiene, por lo que estamos trabajando con el Senasa, ARBA, AFIP, el Ministerio de Trabajo y las provincias de Buenos Aires y Córdoba para detectar a todas aquellas empresas que tienen informalidad, trabajadores no registrados y no sostienen las normas higiénico-sanitarias“.

En cuanto al sector de granos, Buryaile confirmo que la Casa Rosada evaluaba “cómo quitar algún tipo de regulación que impida el normal desarrollo de las exportaciones”.

Por su parte, la Mesa de Carnes ponderó que se trató de “la primera vez” que el sector fue “recibido” en su totalidad “por un presidente”, y celebró la “decisión de eliminar las retenciones a la carne y los cupos y restricciones a su exportación”, lo que “incentivó un importante incremento en la inversión en estas producciones”.

“La Mesa de Carnes propuso seguir trabajando en la competitividad a partir de la lucha contra la informalidad en todos los órdenes (laboral, impositivo y sanitario), la generación de acuerdos comerciales, la implementación de seguros multi-riesgo, infraestructura y acceso al financiamiento”, indicó en un comunicado.

Respecto al tema de la informalidad en el sector, los trabajadores de la industria de la carne reclamaron “atacarla” y que “el Gobierno intervenga en la evasión que hay en el sector”, al tiempo que advirtieron que no avalarán “flexibilización laboral alguna”.

Así lo expresó el secretario general de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus derivados, Alberto Fantini, luego de participar de la reunión de la Mesa de Ganados y Carnes en Casa de Gobierno.

“Nosotros planteamos cuáles son las inquietudes de los trabajadores, pero además remarcamos que es necesario que el Gobierno intervenga en la evasión que hay en el sector, que estimamos representa a la mitad de la cadena”, sostuvo Fantini.

“No avalaremos flexibilización laboral alguna para nuestra gente. Acá se debe ordenar la actividad y en primera medida eliminar la informalidad empresaria que daña a la economía del país”, puntualizó, tras remarcar que “en la Argentina se perdieron más de 17 mil puestos de trabajo. Así que para nosotros no corre el ajuste sino una planificación seria y responsable para la industria cárnica. Hay que atacar la informalidad del sector”.

En ese sentido, destacó la urgencia para que “se haga una fiscalización laboral en los frigoríficos, para combatir la informalidad, y que se paguen todos los impuestos que se tengan que pagar: ART, seguros, obra social”.

Fantini insistió en que “hay que mejorar la competitividad del sector, modernizar lo que haya que modernizar, pero sin perder puestos de trabajo”, y remarcó que “hay que trabajar para mantener el consumo interno y aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado internacional, que reconoce a la carne argentina como un producto Premium”.

Finalmente, volvió a solicitar “una nueva Ley Federal de Carnes”, ya que “con el cuarteo de la res, se evitaría que los trabajadores sigan cargando la media res en los hombros por todo el país, como viene sucediendo desde hace años. Por eso insistimos en nuestro pedido de que se cumplan las normas sanitarias y de seguridad laboral”, planteó en el comunicado.

DyN

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad